De las isla de las tentaciones e Isabel Pantoja y Paquirrín, a denigrar a la Corona, sea como sea. Por Vicky Bautista Vidal

De las isla de las tentaciones e Isabel Pantoja y Paquirrín, a denigrar a la Corona, sea como sea
De las isla de las tentaciones e Isabel Pantoja y Paquirrín, a denigrar a la Corona, sea como sea

«Te detienes un momento a ver si hay algún nuevo puching ball que no sea Isabel Pantoja y es cuando te caen encima las imágenes cotidianas para denigrar a la Corona como sea, de cada día»

La cadena amiga. Estandarte del chisme español y formadora de generaciones de “viejas del visillo”; cuna de jovencitos cuya meta es traicionar a su pareja con ella delante: “La Isla de las tentaciones” o hacer como que encuentran el amor de su vida, aunque, en realidad se trate de conseguir un montón de bolos y, si hay suerte, ocupar una “sillaca” vacía en alguno de los espacios de chisme-corazón; como ha hecho su avatar Rafa Mora: Nuevo chismoso entregado que, hasta ha decidido estudiar para conservar el puesto y gritar más fino y con diploma desde el escaño que el destino, sus dimes y diretes y su “maestro” venerado: Matamoros, bendicen; porque tener un pelota personal es super cult y a nadie le amarga un dulce.
Pues la cadena que muchos ven a escondidas, sobre todo ahora que el ex–pequeño del alma con piel de canela de la Panto: “Paquirrón”, ha mudado la piel y ha adquirido un fabuloso pellejo de cocodrilo, una vez que ha comprobado que no era verdad que en España se ataban los perros con longaniza y que ser “hijo de” ya no le proporciona las mismas ventajas y ganancias por abrir la boca y llamarse a sí mismo DJ y cantante. Por ello, recordó de pronto algo sobre una herencia y para ir haciendo boca- de cocodrilo, digo- ha acudido a la tele en lugar de al juzgado a los abogados o a la presencia de su progenitora para reventar, con muy poco cerebro, fama y reputación de la gallina de los huevos de oro de la familia: Su madre.
Con ello, mendrugo del alma, que no sería más que eso sin mami, asegura su bolsa y la permanencia de esas gorritas que usa tan guay llevándose al bolsillo unos miles también a costa de la reputación y las entrañas de mamá mientras se aclara eso de la herencia, momento en el que se llevará su parte del pastel “Cantora”, que proviene de “cantera”, dicen. Finca con poca salida, si no es para crianza de reses bravas ahora que no están de moda los toros y poco más y que debe costar un pastón mantener.
A grandote del alma nadie ha debido tener tiempo de enseñarle que los trapos sucios se lavan en casa y que quien denigra a los suyos se rebaja él primero.
Pero no es el gran tenor “Paquirrón” el eje de este escrito, tan solo es un medio de enlace en la introducción del asunto principal. La flecha se dirige en realidad a esta cadena de cabecera de muchos, que ha decidido introducir en sus dardos envenenados del corazón, seguramente previo pago, la cutre política española a ver si hacen prosélitos.
Considerando que las traiciones familiares los han llevado a una escala considerable en la audiencia nacional, la cadena que recoge lo peor de la sociedad, aunque en los sueños del cabeza de este negocio televisivo, seguro que figuran otro tipo de héroes: El Rey emérito, la reina emérita, la heredera de la Corona… mientras imagina cielos llenos de nubes de billetes si consiguiera que la familia real ocupara el puesto de los “Pantojos”, por ejemplo, en sus escaletas diarias.
Por ello, el paraíso terrenal del chisme y la calumnia ha insertado en todos sus espacios un tiempo dedicado a la denigración más o menos escondida de toda la familia real. Las subvenciones es lo que tienen.
Pero los sueños, sueños son y, pese a los intentos agusanados, es del lodo nacional de donde extraen las ganancias, muchas, que mantienen a Telecinco en cartel, seguramente por mucho tiempo.
A pesar de todo no será la audiencia soñada pues han fallecido de Covid-19 infinidad de televidentes ancianos que dormían sus últimos años frente a la pantalla de la tele, despertando sobresaltados entre grito y grito y contemplando a retazos a un puñado de colaboradores masacrar a uno de ellos, casi siempre Lidia Lozano. O defenestrar a la víctima propiciatoria bajo contrato: Isabel Pantoja, oja: monotema chusmaca en la actualidad telecinqueña.
Los deportistas del mando, como yo misma, nos quedamos a veces enganchados de algún matojo televisivo una vez que comprobamos la poca oferta que proporciona la caja bobalicona, que ahora, además, ha tomado colores políticos para incordiar aún más al tranquilo televidente que solo buscaba evasión.
Y puedes terminar, lo reconozco, harto de películas repetidas hasta el cansancio y de cantinelas llamadas debate con colaboradores de estómago agradecido, injuriando sin substancia, sintiéndose uno como sombra fantasma ya que no puedes integrarte en la aburridísima jerga que escora descaradamente según color de la cadena que mires; envuelto en un bucle de diálogo de besugos cada vez con menos enjundia y credibilidad.
Entonces de Escila pasas a Caribdis y puedes terminar tomando tierra en el patio de vecinos telecinqueño. Te detienes un momento a ver si hay algún nuevo puching ball que no sea Isabel Pantoja y es cuando te caen encima las imágenes cotidianas de “Denigremos a la Corona como sea”, de cada día.
Se lleva gente que aliente los políticos sueños húmedos del presentador podemita y con los que se tenga la seguridad de que aflorará alguna opinión adecuada al lugar. Y que se guarde quien se vaya un poco al centro, a la derecha, o simplemente a la lógica; que entonces, la ira del diosecillo caerá sobre él, tanto, como para entre saltitos de un lado a otro y aspavientos de muelle, termine expulsando al “pecador” …Que se lo pregunten a Belén Esteban. Aunque ya he visto yo a dos invitadas de solera socialista, dar bofetadas sin manos al conclave y a su sumo sacerdote: El Ínclito, el mimado de ese Olimpo de pacotilla… Si, J.J.V. quien ha acudido a “Mujeres, hombres y viceversa” a ver si encuentra un viceversa que le ame por sí mismo.
Pues las dos invitadas a las que me refiero son Massiel y María Jiménez, cuya inclinación política es de todos conocida y siguiendo la moda de su generación, que no de la presente: respetada.
Massiel, que ha sido siempre del Psoe, representa también al Psoe digno. El antiguo Psoe, donde no valía todo. Y Massiel, pese a lo que esperaban en el pequeño comité del programa, demostró que ser del Psoe realmente no significa comulgar con ruedas de molino y no embistió al capotazo podemiteño del presentador.
María Jiménez, musa de Sálvame fue aún más concisa: Ella, “que hizo el Psoe hace cuarenta años”, arde por la ofensa de no haber recibido ni la menor atención por parte del partido; ni la condecoración merecida, según sus palabras, después de haber hecho campaña cuando la Transición. A causa de ello ignora en primer lugar al socialismo y después a todos los demás no votando nada ni a nadie desde hace cuarenta años.
Una vez que los prometedores personajes no cumplen con la expectativa, se les encamina a opinar sobre la Corona y después, sobre el asunto Paquirrón- Isabel, que es la sopa de la que comen todos en este momento.
Luego, guardas el mando, te comes la vergüenza y te acuestas haciendo como que nunca has pasado por el antro de “pecado y perdición” intelectual por el que todos pasan, pero que, como tú, tampoco lo reconocen.
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario