Eduardo Zaplana y los sectarios con empleo y sueldo público de especial responsabilidad. Por José Crespo

Eduardo Zaplana.
Eduardo Zaplana.

“La magistrada María Isabel Rodríguez Guerola se ha empeñado en mantener en prisión provisional a Eduardo Zaplana, en contra de los informes médicos que confirman que está en riesgo su vida”

¿Se acuerdan cuando Pacho “Nadie” dijo aquello de que “lo importante es que Iñaki no se muera” refiriéndose a un criminal, e incluso a aquel ministro que también  lo bordó diciendo que si no se liberaban aquellos otros terroristas sería prevaricación?

Antes de nada quiero decir que no siento simpatía por defraudadores o presuntos delincuentes sean del color que sean pero estoy sorprendido ante la actitud de la juez que machaca a Zaplana hasta la muerte.


Me explico, la magistrada María Isabel Rodríguez Guerola se ha empeñado en mantener en prisión provisional a Eduardo Zaplana, en contra de los informes médicos que confirman que está en riesgo su vida, dada la grave enfermedad que sufre, una leucemia. La clínica estadounidense MD Anderson, de Texas, advirtió de peligro de muerte si permanecía en prisión. La afirmación de los médicos americanos estremecía: una recaída en su enfermedad es “mortal en el 100% de los casos”. Y ese riesgo de recaída se multiplica en la cárcel.

Acta del Consejo General del POder Judicial por la que concede prórroga de licencia por razón de enfermedad a María Isabel Rodrígue Guerola
Acta del Consejo General del Poder Judicial por la que concede prórroga de licencia por razón de enfermedad a María Isabel Rodrígue Guerola

“Lo que resulta curioso es que la juez también tuvo una grave enfermedad y este mismo sistema le permitió pasarla en su domicilio, durante año y medio”


Estremece el hecho de que Eduardo Zaplana diga que reza todos los días pidiendo la muerte le alivie. No son pocos los profesionales de la Sanidad y la Justicia que recomiendan que pase sus últimos días en su casa acompañado de su familia, como permite el sistema.

Lo que resulta curioso es que la juez también tuvo una grave enfermedad y este mismo sistema le permitió pasarla en su domicilio, durante año y medio, con sus seres queridos, mientras todos le seguíamos pagando el sueldo

 

 

.
Esa injusta, inhumana y perversa juez está apoyada por el fiscal Pablo Ponce Martínez, que igualmente merece ser estudiado en su sectarismo.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario