El negocio de la salud: Entre las alimañas no existe la especulación. Por Vicky Bautista Vidal

El negocio de la salud
El negocio de la salud

“Nadie se da cuenta de que todo es mucho más trágico de lo que parece. La muerte es cotidiana y multitudinaria”

Cuando se observa una gran multitud, nos llega a parecer una sola cosa, una masa unida donde no se distingue al individuo. No obstante, cada punto es una individualidad aislada que siente, sueña, espera y muestra alguna cualidad. Cada partícula de ese gran ser carga con su vida y con su historia.

Vociferamos aquí y allá. Y la masa se mueve en una vida que se piensa en general que podría ser peor. Nadie se da cuenta de que todo es mucho más trágico de lo que parece. La muerte es cotidiana y multitudinaria, pero la multitud no nota la falta de sus partículas.

Tan solo en el círculo más cercano del afortunado inverso, al que le ha tocado esa lotería siniestra, se advierte la tragedia de uno y la miseria de muchos. Infinidad de dolencias sirven para aligerar un poco el peso del globo, y en realidad, hay poco interés por aliviarlas o erradicarlas. De hecho, se tiene más interés por la muerte que por la vida.

El dinero, rey del mundo, es el único gobernante sobre cientos de millones de inocentes, que son los que, como siempre, están a verlas venir. El mundo no se ha hecho para ayudar a sus habitantes. Se ejercita la cínica costumbre de celebrar el día de enfermedades tremendas y se quiere hacer aparecer a los enfermos como super héroes estupendos, cuando en realidad, no son ellos los que tienen que hacer el teatro de presumir a ver quién aguanta el mal con mejor actitud, sino recibir el tratamiento adecuado; y lo único digno de celebrar seria la curación de la enfermedad.

“La gente enloquece y se pinta de rojo y va a defender a los toros. Se mete en una lancha y se pone delante de grandes barcos para evitar que contaminen el planeta”

La gente enloquece y se pinta de rojo y va a defender a los toros. Se mete en una lancha y se pone delante de grandes barcos para evitar que contaminen el planeta… Se especula y se pontifica sobre política. Los pueblos luchan por su religión, los que lo hacen, y proporcionan a cambio opresión, violencia y falta de libertad para muchos de sus individuos. La gente muere y nace.

Pero nadie piensa en cómo se están dando en estos tiempos los asesinatos de masas más grandes de la historia. Las personas caen como moscas porque el mantener la vida cuesta dinero, demasiado dinero para la mayoría. Entonces se derrumba el entramado y caen todos los escenarios.

Las grandes empresas farmacéuticas promocionan los medicamentos ya descubiertos y salvadores a precios tan desorbitados que los no afortunados, la mayoría, se van de la vida llenos de dolor y rabia.

Creo que el aspecto más miserable de la humanidad, no son las guerras, con serlo tanto. No solo se pone precio a la vida y al sufrimiento de niños y adultos, sino que se impide la libre elección de medicamentos. 

“En el negocio de la salud, empresas han llegado a registrar hierbas que proporciona la Naturaleza tan solo para quitarlas de la circulación”

Empresas han llegado a registrar hierbas y otros productos que proporciona la Naturaleza
tan solo para quitarlas de la circulación. Otros, han comprado a precio de oro fórmulas que se decían resolutivas para curar el Cáncer y otros males. Y después los han retirado de la circulación por que da mucho dinero el negocio de la quimioterapia y de las medicinas paliativas.

Pero nada de matar a la gallina de los huevos de oro. Mejor entretenerla. No es productivo que se cure, pero dejaremos que se mantenga en la enfermedad a precio de oro. Se descubren soluciones para enfermedades con menos enfermos, pero se venden a precios exorbitantes por lo que el gobierno no se hace cargo y las familias no pueden permitirse salvar la vida de su ser querido. La náusea crece y parece que va a ahogar al testigo.

No existe el verdadero amor en este raro mundo. Los dioses miran para otro lado y las lágrimas no se dejan asomar por debajo de la puerta de los afectados. Tener que cambiar la propia vida y la de nuestros hijos por dinero, tanto dinero que pocos pueden. Conocer que existe la cura de tal o cual enfermedad hace muchos años, pero que duerme en la caja fuerte de alguna gran empresa del medicamento, encoje el espíritu y congela el alma.

Alguno, partidario de ideologías políticas caducas, critica cínicamente a “Amancio Ortega” por que se gasta parte de los millones que gana honradamente en regalar a la Seguridad Social costosas máquinas para tratamientos complicados de enfermedades gravísimas. Conocemos que, en Andalucía, alguna de estas máquinas, por lo menos hasta hace poco, ha dormido el sueño de los justos por que a algún pelele político le molestaba el regalo del “ricachón” que, trabajando y pese a estar en españita, que no España, amasó una enorme fortuna.

“El hombre es un lobo para el hombre”: Frase un poco manida y no demasiado buena en la comparación: El lobo es mucho mejor que el hombre y no es sanguinario ni injusto con los miembros de su manada. El hombre además de lobo resulta un tiburón, una urraca, una hiena, para sus iguales.

Aun otra diferencia respecto al mundo humano y el animal: Entre las alimañas no existe la 
especulación.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario