Una rosa sola en el escenario de las pasiones humanas. Por Antonio Rámírez

Una rosa sola
Una rosa sola

«Una rosa sola en el escenario de las pasiones humanas de Muriel Barbery nos permite un viaje interior de profunda belleza»

Una rosa sola, un viaje interior de profunda belleza que lleva a la protagonista, Rose, a extremo oriente.
 La historia de una mujer, que se debate entre la luz y la oscuridad, entre el miedo y el arrojo, por conocer quien es.
Un viaje a Japón para saber de la herencia de un padre al que no conoció y que nos traslada entre arte y botánica a los sentimientos humanos más profundos.
El exotismo y la mística de otra cultura le desarman y le hacen conocer, por vez primera, el verdadero amor.
De la autora de la célebre obra «La elegancia del erizo», la escritora francesa, Muriel Barbery, nos ofrece un relato de alta sensibilidad y sencilla amenidad.
Oriente, Kyoto, como escenario de las pasiones humanas.
Antonio Ramirez Velez

Antonio Ramirez Velez

Indígena melillense con varias decenas de años a mis espaldas. Periodista de profesión y dedicación institucional desde hace muchos años en lla Ciudad Autónoma de Melilla, anterior Ayuntamiento, con una paso también en la Administración del Estado, Delegación del Gobierno. Responsable en diversas legislaturas de gabinetes de prensa y relaciones institucionales, comencé a entender, hace tiempo ya, que el poder es un mar de ambiciones y conjuras permanentes y por ello la verdad, cuando sobrevive, vale su precio en oro. Mi paso por medios de comunicación, tanto públicos, como privados, me enseñó de la gran asignatura pendiente que tienen, aún, generaciones de periodistas sobre la consideración de su profesión y la dignificación de la misma. Lector aplicado, que intento ser, concibo a los libros como uno de los últimos reductos de la libertad de pensamiento, generadores de opinión y salvaguarda, por ello, de la voluntad. Lo único que no nos puede ser arrebatado (Víktor Frankl).

Deja un comentario