Ni el desarrollo cultural ni los actores se improvisan de la noche a la mañana. Por Rodolfo Arévalo

Ni el desarrollo cultural ni los actores se improvisan de la noche a la mañana. En la imagen Gina Carano Esta semana supimos que Lucasfilm había decidido prescindir de los servicios de Gina Carano, intérprete de Cara Dune en The Mandalorian.
Ni el desarrollo cultural ni los actores se improvisan de la noche a la mañana. En la imagen Gina Carano. Esta semana supimos que Lucasfilm había decidido prescindir de sus servicios como intérprete de Cara Dune en The Mandalorian.

“Las distintas culturas humanas, tienen sus lastres, sus diferencias y sus posibilidades en cada momento y circunstancia. El desarrollo cultural no se improvisa de la noche a la mañana”

¿Quieres hacer una película y necesitas subvención?, no te preocupes, si tienes los ingredientes necesarios no tendrás ningún problema. Bien, detallo ingredientes sino imprescindibles, sí aconsejables. Y esto, va de cultura occidental, por si alguien no ha caído. Primero tu protagonista debe de ser una persona impoluta, desde el punto de vista de lo políticamente correcto, libre de toda sospecha fascista, no por nada vive en una sociedad del siglo XXI y occidental. Si es mujer, mejor que mejor y si feminista ya es el no va más. Sí, es curioso, pero solo es así en occidente. Socialista o algo comunista debe ser y desde luego transgresor o transgresora de lo aceptado o sea lo familiar y socialmente correcto para los parásitos burgueses. Un punto extra pero imprescindible,  que sea además de “color”.

Ojo digo, no fascista, digo si globalista que es lo que se lleva, y tampoco descolocado políticamente, mediopensionista o despistado momentáneo que será inmediatamente reconducido por algún amoroso empuje de alguien, de limpia mirada, hacia el sendero de los valores humanos. Si es divorciado, está separado, o se lleva mal con su mujer, mejor; puedes sumar un par de puntos en tu guion. Si tiene una ex e hijos de esa primera pareja, la cosa va ganando puntos. Si encima el protagonista es un currito que tiene un jefe bastante cabrón, y es un poco borracho, ojo que no digo alcohólico, digo que le gusta beber, mejor que mejor.

Pero eso sí, no se te ocurra, si quieres subvención, que sea fumador, no está bien visto en la actualidad. No te cuento si de vez en cuando acude a un psicoanalista para superar un trauma juvenil, eso sí debe estar presente. Desde luego se gana la vida trabajando duro, porque no lo tuvo fácil en su juventud. Si ésta se desarrollo, antes de la muerte del dictador Franco, mejor que mejor. Si militó en algún grupo antifascista, aunque no sean los antifas actuales, vale.

Lo de hacer huelgas generales en la Universidad, es muy recomendado, como bagaje vital que aportará el personaje como asunto de interés. No te digo ya si fuma “petas” o lleva “rastas”, eso ya es el sumun en cuanto a puntos. Si en el contenido se incluyen elementos de culturas diferentes, es más si son extrañas a rabiar, y resultan de temas que concurren con los de los actuales de inmigración, como haber pagado a una mafia, haber dejado su país por necesidad de un trabajo digno. Haber perdido amigos o familiares en su periplo por el mar Mediterráneo o en alguna playa extraña del otro lado del mar, es aún mejor. Si esto va acompañado de la correspondiente foto candidata a premio, mejor que mejor. Viene además buscando un trabajo digno a nuestros ojos, porque digno en sus países de origen pueden ser otros que a nosotros nos parecen pues eso, no deseables.

No nos engañemos, lo que compran visualmente los individuos que se acercan a nuestro “paraíso” no es eso, no son trabajos mejores, lo que les atrae, es el automóvil que ven en la tele, la casa que ni te cuento de los que viven en lugares como Galapagar… y no dar ni las gracias, vamos lo que ellos ven como un mundo que no tienen. Y si no lo tienen no es porque no puedan tenerlo, es porque en sus mundos hay demasiados corruptos en todos los niveles sociales, algo parecido a lo de aquí, pero aún menos controlado que aquí. Allí no solo hay corruptos en la política, los hay en la justicia, en el ejercito, en la policía, cualquier nivel de la administración y del estado, es lo normal, todo el mundo lo asume.

Les contaré una anécdota. Estando de viaje de vacaciones, para ver a mis padres a la sazón destinados en Zaire, actual República del Congo una tarde, el conductor que tenía mi padre nos llevó en un Range Rover a ver unas cataratas que quedaban relativamente cerca de Kinshasa. Todo el viaje se desarrolló con normalidad, teniendo en cuenta que, una vez fuera de la ciudad, las carreteras no son más que caminos de cabrás hoyados por cientos de baches que el agua y la lluvia agrandan todos los años, de manera que en vez de caminos lo que queda es algo similar a un camino más parecido a las montañas rusas a pequeña escala, que a cualquier otra cosa. Tras haber recibido en trasero y espalda varios kilómetros de golpes y ya de vuelta de la excursión, un árbol tirado en la carretera nos impedía el paso. El conductor paró. Un par de militares borrachos como cubas, salieron de entre los matorrales y pidieron la documentación al conductor y los papeles del coche. Este se los dio. Los miraron y nos dijeron que nos teníamos que bajar del coche, que lo iban a requisar. Menos mal que por indicación de un secretario de embajada que acababa de llegar a Zaire y nos había acompañado con su mujer a la excursión, no bajamos del vehículo. Este esgrimió su pasaporte diplomático y les hizo ver la condición del coche, razón por la cuál se echaron atrás y nos dejaron pasar. Otro turista cualquiera hubiera acabado como mínimo en la cárcel y con el coche incautado o muerto en la cuneta y por supuesto desaparecido.

Es por estas cosas que cuando la gente en general babea, por desconocimiento de la realidad del mundo, me dan ganas de vomitar toda la maldad y egoísmo que en el habita, para que no digan bobadas, como que me voy a recorrer África bajando por la costa desde Marruecos hasta Senegal. Esa maldad no es fruto de la pobreza o cualquier otro motivo justificado, no, es pura y simplemente maldad humana cuando se carece de normas morales o de coerción social, la supervivencia del más fuerte.

Pero eso, aquí en Europa aún no lo vemos, porque estamos en el Siglo XXI y hemos pasado por todos esos estadios culturales de los que, apenas ahora, muchos países están empezando a cruzar. Así que sí, todo es comprensible, entendible, explicable, pero desde luego no tolerable en Europa, si lo fuera habríamos retrocedido en cultura y sociedad varios cientos de años. Vamos que estaríamos saliendo del año seiscientos con las normas y religión musulmana o lo que es peor animista de antes de la edad media.

Así que nada de complejos, el que venga que acepte el mundo del siglo XXI y si no, que se quede donde está. Porque del desarrollo social de los países no occidentales y sus habitantes no tienen nadie la culpa de lo que les pueda pasar, son ellos mismos los responsables de su cultura e historia. Los occidentales no somos culpables de las lacras culturales de nadie y esto debiéramos tenerlo muy clarito.

En otra ocasión les contaré como llevar a la ruina a una empresa de extracción de cobre en pleno funcionamiento, cuando se marcha la cultura occidental. Es otra historia, pero es muy bonita y muy aclaratoria. Los estadios de cultura y conocimientos, no caminan necesariamente en paralelo, con las civilizaciones, ni religiones, ni políticas y sociales. Las distintas culturas humanas, tienen sus lastres, sus diferencias y sus posibilidades en cada momento y circunstancia. Por desgracia da igual, la intervención o no intervención de otras sobre la afectada. El desarrollo cultural no se improvisa de la noche a la mañana, por arte de birlibirloque.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: