Fumad, fumad malditos. Por Vicky Bautista Vidal

Lauren Bacall
Lauren Bacall fuma que te fuma

“¡Y no te quejes fumador! por que ya te advertimos con horribles fotografías en cada cajetilla, acerca de lo dañino que es el tabaco”

Querido fumador: Me alegraré que, a recibo de esta, todavía, te encuentres bien.

Permíteme que me ría en tu cara un ratito y que te felicite las fiestas que tan bien voy a pasar yo e innumerables responsables de la industria del tabaco, gobiernos y otros, que, a costa de tu silencio, vamos a llevarnos a la saca millones y millones de dólares, euros y toda clase de moneda mundial.

¡Y no te quejes fumador! por que ya te advertimos con horribles fotografías en cada cajetilla, acerca de lo dañino que es el tabaco a causa de la cantidad de venenos con los que lo fabricamos.

Tendrás en cuenta el mucho dinero que nos gastamos en avisarte y en publicidad encubierta, para que tú, ¡oh imbécil!, sigas envenenándote a ti y a otros con el humo de nuestras excrecencias.

Ya sabemos que todos esos millones deberían servir para purificar el tabaco y convertir los cigarrillos en lo que fueron otrora: hierbas secas “Nicotiana Tabacum”. Pero piensa, hermoso, que aún con el gasto, nos sale infinitamente más barato seguir envenenándote con tu aquiescencia, que aquí, no se hace nada que tu no sepas.

Te agradecemos tu silencio y consideramos que eres el núcleo de población más manejable en la humanidad tarada, puesto que asimilas y defiendes que el tabaco es muy malo pero que no puedes dejarlo, cosa de la que también nos hacemos cargo nosotros con algún ingrediente extra que también vas a aceptar.

Te agradecemos estas fiestas que sigáis ignorándonos y que todavía, ninguno, hayáis lanzado contra nosotros los caballos desbocados de la protesta y la reivindicación. Al menos la pregunta clave: ¿Por qué se incluyen en el tabaco substancias realmente dañinas?…

Es por eso, por lo que creemos, idiota, que también entre la curiosa masa de algo que fumáis, pudiera ir, además, algún ingrediente que tuviera que ver con partes desconocidas del cerebro donde, hipotéticamente, se estimulará la tolerancia enfermiza. De otra forma, es casi imposible que ninguno se haya preguntado a qué se debe que se siga fabricando el tabaco con innumerables substancias venenosas y que no se haya luchado desde ninguna parte para erradicarlas, y sí se tolere la enorme hipocresía de las fotos espantosas con las que se amenaza, encima, desde cada cajetilla al fumador.

Miguel de Molina fumando
Miguel de Molina fumando

“¡Fumad, fumad, malditos! Un saludo y felices fiestas. Industrial tabaquero enmascarado”

No hay ni gritos ni manifestaciones ni defensores… Nadie a la puerta de nuestras fábricas. Ninguno pidiendo cuentas desde las temibles redes sociales…

Es por ello por lo que, desde aquí, alguno de nuestros cubículos extra lujosos, os enviamos nuestra burla y nuestra mofa a la vez que nuestro agradecimiento, y os animamos con la promesa de que vamos a seguir envenenando el tabaco, porque, al fin y al cabo, ninguno, os sentís ofendidos ni perjudicados por nosotros sino por una entelequia abstracta que no os parece que lleve detrás la intromisión del hombre.

¡Fumad, fumad, malditos!

Un saludo y felices fiestas.

Industrial tabaquero enmascarado.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario