La bandera de Borgoña o Cruz de San Andrés y los españoles enemigos de España, por José Crespo. Si vis pacem…

La bandera de Borgoña que ostenta la Cruz de San Andrés es el emblema militar español de mayor antigüedad y más difundido en el mundo por las naves, fortalezas y los soldados españoles.

Leer más

En la Europa cristiana cada nación luce con orgullo su propia cruz

Esta es Europa. Un continente cristiano donde cada nación luce con orgullo su propia cruz. Así debe seguir siendo. Por eso digo NO A LA INVASIÓN MUSULMANA como han dicho Hungría, Polonia y Chequia.Un continente cristiano donde cada nación luce con orgullo su propia cruz

Leer más

(Y III) Para la expansión islámica, Europa es ya una presa fácil y madura para la conquista

Lo que ahora estamos viviendo es continuación o reinicio, como lo queramos llamar, de un movimiento que nació en el siglo VII en las arenas de Arabia, el último capítulo de una historia que se inició con la andadura de un mercader árabe poco escrupuloso obligado a salir por piernas de su ciudad natal y buscar refugio en Medina. Recordemos que incluso en Arabia, hoy propiedad de una dinastía familiar medieval, hubo reyes cristianos, que por supuesto fueron masacrados.

Leer más

La Defensa de España, convertida en el comodín de los recortes o La Retirada de los Diez Mil

La situación se ha degradado hasta tal punto que amenaza ya la Unidad Nacional siendo este punto donde confluyen todos nuestros males aunque a día de hoy ya hay quien dijo y viene afirmando desde hace algunos años que el separatismo estaba detenido. Recortar y recortar en Defensa sólo nos lleva a la indefensión, a no ser tomados en serio en el concierto internacional, y a ello sumamos que todas las medidas pasan por elevar la presión fiscal sobre familias y empresas, con una pérdida de poder adquisitivo sin posibilidad del acceso al crédito, en definitiva un camino que nos lleva al abismo.

Leer más

(II) La expansión islámica: La culpa no la tiene el marrano, sino quien le da de comer

Hemos de interiorizar que la verdadera esencia del problema reside fundamentalmente en nosotros mismos. “La culpa no la tiene el marrano, sino quien le da de comer“, dice el viejo dicho popular castellano en su llana expresión. Los musulmanes no son culpables de codiciar aquello que ven que se encuentra al alcance de sus manos, ellos juegan sus cartas, van lentamente cubriendo el vacío que se deja libre, el espacio que se les ofrece, aprovechan todas las ventajas que se les presentan desde nuestro sistema paternalista.

Leer más