Las amistades peligrosas: El populismo, la demagogia y el fanatismo llegan a Europa de la mano de los refugiados

Podemos AcogeLa publicidad la airea el señor Pablo Iglesias esta mañana con unas palabritas y un hashtag para el mundo del pajarito en el que los podemitas se mueven como pececillos en el agua: «No nos hace falta más indignación con la crisis humanitaria que vive Europa, hacen falta soluciones «. 

La señora Oltra

Coincide la campaña publicitaria, quizás casualidad, no lo creo, con las declaraciones de Compromis en Valencia en las que la señora Oltra pone a disposición del drama lo que haga falta. Al igual que Barcelona,  Madrid, y Cádiz. Las nuevas y progres ciudades de acogida de refugiados ¿Faltaría mas?

Y en este tsunami populista, nivel diez con insuperables espumaradas de indignación y demagogia,  los grandes gurús del periodismo mediático  se contentan con surfear sobre las olas del gran debate teórico sobre la ética profesional centrados en la imagen del niño sirio ahogado en la playa.

Y mientras, indignados, desafiantes en el ataque, claman a los cuatro vientos que qué es populismo. Populismo es la publicidad del profesor de política de la Complutense, el señor Iglesias, tan eurodiputado como su correligionario el tal Urbán que se pasea entre Macedonia y Grecia para tratar de apuntillar el capitalismo asesino aprovechando la muerte en directo que le fotografía su cámara y que arrima, tan empachado y egoísta como «el coleta», el ascua a su sardina.

La imagen de la infamia

Populismo descarnado ya el de Ada Colau, la señora Oltra, la abuelita Carmena y el alegre Kichi de Cadiz, que declaran sus ciudades como ciudades refugio, humanitarias, y  progres de salón, como el de las palabras que publica esta mañana la insigne periodista Rosa Montero en las que, de manera poética, agradece a estas nuevas izquierdas su presupuesto humanitario.

Y estas izquierdas ni son nuevas ni reales mas allá de sus pomposas declaraciones que tanto gustan a los indignados. Solo populistas que como todos hemos visto las pancartas de muchos alemanes en los campos de fútbol este pasado domingo ofreciendo sus casas a los refugiados de la guerra, en la que sin declaraciones previas los terroristas islámicos se están zampando el Oriente Medio, y decapitando a miles de niños sirios, turcos y afganos.

La realidad de los niños muertos

Un demagógico ofrecimiento con elevadas dosis de chantaje emocional, como el que airean nuestros nuevos alcaldes y políticos estalinistas que pretenden abrir las puertas de su casa para que entren todos los refugiados que les quepan en sus mullidos colchones de Ikea, pero olvidan, porque está claro que es imposible que en todo estén,  que para que, los exiliados de la muerte lleguen a sus dominios particulares y traspasen el recibidor de sus casas, o los locales públicos que gestionan,  los refugiados deben pasar fronteras y caminar libremente por el espacio Schengen de la Europa del euro y sin fronteras, una Europa, por cierto, que ya sabe que en esta ocasión no son los marines norteamericanos los que deberán morir matando a los terroristas. Que la solución, sin populismo barato por sentimental,  mas bien todo lo contrario, está en erradicar y, sin florituras, matar a los asesinos que condenan a millones de personas a refugiarse en la vieja Europa, cuando lo que realmente anhelan es volver a sus casas y raíces.

El niño se llama Kinan Masalmeh y dice con aplomo : «Ayudad a los sirios. Los sirios necesitamos ayuda ahora. Parad la guerra en Siria y no iremos a Europa. Sólo parad la guerra en Siria. Sólo eso», pero la nueva regidora, la señora Colau, no debe tener tiempo en reflexionar sobre el mensaje. Ella que ya sabe bien de las mieles que proporciona la manipulación política sobre un tema tan delicado como es el del suicidio no se va parar ahora en nimiedades sobre la muerte de los niños o el asesinato a los cristianos. Zarandajas para el populismo.

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

3 comentarios sobre “Las amistades peligrosas: El populismo, la demagogia y el fanatismo llegan a Europa de la mano de los refugiados

  • el 3 septiembre 2015 a las 16:13
    Permalink

    Aquí, de los verdaderos asesinos y criminales que han causado al migración masiva nadie dice nada. Debe «ser su cultura» y hay que respetar a esas culturas, como dicen los progres de salón y caviar. Por cierto, que ninguno de esos «progres» que tanto predican desde los púlpitos que les regalan los medios de comunicación acogerán a ninguno de esos refugiados. Si alguno lo hiciera sería un notición. Hay que acoger, pero que lo hagan los otros.

    Respuesta
    • el 3 septiembre 2015 a las 17:35
      Permalink

      El problema es que los «verdaderos asesinos» son amigos del progresismo. Por un lado, el gobierno socialista de Baaz, apoyado por Rusia y China, que asesina a sus nacionales a placer, y por el otro bando, Hermanos Musulmanes, Isis, ELS, etc. un cóctel de los peor de cada casa. Imposible para un progresista tomar partido. No pueden condenar a ninguno de los dos bandos. Mejor practicar un buenismo-tontismo demagógico que analizar las causas de la tragedia y verse obligados a tomar partido entre dos bandos amigos.

      Respuesta

Deja un comentario