Imagina la libertad que supone escribir, recordar, sonreír y celebrar la familia en Navidad. Por Rodolfo Arévalo

 imagina la libertad
imagina la libertad

“Hoy solamente quiero escribir en libertad, no de un asunto en concreto que me obligue a mantener la coherencia a lo todo lo largo y ancho del folio”

Hoy solamente quiero escribir en libertad, no de un asunto en concreto que me obligue a mantener la coherencia a todo lo largo y ancho del folio. Quiero ser un “el Ulises” de la novela de James Joyce. Solamente un conjunto de pensamientos y sentimiento incontinuos e inconstantes en mi mente. Secuencias de pensamientos rotos y emociones troceadas, que no llevan a ninguna parte, sensaciones, dolores, placeres y olores sin sentido que aparecen etéreos y se van como vinieron.

Vaya mundo nos ha tocado vivir. Qué bonita la Navidad, si fuera nuestro reflejo de niño en una bola amarilla del abeto. Qué grandes las ilusiones del principio de los veranos de adolescencia. Qué futuro. ¿Por qué ahora se ha cerrado? Mejor ¿por qué, nos lo han cerrado? ¿Podremos abrirlo aunque sea a cabezazos?

La vecina ha tirado de la cadena. Me mece el agua en mi colchoneta, una ola casi me tira de ella. Mi madre me llama para ponerme crema. Felicidades has ganado la competición. ¿Me ha servido de algo? Tú sabrás. Toco el piano, lo intento. Ya, terminé el Cou. ¿Qué hacer? Quiero pensar. Mi primer coche era una Renault cinco verde… básico, muy básico. La mili ya sé, voluntario. Cuanta libertad para poder ¿vivir?, que lejos quedan esas soledades de juventud. Dónde estuvieron escondidas o huidas las mujeres, que anhelaba. Eres un tirador de primera… ¿quieres entrar en el equipo de competición? No se me perdió nada en un túnel de tiro. Y bucear no puedo, tengo sinusitis. Noviembre, ha muerto estoy de guardia. Se va a armar. Llamada del Capitán: – “Cerrad puertas y armas en prevengan.”

Dónde estuvieron escondidas o huidas las mujeres, que anhelaba
Dónde estuvieron escondidas o huidas las mujeres, que anhelaba

“Ausente has estado mucho tiempo. Con escribir en libertad me sobra, no necesito mentirosos de más. Ahora ya no te necesito, como con veinte. Las erecciones no son tan fuertes, ni habituales”

Deja ya de compadecerte de ti mismo, lo oí en una película americana. Ellos podían, bueno algunos como en todas partes. Vaya teléfono portátil, parece el zapatófono de Maxwell Smart. Nunca fui un temible operario del recontra espionaje. Tampoco era tan malo lo anterior al setenta y ocho, por lo menos para mí. Por qué me has abandonado padre. Bill Rot dos, operación UCI, locura persecutoria. Mi madre bien por el momento. Democracia, Demo cracias a Dios. Ojalá lo fuera, aunque solo a veces. ¡Que piensas mal hombre! Qué pequeñitos son aún mis hijos. Y no: “no digas tonterías” me dice mi esposa. Invasión silenciosa. Mi cultura, mi libertad ¿dónde vais a acabar? Y porque no voy a decir sandeces. Buenos días vecino, ah¡ feliz Navidad. Ayúdame papá con este trabajo de la uni. Todos las dicen, mi vecino también, idioteces. A esto se reduce todo. Somos mortales y desvalidos. Y una mierda para los débiles, NO. Solo, no, no lo estamos pero estaremos. Pobres, cada vez más. La una del mediodía. Lo sé he oído una campana…No, quizás era el horno microondas. Los buenistas me comen el oído… ni puto caso. Buenos día amor. Ausente has estado mucho tiempo. Con escribir en libertad me sobra, no necesito mentirosos de más. Ahora ya no te necesito, como con veinte. Las erecciones no son tan fuertes, ni habituales… No disfruté de la juventud. No queda tiempo. Que grande y alto era el árbol votivo de la casa de mamá. Como me hubiera gustado que una niña de quince o dieciséis me hubiera querido. Cuantos días de juerga acabada en inconsciente borrachera. Un principio de año dormido tirado en un sofá cualquiera. El olor del desinfectante en el jardín de la casa. El aire que llega con olor a madera quemada en áfrica. Las olas de invierno. Las playas nevadas de El Havre.

Recuerdos, no, no quiero más recuerdos. ¡Que frío!. Solo deseo vivir el tiempo que me roban. La ropa está tendida. Las horas pasan, Los minutos caen. Un pajarito se ha posado en la barandilla del balcón. La vida es un precipicio absurdo. ¿Por qué?. “Llueve, puerco gobierno”, dicen en Italia. Llueve gracias a las nubes, había sequía. Tal vez con razón. He pinchado vaya contrariedad. A la vejez viruelas y menos dinero cada vez. “Llama al RACE”, “ya no soy socio, tuve que recortar”. Que expresión más ajena a mi, pero íntima y familiar. La guardia civil… Gracias a Dios. Viva el año nuevo. No seas imbécil. Me veo en la bola roja del árbol de Ayala. Son populistas comunistas. Todavía está mi abuela, se refleja detrás de mi. Una hermana que no aguantó la vida. Y Thor, y Polo mis perros lejanos. Pobre madre. Yo sigo siempre fui junco, me doblo pero no me quiebro. Bajo un alcornoque enterrados. El carro con el burro. Vacaciones, la era de El cubillo. Tengo que comprar otro bolígrafo. ¿Cuándo se te ha gastado un bic? Joder a mi sí.

Mi abuelo, vacaciones. Donde quedó tu amor niña lejana. Donde está mi seguridad. Donde la estabilidad de los años setenta. Suena una música, mi hija canta. Donde están los bajos de Azca. Bilboard Pub. Ahora la guitarra la toca mi hijo, es un crack. El sabor de la mostaza que tomo directamente dejando caer el chorro en la boca. Es todo competencia. Política, Mierda, sí un zurullo enorme me sale y suena en el agua del wáter. Mi padre ha caído y se desangra. Mely no cayo, salto al vacío… Anhelo la cuna, esas blancas por dentro. Lo veo caigo, ¡que horror de muerte! Feliz Navidad. Ahora el abeto es de plástico. Feliz año nuevo. Su hermana se ha tirado desde un quinto, está muerta, mamá, mamá… sigo vivo, soy culpable por vivir. Acaba de pasar un coche. Echo de menos los familiares que no están. No te figuras lo mal que pinta el futuro. Sí que sea feliz.. Tu dibujo es bueno, mujer, por qué no te valoras. Lloro por dentro. ¿Ha valido la pena?. ¿A esto se reduce vivir?. Si, parece que sí. Y parecía tan difícil… Feliz Navidad, solo era eso: Celebrar la familia.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario