El Impacto de género en el soterramiento de la M-30. Una gilipollez de 50.000 euros. Con un par

El Impacto de género en el soterramiento de la M-30
El Impacto de género en el soterramiento de la M-30

 

 

 

Juro por lo más sagrado que he tenido que releer la noticia del impacto de género por el soterramiento de la M30 varias veces y no consigo entenderla a pesar de mis esfuerzos. No sé si es 28 de diciembre y no he salido aún del mismo como en el día de la marmota o si nos están vacilando los de PODEMOS en el Ayuntamiento de Madrid, o, por último, puede ser que yo me haya vuelto gilipollas y aun no me he dado cuenta. Aunque a mucha gente le suele ocurrir esto y siguen sin enterarse.

 “Lo primero que me ha venido a la mente con lo de “impacto de género” era que había carreteras masculinas y femeninas por aquello del lenguaje sexista y yo no me había enterado hasta ahora

Analicemos los hechos. Al parecer se está estudiando el soterramiento de la M30 en Madrid. Pues bien, dicho soterramiento requiere un estudio denominado de “impacto de género”, así como suena. Antes de leer la noticia entera y no salir de mi asombro, lo primero que me ha venido a la mente con lo de “impacto de género” era que había carreteras masculinas y femeninas por aquello del lenguaje sexista y yo no me había enterado hasta ahora. Pero no. Craso error. Resulta que el soterramiento de la M30 afecta de distinta manera a hombres que a mujeres. También afecta al parecer a niños y a ancianos pero sólo me he querido centrar en lo que hace referencia a hombres y mujeres porque meterme ya en temas de ancianos y niños me parece demasiado.

Aún en estado de perplejidad me he dicho: “Bueno, Javi, lee bien la noticia y analiza las cosas con mesura y objetividad” Y aunque he permanecido pasmado e impertérrito durante un buen rato imaginándome mentalmente de qué distinta manera pueden afectar unas obras en hombres y mujeres, al final he dado rienda suelta a mi imaginación y reflexionando ante tamaña mamarrachada y gilipollez he llegado a la siguiente conclusión sobre el qué, el cómo, el cuándo, el dónde y el cuánto.

Respecto del qué, he pensado que las obras de la M30 afectarán comúnmente a la cabeza, tanto a hombres como a mujeres, concretamente a los dolores de cabeza porque no se me ocurre otra zona del cuerpo donde puedan afectar de distinta manera unas obras a hombres y mujeres, en el cómo he pensado que cómo consecuencia de la intensidad y la duración del ruido de las obras, porque otra cosa no se me ocurre, aunque aquí creo que afectaría por igual en hombres que en mujeres, no sé en qué puede afectar de forma diferente a un hombre que a una mujer la duración e intensidad de unas obras, en el cuándo, supongo que podría ser en las mujeres en su periodo de menstruación y ovulación porque no lo entiendo de otra manera y en los hombres en cualquier otro período en el que no caigo ahora, en el dónde supongo qué afectarán estando en casa porque no creo que afecten mucho las obras de la M30 estando en el trabajo o en el Mercadona, por poner un ejemplo y en el cuánto pues será que algunos hombres o mujeres les afectará a unos más y a otros menos, qué sé yo.

¿Habéis entendido algo? Seguramente la respuesta será no porque esto es incomprensible y absurdo, lo reconozco. Conclusión: a pesar del ímprobo esfuerzo que he hecho por entender esto, al final concluyo que no entiendo nada de lo y yo mismo he escrito porque tengo la impresión que he escrito una soberana gilipollez. Pero es lo que tiene reflexionar sobre gilipolleces, que seguramente uno escribe una en su adecuada proporción. VAYA GILIPOLLEZ (con mayúsculas). Impacto de género en unas obras públicas. Con un par

Share on Facebook115Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Javier M. B.

Javier M. B.

Mi nombre completo es Javier Muñoz Bargueño y me considero amigo de mis amigos, idealista, romántico, vehemente, nostálgico, sentimental, sensible, sencillo, nada materialista, creyente. Mis pasiones: los animales, la literatura. Soy amante de España con todas las palabras, de sus gentes, de sus pueblos, de su historia, geografía, de su gastronomía, etc. Demócrata y liberal convencido. Cristiano, como seña de identidad. Conversador y polemista respetuoso, nunca intolerante. Mi frase favorita: "No es más feliz quién más tiene sino quién menos necesita"

Un comentario sobre “El Impacto de género en el soterramiento de la M-30. Una gilipollez de 50.000 euros. Con un par

  • el 12 enero 2018 a las 10:38
    Permalink

    Buen artículo, yo tampoco entendí nada !!!

    Respuesta

Deja un comentario