Elecciones francesas: La diferencia que existe entre ser un hombre de Estado y un inútil vividor de la política o un resentido

bandera francesa
bandera francesa

 

 

Una muestra de la diferencia que existe entre ser un hombre de Estado y un inútil vividor de la política o un resentido. Tras el resultado de la primera vuelta de las elecciones, los partidos franceses, menos uno, el del comunista Melenchón, han anunciado su apoyo al candidato social/conservador Macron para evitar el desastre que representaría para Francia y para la Unión Europea un gobierno dirigido por el Frente Nacional.

 

¿Tras las elecciones francesas, alguien imagina una postura tan responsable de nuestros “políticos”?

 

 

El Partido Socialista pierde 8 millones de votos respecto a 2012 (de 10,3 a 2,3). El peor resultado desde 1969. La derecha tradicional francesa pierde 2,7 millones de votos (de 9,8 a 7,1). Desde 1958 siempre había estado en la segunda vuelta. Y de la debacle de ambos, Macron consigue ser el más votado, con 8,5 millones.

 

Mientras en Francia , la izquierda se podemiza y gana 3 millones de votos (de 4,0 a 7,0). Y el Front de Marine Le Pen se consolida como el partido de la gente más sensibilizada con la invasión que sufre Francia y por supuesto con el terrorismo: gana 1,3 millones de votos (de 6,4 a 7,7 y dobla los 3,8 millones de votos de 2007). 

 

¿Alguien imagina una postura tan responsable de nuestros “políticos”, dedicados básicamente a satisfacer sus odios africanos o mantener su poltrona para no tener que ganarse la vida con su esfuerzo laboral?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Ana Castells

Ana Castells

Soy Licenciada en Derecho y periodista de profesión. He sido Jefe de Prensa del Ministerio de Cultura y del Tribunal Constitucional. Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía RENFE. Editora y Presentadora de diversos informativos de TVE y corresponsal de RNE en Francia. Profesora en diversos Masters de Liderazgo y Comunicación.

Deja un comentario