Sobre el carácter, el clima, y los protagonistas de Cumbres Borrascosas

Generalmente, tenemos el convencimiento que el paisaje, el clima, el entorno ambiental que nos rodea, influye de forma decisiva en nuestro carácter. Parece que las personas que viven en zonas donde los días grises se suceden en el tiempo sin que apenas el sol asome durante unas horas al año, son, por norma, serias, severas, poco dadas a la broma, que viven generalmente encerradas en su ego particular, tienden a la exageración en su comportamiento social, y suelen ser proclives al fetichismo o a un puritanismo exacerbado. Por el contrario, aquellas otras que viven los cuatros estaciones del año, con los días justos de cielo entoldado, y el hábitat que les rodea es esplendoroso, se sienten con espíritu jovial, la chanza les estimula, son extrovertidos, sus hábitos sociales no les condiciona más de lo justo, y son reacios a meigas o a caer en falsos cacareos de un credo.

Leer más