La política, un sistema en el que uno “vale” más que siete (u ocho): Del enseñar al que no quiere aprender. Por Antonio de la Torre

Enseñar al que no sabe
“Enseñar al que no sabe” Cuadro Fundación Ria del Eo

 

“Enseñar al que no sabe, es obra de caridad; enseñar al que no quiere, es una barbaridad”

 

Como muchos de mis lectores recordarán de sus tiempos escolares y/o universitarios, en la para algunos “odiosa” asignatura de Matemáticas -reconozco que para mí, junto con la Física, Ciencias Naturales (la “Cono” de ahora, más o menos) y los idiomas, (Latín incluido) era una de mis favoritas- había una parte que estudiaba los Números Naturales y, dentro de ella se explicaban -o se trataba de hacer, aunque no siempre con éxito- los llamados Sistemas de Numeración.

Entre esos sistemas se hacía mención al antiguo Sistema Numérico Romano que, paradójicamente, estaba formado por letras mayúsculas y que la LOGSE no debe explicar muy bien -hace muy pocos días, en la (con escasas excepciones) cada vez más aburrida y previsible tertulia de 13TV, El Cascabel, una locutora comentaba en off el reciente viaje de Felipe VI a Gran Bretaña y decía tan “feliz” que, “El Rey Felipe cuarto…” (sic), sin que ni ella ni ninguno de los “tertulíticos y periolianos” presentes lo corrigiera-. Este sistema romano tenía sus reglas correspondientes, claro, como la de que “el palito” a la derecha, suma, y a la izquierda, resta, justo lo que esta locutora parece que olvidó -o confundió, que sería peor-, una “curiosa” regla aritmética romana sobre la que volveré después.

También, dentro de esa parte de la Aritmética, se explicaban después los diferentes Sistemas de Numeración “modernos” que, en función del número de símbolos utilizados iban desde el básico binario -base dos, con el 0 y el 1 como elementos únicos y “padre” de la programación informática en aquel sistema Basic, creo recordar, con el que hicimos los primeros pinitos de programación allá por 1983-84, que muchos también recordarán- hasta el más conocido y comúnmente utilizado Sistema Decimal -base 10, que incluye desde el 0 hasta el 9 y sus infinitas combinaciones en cantidad y orden- con sus intermedios, ternario, cuaternario y alguno más que excedía esa serie como el hexadecimal y aquí lo dejo porque no se trata de dar una clase que me retrotrae a mi breve etapa de “profe de Mate” de Bachillerato en 1973 y me recuerda a un profesor de Física y Química que tuve y que si la falta de atención de alguno lo alteraba -con frecuencia, por cierto- decía una frase que tal vez alguno me haya oído repetir: “Enseñar al que no sabe, es obra de caridad; enseñar al que no quiere, es una barbaridad” y esta segunda parte en un elevado tono de voz y notablemente “cabreado”.

El paciente lector que haya llegado hasta aquí se preguntará -no sin razón- si es que he perdido la “chaveta” para, con la que está cayendo en nuestra querida España, salir por “peteneras” con los sistemas de numeración y dedicar casi medio artículo a la Aritmética. Me explicaré porque, casi todo en la vida, incluso esto, tiene su significado, relación y trasfondo.

Decía yo en un artículo de Septiembre de 2015 que don Mariano Rajoy no parecía haberse enterado de los sucesivos “avisos” -sin “descabello” hasta entonces- electorales que se le habían dado tras su victoria en las elecciones generales del 20 de Noviembre de 2011, no menos de seis -o siete si tenemos en cuenta el preaviso que le diera José Mª Aznar en Sevilla, a principios de ese mismo año, antes de llegar a la Presidencia del Gobierno-, en una fecha ya histórica, por cierto, por las muertes ese mismo día de dos personajes españoles del último siglo, -José Antonio Primo de Rivera, en 1936 y Francisco Franco, en 1975- y que casi “entierra” en vida al antiguo Partido Socialista Obrero Español-.

El primer “aviso” de esa serie fueron las elecciones andaluzas de Marzo de 2012, en las que el Partido Popular perdió allí nada menos que 450.000 votos por el descontento ya -en sólo tres meses- con las políticas del Gobierno Popular, que le habrían dado, sin duda, el Gobierno de Andalucía, por primera vez en la historia desde la transición. Siguió el de las adelantadas elecciones catalanas de Noviembre de 2012 -en las que medio mantuvo el tipo, ya bajo desde hacía años, dando lugar a la aparición de Ciudadanos que, aunque socialdemócrata en su nacimiento -ahora no se sabe- , ocupó el espacio antinacionalista que iba dejando vacío el electorado del PP-; siguieron las europeas de Mayo de 2014, en las que el descenso de los votantes del PP fue de casi un millón de votos, respecto a 2011; después las autonómicas y municipales de Mayo de 2015, con descensos significativos -más de 4’5 millones de votos perdidos en cómputo general, aunque no se celebraron en cinco comunidades, que hubieran “dulcificado” un poco esa cifra- que se tradujeron en la pérdida de numerosas alcaldías de capitales y ciudades importantes, diputaciones  y no pocas regiones; vinieron más avisos en las, otra vez  adelantadas, elecciones catalanas de Septiembre de 2015, con la pérdida de 8 de los 19 escaños de 2012 y el desastre final -que pudo ser peor- de las generales de Diciembre de 2015 en las que 3’5 millones de votantes se abstuvieron -en su mayoría- o creyeron la panacea naranja.

 

“El sistema político que se ha instalado en España rompe con la lógica de los sistemas aritméticos de numeración”

 

Y, cosas de la política, he aquí la “relación” entre las dos partes de mi artículo. El “sistema” político que se ha instalado en España rompe con la lógica de los sistemas aritméticos de numeración -de menor a mayor- que comentaba al principio y comprobamos que “una” ligera mejoría -casi 700.000 votos- en la repetición electoral de Junio de 2016 prevalece a los “siete” -ocho si contamos el previo de Aznar- avisos citados y sirve para “alimentar” a nuestro Gobierno en su política de supervivencia del “mal menor”, que se impuso con algo más de claridad al miedo que representaban las posibles alternativas que se dibujaron en el panorama electoral de Diciembre anterior, ya que un gobierno socialista -ojo, con el radical Pedro Sánchez (clon de ZP) a la cabeza-, apoyado, si no manejado, por Podemos y por el nacionalismo separatista -más o menos conservador (PNV o PDeCAT, la antigua CiU) o de izquierda radical (BILDU, IC-EV y ERC)-, con la siempre nefasta aportación del rupturista socialismo catalán -PSC-,  nos podría llevar a la antesala bolivariana -con la derivada añadida de representar además un serio problema para Europa- y la bisoñez de Ciudadanos, que lo mismo hace a un roto -PSOE- que a un descosido -PP-, refuerzan y certifican lo que la mayoría de los españoles decidimos en las urnas, eso sí, con la nariz tapada y cerrando los ojos al depositar la papeleta.

Pese a todo, y como decía antes respecto a los números romanos, “la derecha suma y la izquierda resta”, como, con todos los matices que se quieran, demostraron los periodos socialistas -1982/96 y 2004/11- en los que el PSOE dejó España arruinada económicamente y, lo que es peor, en franca descomposición moral y educativa y los populares -1996/2004 y 2011/….- en los que el PP levantó de manera significativa la economía y, con ello, el empleo, así como el papel internacional de España, aunque sumó poco -por no decir nada- en el resto de capítulos, convirtiendo sus políticas en la continuación de las heredadas socialdemócratas de la izquierda. Y en eso estamos en lo que parece una especie de “patada a seguir”, porque el panorama no ha cambiado mucho y la pregunta que me surge no es otra que ¿hasta cuándo le dará resultado esta táctica al Sr. Rajoy? La paciencia de un pueblo, harto ya de pagar impuestos casi confiscatorios mientras que se incumple la ley por parte de algunos políticos sin hacer nada, salvo “adaptar la ley a los incumplimientos”, tiene un límite y tal vez el “octavo” -o noveno- aviso sea el que muchos nos tememos y la solución no llegue por la vía del “diálogo sin fecha de caducidad”, porque se acaba el tiempo. Tal vez haya que salir, ya, a la calle para hacérselo ver a este Partido Popular desnortado, antes de que sea demasiado tarde.

 

 

Share on Facebook4Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Antonio de la Torre

Antonio de la Torre

Aficionado a la política, decepcionado con mi corta experiencia en ese mundo, y preocupado con la situación de "España, S. A.". Modesto tertuliano y articulista de opinión. Comparto inquietudes y propuestas, tratando de ayudar a crear opinión para mejorar el pervertido sistema político que nos ningunea.

2 comentarios sobre “La política, un sistema en el que uno “vale” más que siete (u ocho): Del enseñar al que no quiere aprender. Por Antonio de la Torre

  • Maria Belèn.
    el 22 julio 2017 a las 9:15
    Permalink

    Magnífico y clarividente artículo.

    Respuesta
  • Antonio De la Torre Luque
    el 22 julio 2017 a las 14:40
    Permalink

    Gracias, Mª Belén. Celebro que le haya gustado. A ver si, a base de repetirlo, conseguimos que se nos haga caso al electorado y se recupera el Norte, que anda bastante desorientada la brújula. Un abrazo.

    Respuesta

Deja un comentario