Silencio inocente y aterrador: Sandrone Dazieri nunca defrauda. Por Antonio Ramírez

Silencio inocente y aterrador. Buena lectura.jpg
Silencio inocente y aterrador. Buena lectura.jpg

“No defrauda, nunca defrauda Sandrone Dazieri, por el contrario siempre da una vuelta más para hacer muy atractiva su lectura. El Rey completa la trilogía”

Silencio inocente y aterrador. Buena lectura. Sandrone Dazieri, uno de los autores italianos con mayor proyección internacional en novela negra, nos trae en esta ocasión con su libro titulado “El Rey” un complejo caso de la subcomisaria Caselli.

Retirada ya, esta policía se enfrenta a una historia cruel de numerosos ángulos y que es relatada con intensidad convirtiéndola en muy interesante. De la mano de su peculiar colaborador Dante Torre, personaje del mundo sórdido y oculto, Caselli resuelve el que podría ser su último caso y que lleva al extremo sus fuerzas.

No defrauda, nunca defrauda Sandrone Dazieri, por el contrario siempre da una vuelta más para hacer muy atractiva su lectura. “El Rey” completa la trilogía que componen “No está sólo” y “El ángel”.

Buena lectura.

Antonio Ramirez Velez

Indígena melillense con varias decenas de años a mis espaldas. Periodista de profesión y dedicación institucional desde hace muchos años en lla Ciudad Autónoma de Melilla, anterior Ayuntamiento, con una paso también en la Administración del Estado, Delegación del Gobierno. Responsable en diversas legislaturas de gabinetes de prensa y relaciones institucionales, comencé a entender, hace tiempo ya, que el poder es un mar de ambiciones y conjuras permanentes y por ello la verdad, cuando sobrevive, vale su precio en oro. Mi paso por medios de comunicación, tanto públicos, como privados, me enseñó de la gran asignatura pendiente que tienen, aún, generaciones de periodistas sobre la consideración de su profesión y la dignificación de la misma.

Lector aplicado, que intento ser, concibo a los libros como uno de los últimos reductos de la libertad de pensamiento, generadores de opinión y salvaguarda, por ello, de la voluntad. Lo único que no nos puede ser arrebatado (Víktor Frankl).

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: