La Pintura de los días por Mila Soyyo: Hoy, La última cena

¡MUY BUENOS DÍAS!

La Paseata os abre la rotativa de este Jueves Santo con una obra de pintura de un pintor español del Renacimiento.  Me apetecía sacar un lienzo que reflejase espiritualmente esta Conmemoración Cristiana. Una obra que habla de la institución del sacramento de la Sagrada Comunión. La Eucaristía, antes de su arresto y posterior crucifixión.

En este día cuento con la participación de Teresita Ávila,  logroñesa doctorada en Filología,  ejerciendo de profesora en un instituto vallisoletano y autora del libro: «Fórmulas de tratamiento en la narrativa de Miguel Delibes». También escribe artículos para esta revista digital. 

He de deciros que de tres obras que mostré a Teresita para que eligiera una de ellas, escogió esta por diferentes motivos, pero no pasaré por alto deciros que lo que leeréis escrito por ella a continuación, es en homenaje a su padre y hermano,  cuyo nombre es Juan. 

Juan de Juanes (Vicente Juan Masip). La fecha de nacimiento se pone en duda, entre 1507-1523. Hay una diferencia garrafal, pero he consultado en varias fuentes por Internet y ninguna asegura la fecha exacta de nacimiento. Bocairent (Valencia) 1579. Pintor. Renacimiento.

Juan de Juanes. 1555-1562 «La última cena». Óleo sobre tabla, 116 x 191 cm. Museo del Prado

«La última cena» Por Teresita Ávila 

Prendida está en tus manos la mirada

que convoca en amor a los cristianos.

Y una más, reunida en los hermanos,

regreso a Ti, cautiva, trastornada. 

 

No hay más dicha, ¡Oh, Jesús!, que embelesada

en tu cáliz de dolores tempranos,

te reveles a nosotros, humanos,

sin rubor, con la vida arrebatada. 

 

Getsemaní declina con el día.

Y aún sentados, descalzos en la mesa,

removidos, la fe en un mundo puro. 

 

Caminantes con tesón por la vía

verdadera. La llama que atraviesa

desde un cielo que nos muestras seguro.

«La última cena» Por Mila Soyyo 

Señor, Tienes el don de la visión,  

vendita  tu estampa sea

en esta última cena a tus amigos reuniste 

sabiendo que la traición cobijada mantuviese.

 

Después de lavarse los pies, 

tan sólo descalzos, pudientes no ves

una última cena. Eucaristía, cáliz, 

pan y vino en la mesa, 

ofrece su vida, lo sabe y no se aleja. 

 

Un amar,  por encima del bien y del mal

un perdón,  después veremos que pasará;

es tan duro el encuentro, la falsa traición. 

Las ideas cambiadas, existe rencor.

 

Y no, no somos él,  siervos de Dios 

unas enseñanzas para recoger

unos congregamos parte de ese bien

o atormentamos sabiendo de un daño

vagamos esperando el perdón 

que llegará o no, porque para ello, me pregunto:

¿Hay que ser cristianos?

 

Puede la traición ser solo un encuentro con la verdad 

pueden unas manos sinceras, alzarse en ofrenda de paz.

***

Aquí ponemos fin a este saludo de la mañana. No me voy sin antes agradecer a Teresita Ávila esta colaboración,  sus palabras escritas. También extiendo mi agradecimiento a Manuel Artero, haciendo que sea posible esta publicación y las sucesivas.

Desde vuestra revista digital La Paseata os deseamos que disfrutéis de este hermoso día. Os dejo una reflexión: Dios dio su vida para salvar a la humanidad de todos sus pecados. ¿Somos capaces de reconocer que cometemos pecados? ¡Feliz Jueves Santo!

MMB

Mila Soyyo

Nací en Madrid, hace ya unos años. Soy administrativa de profesión pero tengo claro que lo mío son los retos. Siempre aprendiendo, y disfrutando de todo lo que me gusta y me hace vibrar. De todo aquello en definitiva que consigue que sienta, de lo diferente, lo que no está escrito, lo que nadie espera y está ahí deseando que tu lo descubras... Y te aseguro por experiencia que llega.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: