Irene Montero en el blanco y negro de los años cuarenta y la Inteligencia oculta. Por Vicky Bautista Vidal

Los inscritos e inscritas han decidido: El Monstruo del Mercadona es elegido tutor - comisario educacional de la prole del matrimonio Ceaucescu. Por Linda Galmor
Los inscritos e inscritas han decidido: El Monstruo del Mercadona es elegido tutor – comisario educacional de la prole del matrimonio Ceaucescu. Por Linda Galmor

«Mi amiga Chechi no sabe, ni yo tampoco, donde tiene Irene Montero en el blanco y negro de los años cuarenta su inteligencia ni de qué tipo es»

A la señora portavoza le favorecen los grises y los medios tonos. No la visualizo en color. Parece hecha para fotografías en blanco y negro, como de los años cuarenta. De presencia algo desvaída, nuestra actual dirigente en la sombra de Podemos, Podemas, Unidas… etc. oculta una inteligencia vital ciertamente envidiable.

Mi amiga Chechi me comenta:

– Los mediocres estamos contentos después de enterarnos de que hay muchos tipos de inteligencia; y que nosotros, seguramente tenemos alguna especial en algún lugar oculto-.

Mi amiga Chechi no sabe, ni yo tampoco, donde tiene Irene Montero en el blanco y negro de los años cuarenta su inteligencia ni de qué tipo es. Quizá se encuentre en su manera de aceptarse sin perjuicios y en la facilidad para catalogarse a sí misma sin el más mínimo complejo.

Puede ser que la señora de casoplón, no tenga muchas luces lingüísticamente hablando, que se exprese ramplonamente según catálogo de su formación, pero, así, en blanco y negro, ha sabido llegar al líder y apropiárselo, hasta el punto de que ha conseguido que este cambie el nombre a la formación se deshaga del último favorito: “Echenique” y la inserte como segunda y suplenta.

No sé si es apropiado buscarle donde guarda su inteligencia particular, pero que estar, está. Dudo entre temer por la permanencia del líder nada más o esperar a que salga a la luz, ya de una vez, que el segundo es él.

No perdamos de vista a la doña, que ahora, desde su trono en “Unidas podemos” dice que unas hipotéticas “ellas” son garantía de frenar a las derechas. Miedo sí que da.

Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Un comentario sobre “Irene Montero en el blanco y negro de los años cuarenta y la Inteligencia oculta. Por Vicky Bautista Vidal

Deja un comentario