Te he echado de menos. Por Javier Moreno López 

Te he echado de menos. Dedicado a Los Secretos

«En Te he echado de menos puedes encontrar 50 títulos de canciones de Los Secretos, a quienes humildemente se la dedico»

En esta poesía, puedes encontrar 50 títulos de canciones de Los Secretos, a quienes humildemente se la dedico (a los que están y a los que estarán para siempre en nuestro recuerdo) por habernos acompañado durante tanto tiempo y por seguir haciéndolo, consiguiendo al menos conmigo, ponernos tantas veces la piel de gallina.

En cada estrofa podrás encontrar al menos un título y en una de ellas, puedes encontrar hasta 7.

 

Te he echado de menos

Aquel día me decía, “pues hoy no voy a salir”.

Otra tarde más en casa, con la tele y el sillón.

Si la película es mala, aprovecho y a dormir

Palomitas en el micro, “me apetecen mogollón.”

 

Pero antes de tumbarme, mi teléfono sonó

¿Quién será?, un sábado y a la hora de la siesta.

Mi amigo Tino García, que de pronto me ofreció,

de golpe un cambio de planes, para salir hoy de fiesta.

 

“No digas que no, hoy puede ser nuestro día.

Ponte una buena camisa, calza tus mejores zapas.

Que he quedado con Natalia y con su amiga María.

Que creo que es buena chica, además de súper guapa.”

 

“Hemos quedado a las once, en la Calle Fuencarral.

Un dos p,a dos, chavalote, nada más vamos los cuatro.

En El Desván, un garito, que dicen que está genial.

Déjame que te recoja, en la esquina del teatro.”

 

Si que era guapa la chica, me decía ensimismado,

mientras María sonreía, con sus brackets color plata,

con su piel resplandeciente, y su cabello rizado,

con su no parar de hablar, y con sus ojos de gata.

 

Hablamos toda la noche, contándonos nuestras cosas.

La delegada de clase. “Te pega”, dije malvado.

Tú te vengaste riendo, “con esa camisa rosa,

estoy segura que tú, has sido un niño mimado”.

 

El tiempo no pasaba, entre música, entre copas.

Natalia y Tino se fueron, y yo le dije galán,

“¿Me concedes este baile?” De fondo sonaba Estopa.

Y allí nos vimos saltando y bailando en El Desván.

 

Estuvimos varios meses, viéndonos de cuando en cuando.

Aprovechando esos ratos, disfrutando con descaro.

Para vivir por la noche y por el día reptando,

dos serpientes insaciables, dentro de aquel mundo raro.

 

Entre el sexo y el alcohol, se nos pasaron dos años.

En el hotel del amor y aunque parezca mentira,

contigo nunca pensaba, ni en sufrimiento ni en daños.

Pensaba, “siento que vuelo, cada vez que tú me miras”.

 

Y sin saber bien porqué, fuimos buscando probar,

algo que hiciera posible, seguir ese ritmo loco.

Sin importarnos si quiera, que debiéramos pasar,

a tientas y por el túnel, durmiéndonos poco a poco.

 

No seré yo quien te culpe, ni yo me siento culpable.

De aquellos labios de Judas, ambos quisimos beber.

Justificando al demonio, buscándole un lado amable.

Pasando frío en el infierno, yendo para no volver.

 

Siento que soy como dos, el que se fue y el que vino.

El de la camisa rosa y el vagabundo con pintas.

Pero a tu lado aguantaba, el empedrado camino.

También en ti pude ver, triste dos caras distintas.

 

Y no amanece a las siete, hoy el sol ya se ha apagado.

Ya no bailas con Estopa, ni yo con un rocanrol.

Las lágrimas se confunden, bien sobre un vidrio mojado.

Tan sólo quiero beber, hasta perder el control.

 

Qué solo estás, me decía, por la calle del olvido.

Colgado, o ya estás muerto ¿Por qué ya nunca es de día?

Mi amiga mala suerte, no sé para que has venido.

Con tus ojos de perdida, agárrate a mí, María.

 

No me imagino tu rostro, al llamarte aquella tarde.

Llorando frente a tu casa, agazapado en mi coche.

Jurando salir de esta, aunque tenga que olvidarte.

Te dije desconsolado, “no quiero que me veas esta noche”.

 

Yo pude salir del Pozo, no fue fácil, si te soy sincero.

Tú sigues ahogando la pena, entre picos y cerveza.

Fue volver a ser un niño, tuve que empezar de cero.

Amor se escribe con llanto, me mataba tu tristeza.

 

Desde que no nos vemos, ya no he mirado hacia atrás.

Ojalá te vaya bonito, sabes que nunca mentí.

Esperando en mi rincón, que no vuelvas nunca más,

pero hoy miento si te digo, que ya me olvidé de ti.

 

Diez años justo hacía hoy, del día que la conocí,

y al cruzar por la Latina, por una calle apagada,

cuando gire aquella esquina, te juro que hoy la vi.

Yo no supe que decir y tú no me digas nada.

 

Con esos ojos sin brillo, ese gesto demacrado,

y sus manos temblorosas, todo un mar de dudas soy,

pues ya no sé si se acuerda, de aquel su niño mimado,

pero aunque tú no lo sepas, te he echado de menos hoy.

 

Los 50 títulos de Los Secretos

  • Ojos de gata 
  • Buena chica 
  • Otra tarde 
  • Hoy no 
  • Déjame 
  • Nada más 
  • Cada vez que tú me miras 
  • Niño mimado 
  • Bailando en el desván 
  • El hotel del amor 
  • Mundo raro 
  • Para vivir 
  • Cambio de planes 
  • No digas que no 
  • Pero a tu lado 
  • Agárrate a mí, María 
  • La calle del olvido 
  • Y no amanece 
  • Sobre un vidrio mojado 
  • Colgado 
  • Buscando 
  • Que solo estás 
  • Ojos de perdida 
  • Quiero beber hasta perder el control 
  • A tientas 
  • Dos caras distintas 
  • Soy como dos 
  • Frío 
  • Por el túnel 
  • Vagabundo 
  • Estás muerto 
  • No quiero que me veas esta noche 
  • Te he echado de menos 
  • No me imagino 
  • Hoy la vi 
  • Volver a ser un niño 
  • No supe que decir 
  • No me digas nada 
  • Culpable 
  • Amiga mala suerte 
  • No vuelvas nunca más 
  • Ya me olvidé de ti 
  • No seré yo 
  • Esperando en mi rincón 
  • No sé si se acuerda 
  • Tu tristeza 
  • Ojalá que te vaya bonito 
  • Amor se escribe con llanto 
  • Desde que no nos vemos 
  • Aunque tú no lo sepas (Enrique Urquijo y los problemas) 

Javier Moreno L.

Madrileño de la cosecha del 73. Licenciado en Ciencias Empresariales por la Universidad San Pablo CEU en el año 1996 y con un par de másters en el mundo de la Comunicación. Dedico mi vida profesional, desde hace más de veinte años, a la publicidad en Televisión y mi vida “corazonal” a la poesía, desde hace más de 30. Autor del libro “Vidas asonantes” y gran aficionado al padel y sobre todo a mi familia. Orgulloso de formar parte de esta publicación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: