Ya han conseguido su objetivo, se han cargado a Rajoy y ahora qué

Mariano Rajoy el hasta ayer presidente del gobierno de España, ha salido derrotado de la moción de censura
Mariano Rajoy el hasta ayer presidente del gobierno de España, ha salido derrotado de la moción de censura

“En su última intervención como presidente del gobierno en el Congreso de los diputados, Mariano Rajoy, hizo una de las mejores intervenciones que se recuerdan desde que es parlamentario”

Mariano Rajoy el hasta ayer presidente del gobierno de España, ha salido derrotado de la moción de censura planteada por el secretario general del PSOE Pedro Sánchez, que ha contado con el apoyo de los partidos independentistas catalanes, Compromís, Podemos, Bildu y PNV, conformando una mayoría absoluta con un total de 179 votos de los 350 diputados que integran el Congreso.

En su última intervención como presidente del gobierno en el Congreso de los diputados, Mariano Rajoy, hizo una de las mejores intervenciones que se recuerdan desde que es parlamentario, con un discurso lleno de fuerza, razón y corazón, desmontando todos y cada uno de los argumentos expuestos por los proponentes de la censura, quienes únicamente, han cumplido con su objetivo: echar a Rajoy sin programa de gobierno, sin planes de futuro y con unos compañeros de viaje que tienen el dudoso honor de formar parte de esos que han violentado la Constitución o pretenden disgregar otras regiones de la nación española.

Ya han conseguido su objetivo, se han cargado a Rajoy y ¿ahora qué? La sociedad española a la que tanto le ha costado conseguir una recuperación económica, después de que casi estuviéramos en la ruina, la que ha sufrido tanto por los asesinatos de ETA, dejando un reguero de víctimas y familias truncadas, así como cargos públicos que en el P,Vasco y Cataluña han trabajado con toda la honradez que han podido a pesar del acoso de quienes no les consideran ni buenos ciudadanos, ni personas que merecen una convivencia en paz por sentirse españoles, ven como un señor, secretario general de un partido que se llama constitucionalista, con tal de llegar a la Moncloa, no tiene el pudor democrático necesario para escoger a los compañeros de viaje adecuados para gobernar, que cuando no son los electores a través de unas elecciones generales, son partidos democráticos que respetan la ley, pero sobre todo la ley de leyes, nuestra Constitución, algo que en la situación del nuevo gobierno, no se cumple, porque que alguien me diga, si ERC, J x SI, BILDU,

Podemos e incluso el propio PNV, son partidos que garantizan una estabilidad democrática y una convivencia pacífica a esta España nuestra. Lamentablemente, hay que decir que, en este país, la política ha perdido la cordura del servicio al interés público, para convertirse en algo alejado de los ciudadanos, lleno de intereses personales o partidistas, que haciendo de su capa un sayo, no miran por los deberes que realmente debe asumir un político al servicio de la sociedad, sino que únicamente se preocupan de la consecución del poder por el poder.

Con Bildu, con PNV, con ErC, con PdCat, con Podemos ...
Con Bildu, con PNV, con ErC, con PdCat, con Podemos … Y ahora qué.

“A lo largo del día de ayer la sensación de pánico social era brutal, la preocupación de los ciudadanos era enorme por cómo se puede desarrollar la convivencia en un futuro. Y ahora qué”

A lo largo del día de ayer y basta comprobar las opiniones de las redes sociales, no por el hecho de que sea Rajoy el desalojado, que también, sino por las perspectivas de futuro que se vislumbran con semejantes actores gobernando España y por quienes les apoyan, la sensación de pánico social era brutal, la preocupación de los ciudadanos era enorme por cómo se puede desarrollar la convivencia en un futuro y lo prometo, algunas personas me decían en comentarios privados, que tenían miedo, como es el caso de varios seguidores míos, residentes en el País Vasco, especialmente en las zonas rurales que no paraban de preguntarme ¿Qué va a pasar Eugenio? ¿Para esto hemos luchado tanto sacrificando nuestras vidas defendiendo España y la Constitución, y luego, un candidato a la presidencia del gobierno, acepte los votos de Bildu? Sinceramente, yo no sabía responderles, aunque intentaba tranquilizarles, porque la serenidad y la sensatez son importantes, pero, pienso igual que ellos.

Por otro lado, están los que nos han venido de regeneradores y los que nos han anunciado una nueva política y se convierten en algo así como nuevos profetas de la democracia. ¿Qué han hecho para evitar esto? Nada, simplemente, habla, hablar y hablar y mostrarnos a chicos y chicas estupendos, guapos que no han sido capaces de dar la cara ante la sociedad o ayudar a un gobierno como el de Rajoy a salvar una situación, porque solo han querido, quieren y querrán alcanzar el poder, aunque no sabemos de su capacidad para gobernar la comunidad de vecinos, porque ¿dónde han gobernado?

Basta ya de populismos, encuestas cocinadas con stralux y palabras grandilocuentes, cuando estamos en una situación delicada en España, en la que nuestra unidad puede estar en juego, nuestra economía susceptible de volver a la ruina y nuestra convivencia deteriorarse a pasos agigantados. ¡Señores, ya tenemos malas experiencias en el pasado! A trabajar por la libertad y la democracia y aquellos que concebimos una España desde una óptica de centro derecha, ni avergonzarnos de serlo, unirnos en lo posible y a volver a recuperar la fuerza de la razón, sin la razón de la fuerza, porque ESPAÑA ES LO UNICO IMPORTANTE.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

Deja un comentario