La mayoría de Españoles dijo en el setenta y ocho, no más muertos. ¡Gracias padres de la Constitución! Por Rodolfo Arévalo

Gracias padres de la Constitución. Ilustración de Rodolfo Arévalo
Gracias padres de la Constitución. Ilustración de Rodolfo Arévalo

“Los que votamos la Constitución estábamos seguros de que queríamos  tener una ley de leyes que respetara a los individuos, a todos los que habitan la nación”

En España, hay personas, sobre todo de ultra izquierda, que no solo son insensatamente orgullosas, si no que hacen gala de su gusto por el execrable e inconstitucional comunismo dictatorial política caduca y sanguinaria, donde las haya, en la historia de la humanidad.

No creo que haya que recordar que en el siglo XX más de ciento treinta millones de personas murieron, o mejor fueron asesinadas por pensar de manera diferente a estos adalides de las sociedades de izquierdas totalitarias, sin contar con los encarcelados, torturados y deportados. Lo peor es que no han aprendido nada y su número sigue subiendo en estos primeros años del siglo XXI.

España no ajena a estos despropósitos inhumanos, los sufrió cuando en los años treinta del pasado siglo, vio cómo un grupo de fanáticos Comunistas y orates de izquierda pasó por las armas, torturas incluidas a quienes simplemente tenían creencias en un Dios pero no en un Dios de la religión comunista. Tuvieron por su odio irracional, que ahora sabemos psicopatías, que enfrentar al pueblo español en dos bandos, por el deseo de Stalin, un fascista comunista, pues el fascismo y los facinerosos pueden esgrimir cualquier postura totalitaria,  de colonizar España como lugar estratégico desde el que aumentar sus conquistas. Afortunadamente no lo consiguió a pesar del millón largo de muertos de la contienda. Cuando me dicen que personajes así estarán en un supuesto infierno, yo que soy ateo, lo único que deseo es que la tierra y la podredumbre no le sean leve. Si por mi fuera debería haber muerto de una enfermedad insufrible y horrorosa por haber tratado tan mal a sus semejantes.

Hoy es el día de la Constitución Española del setenta y ocho, tan denostada por algunos, porque al parecer los que la votamos éramos unos putos fascistas que quisimos la continuidad de un régimen como el de Franco. Nada más alejado de la realidad, los que la votamos, estábamos seguros de que lo que queríamos era tener una ley de leyes que respetara a los individuos, a todos los que habitan la nación. Muchos de nosotros éramos todavía muy jóvenes para pensar en clave Franquista de modo que habría que decir la frase de “menos lobos Caperucita” a quién esgrime esto como razón para desacreditar la Carta Magna. Que debe ser reformada en algunos puntos, no cabe duda, pero no mientras existan unas posturas, tan enfrentadas políticamente hablando sobre todo desde la ultra izquierda, que solo desbaratarían la Unidad de España y otros muchos puntos que son los que permiten la convivencia.

No se pueden abrir periodos constituyentes en flagrante confrontación de pareceres, porque esto no conduce nunca a buen puerto. Si la Constitución del setenta y ocho ha funcionado y funciona desde hace cuarenta años, es porque todos los implicados en su redacción llegaron a acuerdos fundamentales por el bien de España. Estos acuerdos se han destrozado en los últimos veinte años, por las estrategias para mantenerse en el gobierno de unos y otros, vendiéndose por turnos a partidos periféricos que lo único que quieren es tener sus propios territorio de caza con ingenuos bisontes, digo… votantes, y sus propias plumas de jefecillos indios, si son rojas mejor que mejor, que aquí vamos retrasados en un siglo con respecto a Europa. Por supuesto que para esto no tendrán en cuenta la opinión de los que no asuman este trágala. Lo quieren hacer sí o sí y ninguna amenaza, ni siquiera de confrontación sangrienta les va a parar.

Deberían reflexionar profundamente los adalides del independentismo, en este día fiesta de la Constitución, si les parece bien tener la gran libertad que tienen en su autogobierno, precisamente por la Constitución. Se acordaron y acercaron posturas tan radicales como las de gente de ultra derecha y de ultraizquierda, además de todos los mediopensionistas por el futuro de los hijos de todos los Españoles sin distinción. No parece que sea el momento de mandar todo a la mierda por mucho que vociferen desde la Ultra izquierda cavernaria e inconstitucional. Creo que la mayoría de Españoles dijo en el setenta y ocho, no más muertos. Gracias padres de la Constitución.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario