Demagogos, Energía Nuclear y Paganinis

DEMAGOGOS, ENERGÍA Y PAGANINIS
Demgogos, Energía Nuclear y Paganinis

 

Si alguien tiene la valentía de mencionar las palabras “energía nuclear”, de inmediato el comando de la demagogia anti-nuclear caerá como una losa sobre él y quedará estigmatizado como un paria por muchas argumentaciones que emplee.
Ahora todo son reproches al gobierno, pobreza energética, morir de hambre, y subidas de precios… nadie se atreve a hablar de la energía nuclear que nos supondría la posibilidad de pagar menos de la mitad en nuestra factura.

 

 

“El viento no es continuo y ya no caben más embalses, tampoco se puede depender por completo de las centrales térmicas, ciclo combinado…”

 

Todos estos demagogos llegan a sus casas, encienden la luz del portal, se montan en el ascensor, los sensores van encendiendo las luces por los pasillos, encienden la luz al entrar en casa, ponen la música o la TV y miran en el frigorífico para picar algo, sacan del arcón congelador una pizza y la meten en el microondas, revisan si la lavadora terminó y ponen la secadora, encienden el ordenador y el ruter, ponen el móvil en el cargador y quizás se percaten de que la ropa no se plancha sola y la conectan.

 

 


… No hace falta recordar que todos esos procesos tienen algo en común y es la electricidad.

 

 


Algo que parece que no cuesta producir, algo que parece está ahí sin más, como un derecho natural generado gratis por la naturaleza.

 

 

Cada vez que alguien intenta hablar de la energía nuclear, Chernobil y Japón salen a escena, todo son protestas y oportunismos ecologistas en contra de la energía nuclear. Hoy día la seguridad de las centrales no es la misma de hace 50 años, ahí está Francia y Holanda, en cambio aquí parece que se habla de un invento del mismísimo demonio.
El desarrollo de Japón ha sido gracias a la energía nuclear y Francia le debe su desarrollo y dependencia en un 80 % a la energía nuclear. En cambio en España, la energía nuclear, supone un 15% de la total y con la idea de cerrar todas las centrales nucleares y por supuesto no abrir ninguna. Eso sí, cuando compramos electricidad a Francia el paquete lleva incluido el residuo nuclear que hay que enterrar en España. Entiendo que se investigue en otras energías, pero que no me lo repercutan en mi factura.
El viento no es continuo y ya no caben más embalses, tampoco se puede depender por completo de las centrales térmicas, ciclo combinado…
Basta de hipocresía y ciñámonos a la realidad. Todos necesitamos y empleamos la electricidad para cualquier cosa e intentar prescindir de la energía nuclear es un suicidio, y una ruina para nuestros bolsillos. La seguridad y vigilancia de las centrales nucleares no es la de Chernobil, tomemos ejemplo de nuestros vecinos europeos que la emplean y desarrollan con todas las medidas de seguridad y prevención posibles.
Si queremos desarrollo, calidad de vida y energía barata, la energía nuclear es indispensable para el desarrollo, y si estos demagogos tienen la solución que la pongan sobre la mesa pero no a costa de nuestro bolsillo.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Deja un comentario