La violencia institucional no solo fluye desde la Moncloa. Por Francisco Gómez Valencia

Menudo referente se ha ido a buscar la izquierda, es que no dan pie con bola

“La violencia institucional no solo fluye desde la Moncloa. Toda la izquierda ha encumbrado a Juana Rivas como un ejemplo de mujer maltratada”

Dicen los abogados que secuestrar a sus hijos mientras se investigaban los abusos sexuales a los que el pequeño estaba siendo sometido ya habría prescrito. El hecho en sí mismo estaba siendo investigado gracias a que una maestra del colegio “de motu proprio” –supongo que con el respaldo del mismo–, decidió llevarlo al pediatra para que lo reconocieran. Lamentablemente a día de hoy, ya no es delito porque no se puede demostrar, por lo que la huida de la madre obstaculizó deliberadamente la investigación.

Dicen los abogados y la sentencia que esta mujer secuestró en dos ocasiones a sus hijos y acuso falsamente de malos tratos al que fue su marido, por lo que la sentencia inculpatoria fue correcta, pero que ellos como letrados no pueden entrar en otras consideraciones, salvo la de explicar porque se acusa o defiende a la procesada por los hechos posteriormente juzgados.

Dice el Juez –que también es abogado–, que desde su juzgado ya no sabían cómo avisar al resto de instituciones del abuso al que el menor fue sometido. Y no solo por esto mismo, sino por el resto de los delitos demostrados y juzgados, rechaza la excarcelación de la indultada parcialmente por el Gobierno, ya que la dejación de funciones, en este caso, la de la custodia de sus dos hijos, fue tan deficiente que considera que PODRÁ reconocerse que es un grave peligro para los menores.

Con estos antecedentes la izquierda que dirige nuestro país la ha encumbrado como un ejemplo de mujer maltratada. Un referente para el feminismo de tipo sectario que campa a sus anchas en su propio ministerio y en el resto de las instituciones públicas. En casi todas las entidades privadas, las cuales y en la mayoría de los casos se meten en estos berenjenales por miedo al boicot a sus productos y servicios. Por las calles cualquier día y especialmente el 8-M de 2020, mientras sus dirigentes conocían que el covid-19 estaba extendido por todo el país. En los comités de empresas, en los sindicatos palmeros –como buenos abogados de pobres–, en los medios de comunicación –como buenos receptores de subvenciones–, y hasta en el principal partido de la oposición ya que Rajoy sintió públicamente empatía por ella, y Pablo Casado al principio de su mandato se subió al carro de la violencia doméstica, aunque por la presión que sufrió desde dentro, poco después cambio de opinión.

El ministerio de igualdad y la ministra del ramo, Irene Montero ha criticado el auto del juez y lo ha tachado de violencia institucional, y su todavía marido aunque exiliado a la fuerza, ha hecho públicos en su cuenta de Twitter unos memes que el juez había subido en su cuenta de Facebook. Uno de Ábalos sujetando un cartel en el que dice que “no es un putero” y otro de el mismo y su señora, en el que se puede leer “los que iban a bajar el precio de la luz”.

Es decir, desde el Gobierno otra vez se pone en el embrete al poder judicial y a la separación de poderes, y desde el exilio político en la sombra, el otro, llama facha al juez y lo retrata para tratar de desprestigiarlo por compartir memes en su contra y no ser de su cuerda. En fin, tienen tres hijos; ahí lo dejo…

Lo de la izquierda y su falta de respeto por los menores usándolos como sea menester para sus objetivos de todo tipo y condición, es para estudiar por la psiquiatría y la psicología, pues vemos en poco tiempo como en Mallorca se niegan a investigar la prostitución de menores acogidas, en Valencia lo mismo pero por abusos, ahora lo del hijo pequeño de la secuestradora Juana Rivas, y de remate lo del niño de cinco años de Canet de Mar en Cataluña.

Qué maravillosos Gobiernos nacional y autonómicos tenemos. Menudo talante progresista se gastan. Podemos decir una vez vistos los problemas que los menores los causan, tienen bastante claro que su bando es de los agresores puesto que en los dos primeros casos se han negado a llevarlo a comisiones parlamentarias, en el de la “madraza feminista”, la han indultado parcialmente y respecto a lo de la familia amenazada por los nazis secesionistas, el Gobierno de España se ha ofrecido a la Generalidad para ayudar en la protección de la familia hostigada. por la propia Generalidad.

Y me van a perdonar la petulancia por mi parte pero es que me tengo que reír porque luego sale Doña Lupe (a la que no tengo el gusto de conocer y seguro que es maravillosa), la abogada mediática de moda que escribe artículos y participa en tertulias de la radio y televisión; expiando sus pecados por pertenecer al sistema legalmente podrido, soltando en su último artículo en “The Objetive”, que los politólogos abrimos las ventanas de Overton, transformando en posible lo imposible. O sea que según Doña Lupe, los sueños húmedos de los psicópatas que nos gobiernan pasan del radicalismo puro y duro a la categoría de temas aceptables, de esta a la de sensatos a base de repetirse en los medios de comunicación y por ende finalmente se convierten en algo popular resultando así de interés para los políticos. ¿Y todo este proceso asqueroso, es por culpa de los politólogos? Otra que tal baila…

Los abogados metidos en política como asesores o consultores, son los que transforman las chaladuras de los políticos en leyes y sobre estas juzgan los jueces. Por eso la mayoría de los políticos son abogados -para saltarse o bordear las leyes si pueden-, o economistas -para prevaricar sin que los pillen llegado el momento-. Los abogados defienden la Ley en las dos direcciones posibles y los políticos se benefician de ello. Ambos colectivos manipulan la basura en su propio interés y están al servicio de los poderes financieros.

A otro perro con otro hueso Lupe: “castigada al rincón de pensar”.

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: