Dudas razonables de las decisiones sobre el Máster de Cifuentes en la Universidad Rey Juan Carlos

DUDAS RAZONABLES
Dudas razonables de las decisiones de la Universidad Rey Juan Carlos

 

“Dudas razonables de las decisiones sobre el Máster de Cifuentes en la Universidad Rey Juan Carlos”

Me parece muy razonable que al catedrático Enrique Álvarez Conde se le suspenda de funciones. Me parece correcto que a la funcionaria Amalia Calonge se le abra expediente disciplinario

Ppero que ha pasado con el profesor Pablo Chico de la Cámara, que el mismo ha reconocido haber examinado a la señora Cifuentes y haber pedido a la señora Calonge cambiar las calificaciones de no presentado a notable?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rafael Gómez de Marcos

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido.

Un comentario sobre “Dudas razonables de las decisiones sobre el Máster de Cifuentes en la Universidad Rey Juan Carlos

  • el 14 abril 2018 a las 13:19
    Permalink

    Sobre el trabajo “Fin de Master” de la Señora Cifuentes

    Hace muchos años que presenté mi Proyecto Fin de Carrera. Y, encima, estaba de soldadito. No se que fue de una copia SIN ENCUADERNAR que me quedé, pues lo encuadernado (dos copias) se quedaba en la Escuela), encima era la “segunda copia” hecha en papel de calco, es decir, original, calco, copia, calco, copia, y esta última era la que me quedé, y vete tu a saber donde, pues me quedaban 9 meses de mili (quince meses y quince días 69-70).

    Resumiendo, que a cuenta de estos chorras y manguis va a resultar que no soy Ingeniero, es decir, que en los USA, que es de donde viene esa jilipollez de los Master (“Master en Aventar” proponía años ha el Blasillo de Forges), hubiese sido “Master on Engineering” y ahora nada. En aquella época se puso de moda lo del MBA (Master on Bussines Administration), que hacía en USA algunos privilegiados, como los hermanos Solana, y hubo academias que se pusieron a anunciarlos, y aquí como tontos la gente pagando un cursillo de m. que no tenía validez alguna, vamos como si para presentarse a una plaza de Ingeniero de Telecomunicación apareciesen con el Diploma de Radio Maymo.

    También apareció, de repente, una Escuela de Ingenieros Comerciales, ESIC, propiedad de los Padres Reparadores, ya que se puso de moda el anunicio “Se necesita Ingeniero Comercial, junto con el de “Se necesita Ejecutivo Agresivo”, que fue obligada por los Tribunales a quitar lo de Ingenieros, ya que en España tanto la denominación de Ingeniero (correspondiente a los titulados por una Escuela Técnica Superior de Ingenieros, a la que se puede añadir Superior a voluntad de Titulado) y de Ingeniero Técnico (Titulado por una Escuela de Ingeniería Técnica), están reguladas ambas desde hace muchos años.

    De todas las maneras, si la Señora Cifuentes tiene un Diploma de un cursillo al que denominaron con eso de “Master”, que más suena a peli, como Master and Commader o Masters del Universo, yo no entro a discutir si se lo ganó o se lo dieron en la tómbola, pero creo que ella no ha mentido. El problema es de la Universidad que se lo dio y que allí que diluciden las responsabilidades, internas, sobre la materia.

    Pero lo interesante:
    A las Unis se las ha visto el plumero.

    Y han creado un gran problema a sus alumnos al cambiar el sistema de denominación de “Licenciado en” e “Ingeniero Superior o simplemente Ingeniero de”, por el de “Master en”, que han dejado las nuevas titulaciones, de las que tan orgullosos se muestran en la CRUE, a la altura de la propuesta de Blasillo

    Respuesta

Deja un comentario