En nuestros Genes no está escrita la Alianza de Civilizaciones. Por Rodolfo Arévalo

En nuestros genes no está escrita la alianza de civilizaciones. Blanco y negro de Man Ray
En nuestros genes no está escrita la alianza de civilizaciones. Blanco y negro de Man Ray

«Todas las estupideces que vemos y oímos a diario, tienen una explicación bastante fiable si nos volcamos en el conocimiento genético y cultural de las diferentes humanidades»

Todas las estupideces que vemos y oímos a diario, incluida la manida alianza de civilizaciones, tienen una explicación bastante fiable si nos volcamos en el conocimiento genético y cultural de las diferentes humanidades. El número de seres humanos aumenta debido a la calidad de vida y a que casi todo nacido puede alcanzar sin dificultad la edad adulta. Pero, y aquí está el fallo, el estado de desarrollo cultural no se reparte de manera igualitaria, ni tampoco la motivación, ni el saber, ni tan siquiera el deseo de tener algo tribal en común. Cada raza humana ha seguido caminos diferentes. Como iba diciendo una gran parte de esas culturas no tienen nada en común con otras, desde un punto de evolución cultural. Han carecido de la proximidad a los otros grupos tribales y culturales.

La evolución, distinta para grupo tribal o conjunto de ellos nos ha privado del don de la sensibilidad social grupal tribal interracial En cada tribu todos los miembros se conocen entre sí y no recelan unos de otros, igual que en los grupos humanos reducidos originarios. Esto que ha servido para desarrollar las ciudades modernas y que permite el aumento de la riqueza global y del trabajo, ha hurtado por otra parte la cohesión global de los seres humanos, porque no es un solo grupo, sino distintos llegados a evolución diferente en diferentes momentos.

«La tribu no puede resolver los conflictos como antaño, ahora solo los resuelve la entidad superior, el estado»

Por eso muchos grupos humanos e individuos en particular están aislados sin ser conscientes de ello. Jóvenes, ancianos he incluso individuos no integrados. Nacen en entornos en que la sensibilidad y el roce familiar, incluso para su cercanos es un estorbo y por ello, la tribu no puede resolver los conflictos como antaño, ahora solo los resuelve la entidad superior, el estado.

Estamos en un tipo de sociedad urbana, que ha trascendido el sentido de grupo tribal, para nuestra suerte, no como en territorios africanos en los que no aumenta la riqueza general porque están anclados en sociedades tribales, no han dado el salto. Tiene su parte buena y como no, la mala. Se maneja ente los científicos, si eso es algo genético y está relacionado con las distintas razas. Pero ¡Oh sacrilegio!, eso no se puede decir es anti igualitario y los seres humanos son iguales.

¡Eh ahí el problema!, mientras que no se reconozca, y puede probarse, que esto no es así, las sociedades más retrasadas no avanzaran e irán a la zaga de las demás. Esto no se arregla por imposición y de la noche a la mañana, forma parte de la evolución genética y su prolongación cultural. Pero el problema es más grave aún, nunca convergerán en un punto de encuentro.

«Los reductos que se crean en los países, o incluso en los barrios con inmigrantes, más alejados de la cultura del lugar, pueden crear una nueva forma tribal de humanidad»

Los reductos que se crean en los países, o incluso en los barrios con inmigrantes, más alejados de la cultura del lugar, pueden crear una nueva forma tribal de humanidad, que sumerja a los individuos que se críen en ellas en una especie de burbuja totalmente separada, por interés y cultura, del resto de la población del lugar. Es de hecho una brecha que cada vez será más difícil de cerrar.

Nos han vendido distopías en las que las culturas son asimilables y no es así. Es más un deseo que algo real. Está muy bien para vender políticamente con un “que bueno soy” , Zapatero dixit, pero absolutamente falso. Si volvemos la vista sobre lo que ocurre en algunas ciudades de Francia con esas revueltas en las barriadas que acumulan extranjeros, muchos de ellos parados y con peores trabajos, o por cualquier otro tema no simplemente inmigratorio, pero relacionado con ello, podremos comprobar que hay distopías violentas que no están tan lejanas como pudiera parecer.

«No hay ni puede haber alianza de civilizaciones, porque sus postulados obedecen a predicamentos basados en la genética, no en simples costumbres»

O los seres humanos aceptamos que somos, como somos, y que no se pueden crear guetos culturales intentando mezclar culturas tan diferentes, a las que se ha llegado desde evoluciones diferentes o no llegaremos ya muy lejos. Hay que respetar que los puntos de llegada al siglo XXI no son parejos para todos las razas de seres humanos, ni sus creencias, culturas y sociedades y que no hay ni puede haber alianza de civilizaciones, porque sus postulados obedecen a predicamentos basados en la genética, no en simples costumbres. Recomiendo al respecto la lectura del libro UNA HERENCIA INCÓMODA. Genes, raza e historia humana de NICHOLAS WADE. Despeja muchas preguntas que nos hacemos en este principio del siglo XXI, que no pinta muy bien porque todas las estupideces que vemos y oímos a diario, tienen una explicación bastante plausible, estudiada y lógica, son fruto de nuestra herencia genética.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario