Guillermo F. Vara: Del notario en 2015 a la funeraria en 2019. Por Lola Izquierdo Mora

Guillermo F. Vara
Guillermo F. Vara

“Mis paisanos, confiados y buena gente como nadie, creyeron esta puesta en escena y teatro de Guillermo F. Vara y, con el apoyo de Podemos, volvieron a hacerlo presidente”

De todos es sabido que Guillermo F. Vara basó su campaña electoral de 2015 en “compromisos ante notario”. Esto, que no era más que marketing puesto que no tenía validez alguna, le dio a Guillermo F. Vara la oportunidad de embaucar una vez más al electorado extremeño. Como sería el nivel de credibilidad del personaje que tuvo que recurrir al notario, a “quien da fe de lo que uno hace o declara”. Mis paisanos, confiados y buena gente como nadie, creyeron esta puesta en escena y teatro de Guillermo F. Vara y, con el apoyo de Podemos, volvieron a hacerlo presidente.

Lo hubiera dado por bienvenido si Guillermo F. Vara hubiera cumplido con su palabra, con su firma ante notario y con los medios de comunicación que siguieron cada paso de esta pantomima. Pero mintió. Ni cumplió ni se fue como dijo que haría si incumplía alguna de sus promesas porque muchas de aquellas “60 Medidas para el cambio” están dormidas y olvidadas. Valgan como ejemplos: la inyección de 150 millones de euros que invertiría en un Plan de estímulo de la economía y empleo local, mantener el gobierno con 5 consejerías, la elaboración de una ley de emergencia social de la vivienda (en el Constitucional) o la promesa de un político, un cargo. No me resisto a recordar su afirmación de que los jóvenes extremeños emigrados volverían a casa en esta legislatura. La realidad es que 200 chicos salen huyendo de esta Extremadura presidida, dirigida y gobernada por Guillermo F. Vara. Siguiendo con las promesas incumplidas, el actual director general de la Cexma no ha ganado ningún concurso público; ha sido designado por la Asamblea a propuesta del PSOE ya que la anterior dimitió por no soportar las presiones a las que estaba siendo sometida y, además, nunca sabremos el coste de dinero público que ha supuesto la admisión de esa renuncia. La desaparición del Consejo Consultivo fue un engaño en toda regla. Molestaban los miembros, su presidente y creó otro órgano denominado “Comisión Jurídica” que hace las mismas funciones y tiene el mismo coste. Eso sí, nombrado por él.

“Para algunos políticos, el ejercicio de la política se ha convertido en un mero espectáculo, en estrategias centradas en conseguir votos utilizando lo que sea necesario”

Para algunos políticos, el ejercicio de la política se ha convertido en un mero espectáculo, en estrategias centradas en conseguir votos utilizando lo que sea necesario; si es un notario, también. Si hace falta tocar los más bajos instintos humanos, se le hace hueco. Lo importante no es la calidad de vida de los ciudadanos; el objetivo es conseguir el poder a toda costa.

No sé si cualquier tiempo pasado fue mejor. Lo que sí afirmo con toda rotundidad es que aprendimos que un servidor público se dedicaría, en cuerpo y alma, a cumplir el programa electoral que le brindó la victoria por ser un contrato con los ciudadanos que le dieron su confianza.

Aprendimos, también, que asumiría las obligaciones de su cargo, teniendo por bandera el bienestar general y que serviría, con dedicación y entrega, para el cumplimiento de sus compromisos. Aprendimos que se promete o jura cumplir y hacer cumplir la ley: ese es el primer compromiso ético de un gobernante. Pero tampoco lo vemos porque, para sacar adelante lo que les interesa, juegan con la ley (por no decir que hacen trampas) para hacer nombramientos, crear instituciones, empresas públicas, adjudicar obras….

El nivel de los políticos en ejercicio en España en general y, en Extremadura en particular, es manifiestamente mejorable. Se perdieron todos los valores; el más significativo: que ni ellos mismos se respetan.

 “Una legislatura que empezó en 2015 ante notario y que ha acabado en la funeraria porque ha sido inútil para los intereses de los ciudadanos extremeños”

El conseguir ser presidente por segunda vez supuso para Guillermo F. Vara una recuperación del poder pero no para hacer grande a Extremadura. Si ese hubiese sido su objetivo habría actuado con generosidad hacia su opositor por el bien de los ciudadanos, hubiera integrado a todos en su “supuesto” proyecto, hubiera evitado abrir heridas y promovido trabajar todos unidos por los extremeños. Su actitud incumplidora, hostil hacia el contrario, sectaria con algunos medios de comunicación que nos atrevemos a cuestionarle, traidora a quienes confiaron en “su palabra” (en las horas lectivas de clases de Religión, por ejemplo), su boicot al progreso de ciudades que no votan PSOE (Almendralejo)…. evidencian que su objetivo, al llegar a la presidencia de la Junta por segunda vez, era quitarse la espina de 2011, vengarse del PP que lo mandó a la oposición, enchufar a sus ayudantes (caso empresa pública arruinada Gisvesa), aniquilar al contrario (negociando PGEXT 2018 con Podemos) y, mientras, Extremadura sigue sin rumbo. Y no lo digo yo, lo demuestran sus hechos, sus actitudes y todos los índices socioeconómicos de Extremadura. Una legislatura que empezó en 2015 ante notario y que ha acabado en la funeraria porque ha sido inútil para los intereses de los ciudadanos extremeños. Segundas partes nunca fueron buenas; ésta ha sido letal para nuestra tierra.

Share on Facebook97Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Lola Izquierdo Mora

Lola Izquierdo Mora

He estado trabajando toda mi vida y como madre de tres hijos y como empresaria de la comunicación en Almendralejo y Tierra de Barros, rechazo los movimientos sociales y políticos que dirigen el qué tenemos que decir las mujeres. Soy directora de COPE ALMENDRALEJO, el programa diario de opinión LA REBOTICA consiguiendo mantener el liderato de audiencia y el periódico local con 20 años de existencia "LA CAPITAL DE TIERRA DE BARROS".

Deja un comentario