El PP manda al banquillo a la portavoz del partido en el Congreso. Por Linda Galmor y Guirong Fu

El PP manda al banquillo a la portavoz del partido en el Congreso. Por Linda Galmor
El PP manda al banquillo a la portavoz del partido en el Congreso. Por Linda Galmor

 

 

«El PP manda al banquillo a la portavoz del partido en el Congreso»

 

Bien podría ser, sesuda y altiva Cayetana,
que sea tu sino el de presidir algún Gobierno.
Pero eres aún muy joven: tómalo con calma;
lo que tenga que ser, será a su debido tiempo:
cuando, a tu EGO, antepongas tu vivo amor a España.
Entretanto, toma tisana y atempera tu cerebro.
guirong fu

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada. Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz, pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada. Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar; y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar. No hay en mí afán de ocultamiento, pero va con mi talante el anonimato. De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato, no habrían de reconocerme ustedes un pimiento. Den todos por bien seguro, sin embargo, que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD y EL HONOR de quienes me honran con su amistad, no habré de ocultar de mí ni un solo dato. ¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve: El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología. Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve, los años me han llevado a querer tomarle la medida: Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates. Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía. Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates' y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Un comentario sobre “El PP manda al banquillo a la portavoz del partido en el Congreso. Por Linda Galmor y Guirong Fu

  • el 18 agosto 2020 a las 8:27
    Permalink

    Ya ha demostrado su valía.
    Ahora le toca validar su temple y lealtad demostrando que no es un santiago cualquiera, y que no trepa por trepar.
    Conste que quien no sabe obedecer, tampoco vale para mandar.

    Respuesta

Deja un comentario