Muérase y será la luz del mundo porque nosotros somos como somos. Por Vicky Bautista Vidal

Muérase y será la luz del mundo.

“No importa lo que es usted o lo que hizo. ¡Muérase! Durante unas horas será la luz del mundo, por mucho que haya que blanquear su sepulcro después”

 
Las redes sociales además de su función: socializar, cuentan también con una multitud que convierte en cotidiano el insulto y la descalificación al personaje de turno… Salvo en las intervenciones sobre muertos. En el caso del óbito de un conocido, el ínclito fiambre se convierte por un breve periodo de tiempo en un gran héroe o heroína.
 
Libres de toda mancha, calumnias o denuestos, incluso verdades, los que se han ido entran por un segundo en el Panteón de los justos
 
Ingresan empujados por las palabras de quienes les ignoraron, criticaron, denostaron, en la gloria de los elegidos. Total, ya no son envidiables ni pueden hacer nada que los ensalce o que los distinga para humillar al resto. 
 
La conciencia del vivo se limpia. Se barre un poco para que quede libre y acoja en el espacio vacío nuevas condenas, opiniones y sentencias; hasta que un nuevo cadáver, despierte por unas horas o días la empatía y tolerancia que en vida probablemente no tuvo.
 
Caer en uno de estos panegíricos sociales resulta un alivio para el cansado espectador de Internet: Solo grandes y buenas palabras, mejores deseos, justificaciones de cualquier cosa… Halagos en vez de improperios. Juicios aplazados para otro momento más adecuado…
 
No importa lo que es usted o lo que hizo. ¡Muérase! Durante unas horas será la luz del mundo, por mucho que haya que blanquear su sepulcro después. Es la vida…¡perdón! La muerte. Y nosotros somos como somos.

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales.
Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida.
Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común.
Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden.
La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: