Los calipos de colores… Por Francisco Gómez Valencia

Los calipos de colores
Los calipos de colores

«Y mientras tanto el personal se queja y enoja, el mandamás de Correos pide prestado cuarenta y siete millones de euros para pagar las nóminas de la plantilla»

Pero esto, que es lo que es… ¿Un avión, un cohete, un juguete superdrástico en posición horizontal? No, es un buzón español aunque parezca otra cosa más lustrosa… Cada día nos sorprenden con ocurrencias sin igual y mientras tanto el personal se queja y enoja, el mandamás de Correos pide prestado cuarenta y siete millones de euros para pagar las nóminas de la plantilla.

No damos a bastó con este Gobierno de la Propaganda más que para ir encajando ofensa tras ofensa con el dinero público, bien con sus leyes ideológicas, bien con sus mentiras repetidas hasta no poder más, o bien con el vacile general escondiendo debajo de las alfombras a los fallecidos resultantes por el virus más letal de todos, que es la inoperancia de los gobernantes.

Pese a que ahora con el calorcito nos ofrezcan una opción refrescante y multicolor para que los guiris se lleven la foto, me parece a mí que podemos darnos con un canto en todos los dientes si además de con la foto de algún imbécil abrazándose o lamiendo el susodicho cachivache, la cuestión solo se queda en esto ya que el PSOE anuncio por las redes sociales, que ya están preparando el aquelarre de plumas y locas más propias de un baile de disfraces soez, que de la expresión reivindicativa que se la presupone.

El trasfondo real es otro bien diferenciado y merece la pena aclararlo ya que en la última manifa en defensa del 8-M, si la bomba vírica que ha provocado miles de infectadas y seguramente fallecidos, ya vimos como las huestes iban en dos grupos bien diferenciados.

«Las del PSOE, defensoras de su feminismo empoderado y adulterado con dinero público y por otro las defensoras de otra cosa camuflada por parte de las de Podemos»

Primero las del PSOE, defensoras de su feminismo empoderado y adulterado con dinero público y por otro las defensoras de otra cosa camuflada por parte de las de Podemos, también bien regadas gracias al erario público que es la defensa de la diversidad contabilizando hasta treinta géneros diferentes según ellas a los que defender y que según la Ministra Celaá, se les ensañará en las aulas a los niños pequeños.

Cuál es el problema para ambos colectivos, pues muy sencillo, las primeras basan la defensa de las teorías de la VIOGEN, también llamado solo por ellas “violencia de género” basada en el hecho subjetivo de que el hombre por serlo es violento y por lo tanto culpable a los ojos de la justicia, sin necesidad de más pruebas acusatorias que la palabra de la denunciante.

Y claro si las segundas defienden que hay hasta treinta tipos de engendros diferentes incluidos el hombre y la mujer, pues se puede dar el caso de que el agresor sea cualquiera de las otras veintinueve opciones llegado el caso. Legalmente de momento no tiene mucho recorrido está segunda y alocada opción aunque es manifiesta en los foros feministas más radicales.

«Otra cosa muy distinta es el escaparate de mamarrachos y mamarrachas que inundan las calles con sus cuerpos semidesnudas pintados con blasfemias insultantes para el resto de la sociedad»

Otra cosa muy distinta es el escaparate de mamarrachos y mamarrachas que inundan las calles con sus cuerpos semidesnudas pintados con blasfemias insultantes para el resto de la sociedad normal y corriente, que por cierto demuestra cada día su más indispensable falta de curiosidad por seguir sus incesantes manifestaciones por llamar la atención, igual que lo haría cualquier niño malcriado.

Ahora bien cuando profanan los símbolos sagrados de la mayoría, vemos cómo por parte de las autoridades subestimadas por la legislación vigente, se limita a una cierta reprimenda más propia de una escuela de párvulos que de Tribunales donde se juzgan el resto de delitos de odio.

¿Por qué hemos llegado a este nivel de degradación moral? Muy sencillo, se trata de personas pertenecientes a tribus urbanas, de un nivel educativo muy bajo fácilmente manipulable, ya que en sus huecas cabezas no hay más que un objetivo vital que es el hecho de vivir sin trabajar bajo las órdenes de sus Comisarios políticos, que los permiten en la gran parte de las ocasiones vivir del cuento ideológico, ya que estás hordas son necesarias para asaltar los cielos por parte de otros que defendiendo lo mismo viven como lo haríamos tú y yo si tuviéramos ocasión.

No debemos perder el rumbo y despistarnos con esta chusma, ya que no son más que peones al servicio de sus amos.

¿Se imaginan un tablero de ajedrez? Pues uno según mueve fichas va sacrificando determinadas líneas en el frente como ya vimos en los conflictos de las caceroladas.

«Por su parte tienen a los menas, a los antisistemas, a los okupas, a las feministas, a las feminazis, a los inmigrantes ilegales, a los sindicalistas, a los veganos…»

Por su parte tienen a los menas, a los antisistemas, a los okupas, a las feministas, a las feminazis, a los inmigrantes ilegales, a los sindicalistas, a los veganos, los animalistas, los antitaurinos, los jubilados comunistas del antiguo PCE, los de IU, los estudiantes de izquierda a los que todavía les falta un hervor, y por último a la clase media engañada en su ideología, mientras viven como cualquiera de nosotros pero que por sus complejos infantiles votan por una supuesta justicia social la cual dejo de ser un contrato hace varios siglos, aunque a ellos les sigue valiendo para mantener su entelequia.

Sabemos lo que defienden, sabemos por lo que luchan, es fácil desmontarlo pues viven y trabajan por dinero y acuden a los mismos hospitales públicos que tú, aunque seguramente exijan a los profesionales menos que tú, ya que el respeto y la moral son diferentes y por eso sencillamente entendemos la vida de forma diferente a la hora de elegir a nuestros representantes.

«Nosotros no entendemos cómo se puede defender a quien hostiga al contrario y lo acusa de crispar cuando se alían con el mal»

Nosotros no entendemos como una enfermedad tan grave como el COVID_19 puede ser utilizado de forma torticera para desarrollar ideología en vez de desarrollar país, nosotros no entendemos cómo se puede defender a quien hostiga al contrario y lo acusa de crispar cuando se alían con el mal.

Aun así sabemos y defendemos que hay una parte de ellos que no creen que el actual Gobierno sea aquello que ellos mismos votaron, y sin embargo callan como cómplices y permiten que España se siga hundiendo cada vez más, aunque creo firmemente que aquellos que defendemos el bien, la libertad, la cultura del esfuerzo y el respeto por los mayores y la historia que escribieron, no podemos dejar de intentar que entren en razón y vuelvan aunque sea a su malinterpretada centralidad que ya sería bastante y suficiente para equilibrar un poco está situación tan complicada.

Ahora entramos en un punto muerto por el momento del año, la estación estival, el calor, el fútbol en Julio, las vacaciones a medias en julio y agosto y ya llegará Octubre y sus peligros.

El otoño se presenta duro por varios motivos, el primero por la salud ya que el clima favorece los rebrotes de la enfermedad que agazapada estará oculta esperando su oportunidad, en segundo lugar el final de los ERTES implicarán los despidos masivos y así los dramas familiares y por tanto la crispación social, movida seguramente desde asociaciones civiles y algún partido político ya que si están esperando que los sindicatos vayan a mover un musculo, van listos… Mientras tanto los dieciséis mil millones para las autonomías habrán sabido a poco en caso de que para entonces ya se hayan repartido, pues no hay que olvidar que lo llevan prometiendo desde Marzo.

En todo caso los peques y los adolescentes ya estarán estudiando aunque no sabemos cómo lo van a hacer pero como el mochuelo desde el Gobierno ya se lo van a pasar a las autonomías en junio, allá se las entiendan.

Seguiremos en lo mismo, no se equivoquen, que si no hay unidad, que si los presupuestos, que si la oposición no suma, y mientras la UE seguirá presionando para que Podemos salga de las instituciones como ya se solicitó en su momento con Grecia.

A los madrileños ya nos queda menos para salir escopetados en las cuatro direcciones y ya se ve cierto recelo a que eso suceda, aunque tengo la impresión que una vez más daremos una lección al resto del país y como dicen los hosteleros, pasaremos a ser el principal cliente del propio Madrid ya que esperan menos salidas este verano y entonces ya se acordaran de nosotros en otras comunidades…

«Se queda para entonces los pirulos o calipos de colores y las ofensas que nos proponen estos simples que no dejan de dar el cante ni un solo día del año»

Piensen por tanto en que se queda para entonces los pirulos o calipos de colores y las ofensas que nos proponen estos simples que no dejan de dar el cante ni un solo día del año. Esta es la diferencia y espero explicarme suficientemente bien.

A la gente normal, a la gente de bien, a las personas con sentido común que nos ofenden una y otra vez, nos deja cada vez más indiferentes y esto mismo es lo que cierta parte de la derecha no entiende, ya que si por ellos fuera deberíamos ponernos a su nivel.

Afortunadamente la mayoría somos gente que vivimos en la centralidad ideológica o en la derecha moderada y por supuesto con un saber estar psicológicamente demostrado, respetando la transversalidad del centro derecha, incluso aceptando al liberalismo más progresista a regaña dientes, aunque sufran de veletismo con tal de que alguna vez con el apoyo de la UE se revierta la situación.

Mientras tanto los CALIPOS de colores por lo que a mí respecta, ya saben por dónde se los pueden…

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario