Un olvido sin orgullo y sin respeto. Por Miguel Ángel Contreras Betancor

Ser homosexual no es para celebrar nada, como no lo es ser heterosexual o el ser rubio o Moreno.
Ser homosexual no es para celebrar nada, como no lo es ser heterosexual o el ser rubio o Moreno.

“Todo lo que llega es un cruel silencio, un insoportable dejar pasar para no ofender: que a lo peor te llaman xenófobo o algo peor”

A esos que se cuelgan un crucifijo para cubrir sus genitales como protesta (falta absoluta de respeto hacia los que sí creen) ante lo que entienden como una confesión religiosa que no acepta su opción sexual, jamás los he visto frente a una mezquita o frente a las embajadas de Irán o Arabia Saudí…. ¿Por qué hacen esa discriminación?.. ¿por miedo? ¿por respeto? No, por pura cobardía y en otros casos, por motivos inconfesables.

En los países islámicos el movimiento LGTBI sufre ¿persecución?, eso es un chiste; padecen un verdadero calvario del que no leo o escucho ni una sola crítica desde este lado del globo terráqueo. Allí son masacrados sin que una manifestación se plante frente a una mezquita, ni se organicen ‘besadas” para denunciar la barbarie. Todo lo que llega es un cruel silencio, un insoportable dejar pasar para no ofender: que a lo peor te llaman xenófobo o algo peor.

De tal manera, que lo guay, lo festivo, lo fácil, es mofarse de quien sabes que no pondrá en peligro tu vida. Ni ahora ni nunca.

Miguel Angel Contreras Betancor

Miguel Angel Contreras Betancor

Podría afirmar que nací en Las Palmas de Gran Canaria y no me equivocaría, incluso, si fuera menester, no me importaría aseverar que en el oficio de escribidor -variantes: plumilla y creador de historias- llevo dando el coñazo varias décadas. Tanto es el cariño que siento por el arte de casar vocales y consonantes, que en actualidad edito y dirigo la revista https://revista-contraluz.es , una web dedicada a los géneros negro y policial Y ahí estoy, con el alma llena de balazos y los ojos a rebosar de enigmas y medias verdades. Casi, como la vida misma.

Deja un comentario