Cada vez que habla, a Occidente clava ya unos cuantos puñales. Por Guirong Fu

Cada vez que habla, a Occidente clava ya unos cuantos puñales. Ilustración de Tano

«Cada vez que habla este pobre mochales al que nadie toma su palabra en serio, a Occidente clava ya unos cuantos puñales»

(1)

¿Saben ustedes que les prometió, anteayer, don Narciso,

a un grupo de directivos de grandes multinacionales?

¡Oído al parche!: Pleno empleo. ¡Ja! Paz social. ¡¡Ja!!

Y SEGURIDAD JURÍDICA. ¡¡¡Ja…, ja… y ja!!! ¡Chúpate esa, Romedales!

(2)

Cuentan que el pitorreo, a la salida, fue lo nunca visto;

y les faltó tiempo para ir a pimplarse un ‘J&B’ y fumarse un ‘Montecristo’

a fin de olvidarse de «todo lo dicho por ese pobre mochales.»

Nadie toma su palabra en serio… hace ya casi un siglo,

(3)

bien que sus arengas disparatadas en grandes cenas comenten todos los comensales.

El día menos pensado nos lo nombran ‘Arquetipo Honorario de la Europea Diplomacia’:

cada vez que habla, a Occidente clava ya unos cuantos puñales.

Y es así que las risas de mofa y befa

(4)

estallan entre políticos y diplomáticos de carrera,

que sus chorradas, indignados, cuentan,

amén de sus continuas imbecilidades.

Y líderes foráneos, que de él sienten vergüenza,

de invitarle a las más altas reuniones ya ni se acuerdan;

(5)

no fuera, encima, a joder sus estrategias

o a desbaratar sus políticas amistades.

Todo lo que tiene Sánchez de aparente donaire,

se le va en ‘audacia’ y ‘resiliente’ comunicación:

parece ‘entrar’ bien; y, de repente, ‘le da un aire’

y en un instante manda al carajo la función.

(6)

Eso sí: lo hace en nombre y para bien DE TODA LA HUMANIDAD!

Pues no en vano está él en perfecta condición

de darles, a los descendientes de ‘La Tribu d Sion’,

clases magistrales de humanismo y de bondad;

él, sí, que, cada vez que va a mear,

se sujeta su ‘Narciso’ con papelito de fumar!

(7)

Creía, este humilde servidor, luego del ‘Perjurio de los Ministros sin Bandera’,

que más de uno y de dos, de entre ellos, habrían de darnos ‘tardes de gloria’.

No pensé, sin embargo, que fuera a ser tan corta la espera:

apenas un instante después, abrió la boca el primer gilipollas.

(8)

Y es que Óscar Puente, pobre muchacho, otra cosa no tendrá,

pero Dios le dio, sin la menor duda, el don de la palabra;

cosa que, seguramente, su ‘futura esposa’ agradecerá;

sobre todo si desparrama todo su ‘don’… bien lejos de casa!

(9)

Al afable Patxi, hombre empático y comedido donde los haya,

no quiso, el ‘Amado Líder’ Pedro, hacerle ministro:

reservaba, para él, el papel de siervo fiel en las más cruentas batallas;

esas en las que puede hundirse uno, hasta las orejas, en el más pútrido limo;

(10)

para luego de revolcarse en él bien a sus anchas,

poderle dar a Su Sanchidad eternas gracias.

En cuanto al ministro risueño y pizpireto Albares

-al que, si Sánchez fuese creyente, pondría ‘en los altares’-,

dicen que se halla pronto a cerrar un gran acuerdo con Reino Unido.

11)

¡Y yo que le hacía, amigos, en Rusia, hablando con Putin a raudales,

con el HUMANITARIO fin de detener, de una puñetera vez,

esas «matanzas y muertes de civiles indiscriminadas»

que tanto atormentan la enternecedora sensibilidad de don Narciso…

(12)

Pero qué sabré yo, bobalicón de mí,

de las prioridades políticas que afectan al país:

mejor será que calle la boca y cierre el pico,

en vez de hablar de simples ANÉCDOTAS

que a Sánchez IMPORTAN UN PITO.

¿No es cierto, mi emotivo y compasivo Pedrito?

En algún ignoto lugar de Europa, alguien está cultivando una rosa…

(13)

En fin, no hay que descorazonarse;

que, en algún ignoto lugar d Europa,

alguien está cultivando una rosa

que en rozagante jardín ha de tornarse.

Cierto es que nada sabemos del jardinero.

Mas, por el abono, nadie debe preocuparse:

si algo sobrará allí serán toneladas de estiércol.

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada.
Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz,
pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada.
Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar;
y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar.
No hay en mí afán de ocultamiento,
pero va con mi talante el anonimato.
De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato,
no habrían de reconocerme ustedes un pimiento.
Den todos por bien seguro, sin embargo,
que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD
y EL HONOR de quienes me honran con su amistad,
no habré de ocultar de mí ni un solo dato.
¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve:
El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología.
Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve,
los años me han llevado a querer tomarle la medida:
Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates.
Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía.
Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates'
y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: