Europa no puede convertirse en el depósito de los fracasos de otros países. Por Rodolfo Arévalo

Europa no puede convertirse en el depósito de los fracasos de otros países. En la imagen billete de 100.000 zaires de la época de Mobutu

“Europa no puede convertirse en el depósito de los fracasos de otros países del mundo. La inmigración ha de ser planificada y ordenada”

Europa no puede convertirse en el depósito de los fracasos de otros países del mundo. Me da igual por qué razón estos lugares no hayan conseguido desarrollar un nivel mínimo de supervivencia para sus gentes y sigan en una eterna pre edad media. En gran medida se debe, no a lo que piensan muchos desde Europa, que es que los gobiernos occidentales explotan las riquezas de África condenando a sus gentes a la miseria y a la mera supervivencia. No, no es así, esto es una mera consecuencia lógica que aprovechan los más poderosos de aquellos lugares para imponerse sobre los demás y vivir en un mundo de lujo y fantasía, con hijos estudiando en Europa y permitiéndose llevar vidas desahogadas e incluso insultantemente ricas comparadas con las del resto.

Cuando un europeo que no conoce el continente Africano, lo contempla desde la comodidad de la Europa democrática y de los estados de derecho, es incapaz de comprender la auténtica realidad de aquel continente, porque le queda ya muy atrás en su propia historia. Retroceder al pensamiento y organización de la pre edad media, a la organización tribal, de hecho, y no a la imaginada, onírica y deseada África de rimbombantes nombres que, sin ni siquiera comprender su significado, sus dirigentes les otorgan.

Decir democracia en África es como no decir nada, un robot diría “no es computable”, y no lo es por la simple y llana evidencia de que para llegar a los estados democráticos hay que quemar primero otras etapas culturales e históricas, con millones de muertos, como en Europa, vamos, como en Ruanda y Burundi hace ya unos años o como los golpes de estado por los que pasan sus países con mucha frecuencia. Y en este caso no se trata de una guerra entre bloques u organizaciones social, solo se trata de quítate tu que me pongo yo. Esta actitud es independiente de lo que ese yo soporte como apoyo por detrás. Dará igual que tenga el respaldo de China, de Cuba, de Estados Unidos de América, Europa o de cualquier otro tipo en definitiva queda en algo mucho más primario la organización jerárquica de las hordas humanas, dicho esto sin ánimo de ofender a nadie, y quedándome en la estricta realidad.

Eso sí, este estado de cosas los aprovechan los bloques mundiales para anclar sus ideas y tener los apoyos en y de aquellas naciones. Para muestra vale un botón y yo les daré uno, muy fácil de entender. En el Zaire, actual República Democrática del Congo, de los años setenta, en los que gobernaba un dictador, se supone que de derechas Mobutu Sese Seko Cucum N´Bendo Wasa Banga, la vida y organización social del país, era exactamente igual a la de su vecino el ex Congo Francés, que era una dictadura de, se supone, izquierdas. Daba exactamente igual, todo era lo mismo, básicamente: “Aquí mando yo con mi clan reducido de familiares y amigos y si no te gusta, pon tu cuello que te lo corto”.

En aquella época se hablaba mucho, desde Europa de Laurent Favila, que se suponía un demócrata de toda la vida, que al frente de un “ejercito” avanzaba hacia Kinshasa, con el ánimo alevoso de derrocar a Mobutu. Realmente no hubo mucho problema en conseguirlo y el poder cambió de manos llegando la situación a ser la misma, solo que con distinto jefe de clan al frente. Por mucho que desde Europa se intente poner calificativos a los gobiernos africanos, estos siguen siendo ni más ni menos que estados pre medievales y nada salvo el tiempo lo va a cambiar.

No deberíamos dejarnos manipular por las ideas prefabricadas de las organizaciones humanas de derechas o izquierdas, porque básicamente todo se basa en el egoísmo y la prepotencia del, como decía Desmond Morris, “El mono desnudo” que en definitiva somos todos los humanos que habitamos el mundo. Siempre habrá dominantes y dominados por la simple estructura de organización del mundo primate, es así, no le demos más vueltas. Luego por otra parte, está la inteligencia, la sensibilidad, la cultura y todo el conjunto de elementos que hacen que los seres humanos adquieran cierta pátina de humanidad.

Ahora se plantea un problema dado que no se ha ayudado a los países de África a desarrollar unas bases de las que sacar sociedades modernas, y esto sí es culpa de la ceguera de occidente, que no podía imaginar que estas masas olvidadas, llegarían a las puertas de occidente reclamando lo que ven todos los días en sus televisiones un mundo que desean pero para el que no están en absoluto preparados sino es para invadirlo y subyugarlo tal como unos clanes hacen con otros en su continente de origen. Luego nos quejamos.

Europa no puede convertirse en el depósito de los fracasos de otros países del mundo. Me da igual por qué razón estos lugares no hayan conseguido desarrollar un nivel mínimo de supervivencia para sus gentes y sigan en una eterna pre edad media. Europa no se estira como un chicle, la inmigración ha de ser planificada y ordenada y el desarrollo cultural y social debe exportarse, independiente de ideologías, al continente negro.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: