Ante las elecciones los partidos de izquierda no hacen más que vociferar estupideces. Por Rodolfo Arévalo

La próxima secretaria generala. Por Linda Galmor
La próxima secretaria generala. Por Linda Galmor

“Ante las elecciones los partidos políticos en general, más los de izquierda no hacen más que vociferar desesperadamente estupideces”

Ante las elecciones los partidos políticos en general, más los de izquierda no hacen más que vociferar desesperadamente estupideces, muchas de ellas sin base real a la que agarrarse. Pueden usar esta feria del pim, pam, pum, verbenero y de rebajas intelectuales porque se dirigen a un pueblo bastante inculto en general, que no solo no es consciente de todo lo que le falta por saber, si no que a veces hace hasta gala de ello.

Recuerdo un periodista que decía que desde que salió de la universidad no había vuelto a leer un libro. Será que no encontró, nada mejor que leer que sus apuntes, pues nada él sabrá. Es una vergüenza que esto ocurra en un país en el que los políticos se vuelcan para que la gente, el pueblo llano pueda ingresar en la universidad. Eso independientemente de que sirvan para estudiar o no. Por eso, lo que no sabemos es, exactamente, para qué visto el nivel medio de los licenciados.

Hubo un tiempo en que la universidad era la diferencia entre el interesado en saber y el resto de personas, saber universal, una utopía pero que por lo menos se intentaba seriamente, que sí, que también era porque había quien tenía que trabajar y no podía estudiar. Pero hoy día el que no quiere estudiar ya deja su educación mucho antes al acabar la enseñanza superior obligatoria. Hay mucha gente que lo hace, parece que dicen, ¡uy! Esto de estudiar requiere mucho esfuerzo y no estoy por la labor. ¿Cuántos vuelven luego a coger los libros tras cumplir lo veinticinco? Muchos, por algo será. Por otra parte hay muchas otras personas que se decantan por hacer estudios hasta la selectividad, para tener luego acceso a la formación profesional de segundo grado y poder trabajar en un mundo en el que sobran titulados superiores y faltan técnicos, quizás estos sean los más clarividentes. No por ser titulados medios tienen porqué ser más estúpidos que un licenciado superior, estamos hartos de verlo. Para acceder a la universidad, no basta con tener memoria, porque sí, algunas carreras son cuestión de codos, pero si el individuo que los inca no es inteligente a duras penas llegará a nada.

“A la vista está que en cualquier parte puedes encontrar gente poco inteligente, sin ir más lejos en el Congreso de los Diputados”

Muchos licenciados se quejan de que no encuentran trabajo, y pregunto ¿no es que serán muchos para la demanda? O también ¿han sacado la licenciatura siendo de los mejores o se han quedado en un quiero y no puedo? Para ocupar un puesto superior de responsabilidad hay que valer y tener una inteligencia muy superior a la media. Pero a la vista está que en cualquier parte puedes encontrar gente poco inteligente, sin ir más lejos en el Congreso de los Diputados. Aquí deberíamos estar hablando de la “creme de la creme” de la cultura y el saber social. Es duro decirlo, pero muchas veces vale más ser inteligente, como lo era Amancio Ortega que creó un imperio de la nada, que tener títulos y tener un cociente intelectual de cien justito.

Al parecer muchos de nuestros políticos, flamantes licenciados algunos con labor de cátedra no numeraria e incluso másteres en su especialidad o incluso doctorados, demuestran o que han estudiado de aquella manera o realmente no han adquirido un mínimo saber y solo son listillos que con cuatro chascarrillos intentan engañar a ese pueblo que, no sabe nada de nada por desmotivado o vaya usted a saber porqué. Me inclino a pensar que es porque el esfuerzo personal de adquirir cultura con la lectura requiere más motivación e interés, que hablar con las vecinas de los trapitos, los hijos o el trabajo. Los hombres, por su parte, porque en vez de cultivarse prefieren hablar o ver el fútbol, droga social donde las haya, dejarse llevar. A falta de este idiotizador, hablar de los culos de las hembras que les rodean, y de sus “hazañas” sexuales, generalmente falsas… Vamos algo de andar por casa.

“Muchas personas no son conscientes de las mentiras que les venden, sobre todo desde la izquierda, un mundo feliz, que se consigue sin esfuerzo renunciando a nuestra libertad”

Esta es la razón por la que muchas personas no son conscientes de las mentiras que les venden, sobre todo desde la izquierda, un mundo feliz, que se consigue sin esfuerzo renunciando a nuestra libertad en donde todos tendremos de todo. No, desengañaros, la vida es competencia y suerte, el que gana se lleva los premios gordos, los de “Petete” y los demás. El resto sobrevivimos que ya es bastante. No existe un listín o un listón, existen los listones que engañan cuanto pueden para de una manera no muy limpia sacar ventaja. En principio nos va a dar igual quién salga en las elecciones, porque mientras que no sean partidos totalitarios, que os hagan perder la democracia y la libertad, vuestra vida no va a cambiar sustancialmente. La vida cambia sustancialmente solo con el esfuerzo, la competencia, o la suerte en algún tema profesional o intelectual, y la fuerza de voluntad.

Así que me gustaría que dejáramos de ser engañados por los ritornelos falsos y retorcidos de los mundos felices como el de  “TODAS PODEMOS” y estupideces por el estilo, también ahora muy en boga en el otrora más centrado grupo socialista actual español. El mundo es como es, porque los seres humanos somos como somos. Los primeros en ser como son, son los políticos que venden burras que no andan. Y no andan, porque el mundo es un camino estrecho en donde las normas están constreñidas dentro de una manguera por la que circulamos y quién se sale de ella demasiado, a derecha o izquierda, queda fuera del torrente global que tira para delante. El que sale de ahí se estanca y se pudre. ¿Hablamos de Venezuela? No sé si lo he explicado bien o no, pero no lo puedo contar mejor, no sé. ¿Es bueno no saber? no sé. Pero a veces, es más feliz quién menos sabe, pero no por tonto, sino por decisión propia.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario