La cotidana falsedad de un buen envoltorio. Carcasas de la apariencia y no de lo fundamental

He comprado un bolígrafo. Es un artilugio normal que sirve para escribir. Me lo han envuelto en un papel impreso con logotipos de una tienda. Lo saco del envoltorio. Ahora encuentro de nuevo el envase del producto. Tiene bonitos colores está impreso en cuatricromía. Un plástico transparente permite ver la herramienta de escritura a través. Saco el instrumento y tiro el resto a la papelera de mi escritorio. Vivimos desde hace tiempo un fenómeno curioso

Leer más