Van a por todas: Tu religión, tu propiedad, tu memoria, tu dinero, tus hijos y tus principios. Por Vicky Bautista Vidal

Van a por todas: Tu religión, tu propiedad, tu memoria, tu dinero, tus hijos y tus principios. Ilustración de Tano y Diosa
Van a por todas: Tu religión, tu propiedad, tu memoria, tu dinero, tus hijos y tus principios. Ilustración de Tano y Diosa

«Los comunistas apuestan y van a por todas en España: Tu religión, tu propiedad, tu memoria, tu dinero, tus hijos y tus principios»

Antes de una catástrofe siempre surgen videntes, sensitivos, gente que sueña… Y avisa. Pero casi nunca sirve de nada que alguien avise de algo. Después de haber sobrevenido el infausto evento es cuando, algunas voces son tenidas en cuenta como altavoces de lo desconocido. Para entretenimiento del morbo y nada más. Algo así como una prueba de esa ley inquebrantable de la forma en espiral de la historia que han recordado visionarios y poetas y que ahora vivimos con vértigo en esta España en la que los comunistas y todo tipo de facinerosos actúan y van a por todas: Tu religión, tu propiedad, tu memoria, tu dinero, tus hijos y tus principios.

La cuestión es que, desde hace unos años, un sector de personas intuitivas o con la suficiente inteligencia para darse cuenta de lo que estaba por llegar si en la fórmula España no se cambiaba algún ingrediente, han venido predicando en el desierto sin recibir la más mínima respuesta por parte de la multitud: Esa que acaba pagando el precio de todo para bien o para mal.

«Exactamente igual que muchos de los que vivimos durante la dictablanda de Franco, la transición y los tiempos en los que se fraguaba, poco a poco, la vuelta de la despreciada a la vez que codiciada España»

Si tiene usted a bien mirar a su alrededor, tendrá la posibilidad de contemplar varios grupos en esa masa informe de puntitos oscuros que es, a vista de pájaro, la humanidad. Un sector muy amplio de la sociedad vive al margen, en la ignorancia total de lo que se cuece en las profundidades del poder. Transcurre su existencia alejada de todo lo que signifique política, presente, cambios…. Exactamente igual que muchos de los que vivimos durante la dictablanda de Franco, la transición y los tiempos en los que se fraguaba, poco a poco, la vuelta de la despreciada a la vez que codiciada España a la ridícula y obsoleta filosofía Comunista.

Alguno va despertando ahora y mira con mandíbula desencajada, como patéticos fantasmas de regímenes defenestrados en el mundo, resucitan en la tonta Españita, la que ha crecido tanto que está devorando a la España de siempre, aquella que poseía virtudes, honor, conciencia y orgullo. Van a por todas.

Un puñado de piojosos, ignorantes, feministas sin sentido, lesbianas que hacen de su condición sexual un mérito y una necesidad, desvergonzados ministros de algo ignorantes hasta la náusea, que enarbolan la bandera de la ignorancia para repetir, como loros, esquemas viejunos que huelen a podrido por que los han sacado de manuales polvorientos del comunismo más rancio y degenerado, que fue rechazado hasta por sus fundadores después de haber provocado infinidad de muertos y miserias sin cuento.

«España compra ahora por cuatro perras una momia inmunda que todavía huele a podrido»

Estos personajes emergentes que van a por todas, que nunca cederán porque viven de explotar esa vaca famélica; jamás reconocerán la realidad de la bajeza de su filosofía cadáver, y España, que siempre ha hecho el ridículo por adoptar sistemas que otros países dejaron hace tiempo por fracasados, ya sea educativos, políticos, sociales, compra ahora por cuatro perras una momia inmunda que todavía huele a podrido.

Las reuniones familiares y de amigos están repletas de “cuñaos” sabelotodo. Gente “enterá” que arregla el país y el mundo desde su silla y pontifica acerca de cualquier cosa mientras otro le sujeta el cubata. Pero mientras el “cuñao” nacional se pierde en sí mismo, triste por no poder lamer su propio trasero porque no se llega, pero orgullosísimo de su “sabiduría”, los cascajos van trepando por su espalda y alcanzando la “propiedad” de su ser. Y van a por todas: Tu religión, tu propiedad, tu memoria, tu dinero, tus hijos, tus principios…

«La palabra se va quedando pequeña y es mucho más necesaria la acción. Y la acción del pueblo es bastante impotente puesto que el pueblo está controlado»

Y los voceros, videntes, profetas y demás gente de sentido común se aburren. Ceden al agotamiento y empiezan a considerar que sistema de pateras elegir si llega el momento de tomar el plan B. No es para menos. La palabra se va quedando pequeña y es mucho más necesaria la acción. Y la acción del pueblo es bastante impotente puesto que el pueblo está controlado.

Se precisa un avatar, aunque en el mundo de los avatares no debe haber muchos voluntarios, pues ya se conoce que los avatares suelen ser denigrados, rebajados, despreciados, a veces muertos… y no cabe duda de que eso cansa a cualquiera.

Si alguien es todavía de aquellos que solicitan cosas a su Dios y rezan, debería arrodillarse, y dándose golpes violentos de pecho, reclamar con el respeto debido que caiga el régimen de Venezuela, el cáncer del mundo. Porque el comunismo, es igual que un Cáncer que se apodera de un organismo sin que éste se aperciba hasta que ya es tarde.

El dinero de un país sojuzgado por un tipo con chándal se mantiene de si mismo. Mientras las multitudes pasan hambre, la mancha de aceite del abuso genocida se extiende. El dinero de Venezuela esta dando de comer a demasiados lobos en el mundo y ya están aquí hace mucho tiempo.

Y les resulta muy fácil en un país como España, en el que hablar de patriotismo, defenderlo y respetar la bandera, es un crimen execrable que ha costado la vida a alguno. Y donde sus enemigos a sueldo, lo que es aun mas vergonzoso, han trepado sobre montañas de billetes que huelen a la tragedia de multitudes, hasta la cumbre del poder.

«Las maletas de Delcy, y los tejemanejes de Zapatero, zascandileando por Venezuela, (la finquita de Maduro), y por el resto de los países de América del Sur absorbidos por la miseria comunista»

Las maletas de Delcy, y los tejemanejes de Zapatero, zascandileando por Venezuela, (la finquita de Maduro), y por el resto de los países de América del Sur absorbidos por la miseria comunista. Las subvenciones descaradas a quienes han alcanzado dolosamente el poder son evidencias vergonzosas que ya ni impresionan debido a tantas y tantas inconsecuencias diarias que han acostumbrado a la masa a aceptar lo que sea, como sea y cuando sea.

Miles de tonterías, hechas o dichas, ahogan la red. Se superan cada día las memeces a tolerar. Sin hablar de los escándalos, suficientes la mayoría, para la dimisión del “paquete” de turno pero que pasan desapercibidos. Pronto comenzarán tiempos de silencio obligado. En la salida de las fronteras un cartel: “Cerrado hasta próximo aviso”. Quien pueda que haga algo. Quien no pueda que rece o que corra.

Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario