El Póker del poder que nuestros políticos juegan sobre una mesa prestada

Manos de póker
Manos del Póker del poder

 

El último resultado electoral por el que Rajoy gobierna en minoría deja al descubierto las cartas con las que los políticos juegan al Póker del poder y esto lo agradecemos todos, pero muchos  olvidan que en esta partida que disfrutan los tahúres de la política falta al menos una ronda mas para completar las “manos” y para la que los poderosos se guardan, sin duda, algunos ases escondidos  en la manga. Se trata de la ronda de los presupuestos generales del Estado en la que el Partido Popular mira de soslayo al PNV y a los secesionistas catalanes, el PSOE se mira a sí mismo y los de Ciudadanos y los de Podemos han fijado su mirada en el público que asiste atónito.

 

La llegada a nuestra triste democracia parlamentaria de ese millón largo de ciudadanos que hasta ayer pensaban y exclamaban el conocido “no nos representan” fue, sin duda, una buena noticia. Al menos en su planteamiento inicial, pero hoy Podemos ya son dos o tres, si sumamos el leño, y  su apoyo  a los asesinos de ETA presos es una ofensa a las víctimas del terrorismo y  sus constantes manifestaciones a favor de asesinos y continuas citas a tomar la calle  es un claro síntoma de la corrupción moral de quienes se manifiestan y de quienes no hace lo posible para evitarlo. Son los pijos de la calle, los comunistas rancios de siempre, que  junto con los de Ciudadanos, todavía sin sexar, se han hecho un hueco en la mesa prestada y desvencijada y reciben cartas para apostar mientras sueñan con quitarle la bolsa a  los dos partidos que desde los inicios de la democracia se han repartido el botín.

 

El PSOE se encuentra tan excitado en la partida que no recuerda su capacidad para el gobierno que dilapidó el contador de nubes y se encuentra en la frontera de la supervivencia. Tiene dos opciones a la espera de la última carta que le entregue el groupier: Decantarse hacia el monte del frente populismo de la izquierda o sustentar el estado enfermo y corrupto junto al PP.

 

La derecha, mientras tanto, liderada por el “don Tancredo” Rajoy está a punto de convertir la política  española en un callejón sin salida y ha comenzado a fumigar con la política socialdemócrata a sus votantes, pero no se da cuenta que muchos de ellos, ante tanta impostura sueña con la esperanza de darle la espalda.

 

Pero el gran problema es que ni unos ni otros, poderosos todavía, no se dan cuenta que en este viejo estado ya no caben mas parches ni corrupciones y que si, de verdad quieren acabar la partida en paz, deberán cambiar no solo el tapete sino toda la mesa desvencijada que compraron a plazos con el déficit español y todavía, todos la tenemos que pagar.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

-

Deja un comentario