España, tierra de conejos

Una de las hipótesis más aceptadas sobre el origen de la palabra España tiene que ver con los conejos. Los romanos la denominaron Hispania, un término que no es de origen latino, de ahí lo misterioso de la cosa. Parece ser que habrían transformado al latín un vocablo fenicio, i-španim o i-spn-ya, que significa “de damanes” o “isla (o costa) de damanes”. El damán o conejillo de roca es un pequeño mamífero peludo emparentado con los elefantes que habita en África y en algunos países árabes. Los fenicios no conocían los conejos pero sí estos damanes, que se les parecen aunque lejanamente. Así que llamaron damanes a los conejos —que aquí eran muy abundantes—, y se quedaron tan anchos.

Leer más