De gays, lobbies, colorines y parafernalias ideológicas. Por Vicky Baustista Vidal

De gays, lobbies, colorines y parafernalias.
De gays, lobbies, colorines y parafernalias.

«El Sexo, es decir, el mecanismo reproductor de la vida, y sus artífices, han sido lo más manipulado; aunque para el mal»

La Naturaleza tiene deslices que la razón no entiende. De esos deslices se aprovecha esa desconocida fuerza que ha empujado a la humanidad a equivocarse y cometer los más terribles disparates y crímenes a lo largo de la Historia conocida.

El Sexo, es decir, el mecanismo reproductor de la vida, y sus artífices, han sido lo más manipulado; aunque para el mal, que es el no bien, ha resultado la herramienta perfecta, antes incluso que la manipulación de las religiones, para enfrentar, condenar, utilizar y mover a las generaciones al abismo de la estupidez de raza.

La Biblia habla de un primer hombre y una primera mujer de los que surgieron los billones de personajes, en este momento vivos o muertos, que han dado la tabarra respecto a los sexos, enfrentándolos siempre con el fin: el fin es claro, anular toda unión y dificultar un mecanismo indispensable para que, ellos mismos, hayan podido ser reproducidos. Pues, con el fin, decía, de crispar… ¡Anda!, ¡Como Zapatero! El Bien une, el Mal, separa: Este último crispa, enciende hogueras y es altamente inflamable.

Lobbies gays que no son sino una variante de ese desorden primitivo que busca el enfrentamiento
La Bardena roja o Lobbies gays que no son sino una variante de ese desorden primitivo que busca el enfrentamiento

«Durante eternidades, infinidad de marionetas han seguido el juego siniestro creyendo que eran ellas de donde salía el horror»

Durante eternidades, infinidad de marionetas han seguido el juego siniestro creyendo que eran ellas de donde salía el horror sin advertir los hilos que las movían.

Por orden, la rueda del casino del espanto vital ha girado deteniéndose cada vez en un número, para que todo esté repartido y no se note tanto ese “crispar” cíclico que proporciona guerras, persecuciones, intolerancias: imprescindibles para alimentar hogueras.

¿ésto es orgullo gay?
¿ésto es orgullo gay?

«Un colectivo al que le arrebatan de un solo golpe de taconazo la respetabilidad y la normalidad, dejando al mundo de los gays bastante denostado»

De la guerra de sexos han surgido afluentes y se han buscado especificaciones para incluir en el enfrentamiento a todo aquel que, por esas imprecisiones que la Naturaleza presenta a veces, no esta integrado al cien por cien en alguno de los dos grupos. Aunque se trate solo de una opción sexual, tan poco interesante como quien nace rubio o moreno, con el cuello largo o corto, con pies grandes o poca estatura.

Ser gay es ser hombre o mujer, con la inteligencia y las capacidades de un hombre o una mujer, pero cuya preferencia sexual le inclina a sentirse atraído por su mismo sexo.
Bien… ¿Y?

Una escena del Orgullo Gay,
Una escena del Orgullo Gay,

«Ante la infinidad de fotos obscenas, desfiles con mucha carne y poco cerebro y locazas en su salsa, yo, prefiero homenajear y poner el acento sobre la infinidad de personas excepcionales»

Se dan variedades y en ellas, observamos a todos esos seres perdidos, encantados de conocerse y de presentar el trasero al mundo, adornado con correas, plumas, cadenitas etc., que no son los verdaderos representantes de un colectivo al que le arrebatan de un solo golpe de taconazo la respetabilidad y la normalidad, dejando al mundo de los gays bastante denostado.

Ante la infinidad de fotos obscenas, desfiles con mucha carne y poco cerebro y locazas en su salsa, yo, prefiero homenajear y poner el acento sobre la infinidad de personas excepcionales, que viven su vida lo mejor que pueden, como todo el mundo, pues ellos son también todo el mundo, y de los que hay más que lo que se ve en desfiles estrafalarios.
Él equilibrio se encontrará cuando nadie deba sentirse “orgulloso” mas que de ser una persona. Que no necesite estandartes de colorines; ni banderas, salvo las de su patria, y no tenga por que ir haciendo demostraciones tontas ni creando lobbies que no son sino una variante de ese desorden primitivo que busca el enfrentamiento y la destrucción con lo opuesto.

Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Un comentario sobre “De gays, lobbies, colorines y parafernalias ideológicas. Por Vicky Baustista Vidal

  • el 2 julio 2019 a las 14:35
    Permalink

    Ni soy quién, ni quiero serlo para juzgar la idoneidad de la inclinación sexual de ningún individuo. Allá cada cual con sus intimidades.
    Otra cosa es el sindicato del sexo impostor de usos y costumbres a modo de espectáculo exibicionista con claro propósito proselitista.
    Como a cualquier otro espectáculo cuidádamente obsceno, a los orgullosos coprófagos se les debe exigir ceñirse a lugares apropiados para sus actividades lúdicas.
    Lo demás es pura imposición fascista integral. No tienen ningún derecho a implantar la tiranía del sexo con la clara intención de destruir el orden natural.
    Obviar que los tristes gays son fruto de una práctica natural del sexo es síntoma de suicidio colectivo. Sólo puntualizar que para el suicidio hay venenos muy pulcros que no incluyen dar por el culo a todo bicho viviente.
    Mañana más.
    Salud.

    Respuesta

Deja un comentario