La realidad de Módulos. Por Rafael Gómez de Marcos

Módulos. Realidad

«Con Realidad los Módulos habían conseguido construir una «muralla de sonido», contundente y sin fisuras»

El mercado musical a finales de los años 60 se ponía especialmente interesante. Por aquellos años, Pepe Robles se introdujo en los mejores ambientes musicales. Formó parte del conjunto Los Ángeles y gracias a ello, consiguió llamar la atención del productor Rafael Trabucchelli. Poco después, en 1969, formaría su propia banda: Módulos, compuesta junto a T. Bohórquez, E. Bueno y J. A. García Reyzábal . El sonido del grupo queda definido por el sonido mágico del Hammond de Tomás, la guitarra cristalina y la voz levemente quejumbrosa de Pepe y una sección rítmica ajustada y sin tomarse libertades innecesarias.

 

Las influencias de grupos como Vainilla Fudge, Young Rascalds o The Nice, basados en el sonido del órgano es palpable en los primeros tiempos. A Robles le encantaban los grandes guitarristas del rock más vanguardista del momento (Fripp, S. Howe…), y a todos les apasionaba la psicodelia y el rock progresivo. Pero también tuvieron la habilidad de aprovechar la onda del pop más fresco y español, amén de The Beatles.

 

La confianza de Hispavox y Trabuchelli en el proyecto Módulos quedó refrendada en el hecho de que, menos de un año después de su formación, la compañía editaba un elepé de la banda. Hablamos de un disco grande al uso; no de una colección de sencillos. Aquel jovencísimo cuarteto demostraba tener una cultura musical altísima, una capacidad interpretativa asombrosa y un sentido de la responsabilidad y la profesionalidad pasmoso, y fueron los encargados de fabricar uno de los elepés más importantes de la historia de la música moderna española: “Realidad” (1970). Uno de los primeros grandes vinilos del rock en español. Sus pasajes románticos y melancólicos, su cadencia, sus cambios de ritmo, la interacción de todos los instrumentos, los escalofríos que producen algunas notas del Hammond B-3 de Bohórquez, y en general esa sensación de que los Módulos habían conseguido construir una «muralla de sonido», contundente, sin fisuras.

 

Revolucionaron, casi sin saberlo, los sonidos del pop hispano de finales de los sesenta y principios de los setenta, y marcaron una de las vías más dignas en la irremediable decadencia de la música moderna española a base de ambiciosa imaginación y atrevimiento. “Realidad” es un disco fascinante, contiene una de las mejores baladas del rock en español, «Todo tiene su fin», que rompió moldes, un número uno que destrozaba cualquier estándar, acababa con la norma de que las canciones comerciales tenían que durar tres/tres minutos y medio. Pero hoy he decidid traeros el tercer corte del disco, un tema compuesto por Juan Antonio García Reyzábal y Pepe Robles titulado “Luz Errante”, un tema que grabaron nuestros compañeros de TVE, siendo difícil de entender lo que paso por la cabeza del realizador a la hora de narrarlo audiovisualmente.

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido. Mi cita de bandera es una frase de José Ortega y Gasset: "Ser de la izquierda es, como ser la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral".

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: