La Coral Canta Laredo pejinuca y retrechera en su 30 cumpleaños. Por Eugenio Narbaiza

La Coral Canta Laredo pejinuca y retrechera en su 30 cumpleaños
La Coral Canta Laredo pejinuca y retrechera en su 30 cumpleaños

 

“La Coral canta Laredo se ha dedicado a investigar, profundizar y difundir la cultura musical pejina, sin dejar de lado otros géneros, o la interpretación de grandes clásicos”

Laredo, además de ser una de las joyas del Cantábrico y ciudad referencial en historia, por su protagonismo como puerto de Castilla y en la actualidad como núcleo turístico internacional, está de fiesta y celebración porque en otro de sus aspectos importantes, el musical, (basta ver que es el pueblo de las tres notas musicales) una de sus agrupaciones corales, la Coral Canta Laredo, cumple 30 años de existencia, desde que dos locos maravillosos, Jesús Manuel Piedra y Manolito “el de las cervezas”, iniciaran una aventura de formación de una coral que a lo largo del tiempo, se ha dedicado a investigar, profundizar y difundir la cultura musical pejina, sin dejar de lado otros géneros, o la interpretación de grandes clásicos, puesto que lo mismo nos cantan El Aleluya de  Handel, que música gregoriana o el Magníficat, una salve rociera o una nana vasca.

Laredo, siempre ha tenido un estilo musical propio que se ha denominado como canción pejina, en donde coplas antiguas, transmitidas oralmente a lo largo del tiempo, describen y relatan cómo ha sido la vida de los hombres de la mar, sus aventuras, sus sacrificios y los avatares de una profesión tan dura y tan enraizada en la villa. En este sentido, la Coral Canta Laredo, a través de sus dos almas, Jesús Manuel y Manolito, han investigado, transmitido y musicalizado, distintas obras de ese “cancionero pejino” tan hermoso y que refleja el carácter de un pueblo que ha evolucionado desde su dependencia de la pesca, hasta nuestros días, en donde se ha convertido en una potencia turística conocida internacionalmente.

Cuando los componentes de la Coral Canta Laredo acuden a sus citas anuales con los laredanos, su concierto en la Parroquia de Santa María o en el Convento de las Madres Trinitarias, trasciende de una cita de música coral, a una reafirmación del pueblo pejino con su cultura. Además de estar abarrotados, laredanos y visitantes, se lanzan a cantar junto a Canta Laredo, esas coplas que son de todos, que nos causan a la vez, alegría, euforia, nostalgia y una cierta tristeza (esto último nos pasa a aquellos que nos sentimos laredanos y residimos fuera, porque oyendo a Canta Laredo, las lágrimas recorren las mejillas). Basta que Canta Laredo, empiece a interpretar canciones como Son de Laredo son, La Barca Marinera, Las Chicas de Laredo, la Jota de Laredo, Habanera Pejina, para que dándose la vuelta Jesús Manuel hacia el público, este arranque a cantar con fervor y alegría, esas coplas tan pejinas, tan laredanas, que acaban con atronadores aplausos y bravos de los asistentes.

Todo esto, se refleja en un trabajo ímprobo de esta coral, que a lo largo de sus 30 años de existencia, ha dado más de 700 conciertos tanto en la geografía nacional como internacional y que cuenta con un maravilloso repertorio, que se concentra en un disco muy especialmente, titulado “La Música Pejino Laredana, Alma y Vida de un Pueblo Cantor” grabada en la sacristía del siglo XVIII, por Cascabel de León, que obtuviera el premio nacional de discografía del Ministerio de Cultura, por el álbum sobre Ángel Barja.

Otro de los capítulos más importantes de esta Coral Canta Laredo, es sin lugar a dudas su difusión de la música coral y sobre todo como cuida la cultura musical de los laredanos, organizando casi desde su fundación “Las primaveras musicales pejinas”, jornadas musicales de sábados por la tarde, en donde las principales agrupaciones corales españolas, han acudido a presentar sus obras y a ofrecer, memorables conciertos. Tiene tal importancia para las corales españolas estas primaveras musicales, que hasta el coro de RTVE ha querido participar en las mismas, pero problemas de logística, han hecho que su participación, quede reservada para la próxima edición.

Jesús Manuel Piedra y Manolito, director musical y presidente de la Coral
Jesús Manuel Piedra y Manolito, director musical y presidente de la Coral

“Sin duda, estas jornadas tienen como protagonistas a dos personas, Jesús Manuel Piedra como director musical, pero también a Manolito “el de las cervezas”, presidente de la entidad”

Sin duda, estas jornadas tienen como protagonistas a dos personas, Jesús Manuel Piedra como director musical, pero también a Manolito “el de las cervezas”, presidente de la entidad, quien con su fuerza espíritu de trabajo e ilusión, soluciona cualquier problema que surja durante esas semanas, además de ser un gran cantante, bajo, cuando pone su garganta en marcha, deleita a quienes le escuchan. Esperando que no se enfade, uno de sus trucos es aclarar la voz con un buen caldo para limpiar las cuerdas vocales y que salga de su garganta ese sabor y cante marinero, pejinuco y retrechero.

He de confesar, que mientras escribo este artículo, estoy escuchando la música de Canta Laredo y puedo asegurar, que me resulta difícil que no salten lagrimitas de nostalgia, cuando oigo eso de “Son de Laredo niña, son de Laredo, el garbo y el salero, son de Laredo son”.

Gracias a taodos por estos treinta años de vuestro trabajo en pro de la cultura musical
Gracias a todos por estos treinta años de vuestro trabajo en pro de la cultura musical

“El trabajo de los hombres y mujeres de esta , así como de otras agrupaciones musicales que existen en la villa, reafirman una manera de ser”

Porque en definitiva el trabajo de los hombres y mujeres de esta , así como de otras agrupaciones musicales que existen en la villa, reafirman una manera de ser, una forma de vida y un sentimiento de alegría y pertenencia al pueblo más hermoso del mundo, a mi pueblo, a mi LAREDO DEL ALMA.

Gracias Jesús Manuel, Manolito y cada una de las voces por estos treinta años de vuestro trabajo en pro de la cultura musical y, sobre todo, porque con esas coplas, nuestro Laredo, se llena de alegría fuerza y corazón, tres de los factores que caracterizan a un laredano, pejinuco y retrechero

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

Deja un comentario