Quinientas cuatro horas de “amor”…y una factura desesperada. El Sucedáneo institucional de la prostitución

En países como Irlanda, Lituania, Malta, Suecia y USA (excepto Nevada) se prohíbe la prostitución. En Republica Checa, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia y España , la prostitución es tolerada y no existe un control estatal, pero se prohíben el proxenetismo y la prostitución de menores de edad. Se tolera la prostitución pero se prohíben los burdeles en Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia e Italia. Y se regula la práctica de la prostitución con controles de la prostitución forzada, limitación de edades, registros estatales e inspecciones estatales regulares en países como Alemania, Grecia, Holanda y Gran Bretaña.

Leer más

La II República, su bandera y los embrujos de los mentirosos cantamañanas de turno

Tengo el privilegio y la fortuna de pasear Madrid a menudo. Me entusiasma descubrir cosas nuevas: estatuas, fachadas, tejados, jardines, monumentos y un sin fin de lugares encantadores. Soy un empedernido ” paseante en Corte”. Y cómo no, muchos de esas caminatas urbanas desembocan en la Puerta del Sol, cruce de caminos y lugar de cita de miles de personas, con su kilómetro Cero de referencia, Pues bien, en este emblemático espacio, desde hace unos años se reúnen un grupo de personas en general jubilados, que dan vueltas enfrente del edificio sede de la Comunidad de Madrid, portando banderas republicanas. Son inasequibles al desaliento de la II República.

Leer más

Para vivir en el Mundo Feliz, al que obligan los podemitas de Carmena, es necesario leer esta paseata insecticida

Cuando el proyecto de cerrar al tráfico la Gran Vía sea una realidad del mundo feliz de los comunistas de Carmena, se lo envolveré en papel de regalo envenenado a los empresarios de la zona, que pobrecitos míos, no tienen la culpa de ser viejos o jóvenes

Leer más

La doble vara de medir de esta España en alquiler: De Guernica a Cabra y otras muchas situaciones de interés

No deja de sorprenderme -por más que la evidencia sea palmaria y se repita cada día con más crudeza- cómo, en estos últimos treinta y ocho años, se ha venido imponiendo, en la calle en general y en los medios de comunicación y representantes políticos en particular, el efecto de “lluvia fina” que citaba Aznar en una de sus intervenciones -en referencia a sus políticas-, aunque en el sentido contrario al que él pretendía cuando lo dijo, desgraciadamente. Me refiero a cómo ha calado en nuestra sociedad el terrible juicio de la “doble vara de medir” cuando nos toca valorar hechos, frases o comportamientos, dependiendo de dónde vengan o quién los diga o tenga.

Leer más