El peor producto contaminante es el ser humano. Por Rodolfo Arévalo

El peor producto contaminante es el ser humano.

“El peor producto contaminante es por supuesto el ser humano. Ningún otro animal ha podido contaminar tanto como nosotros”

Ya sé que este tema no es políticamente correcto, pero ¿Se ha parado alguien a pensar que la contaminación de cualquier tipo, los perjuicios para el planeta, el Mar, el Aire, la Tierra, la tenemos todos y cada uno de nosotros? El peor producto contaminante es por supuesto el ser humano. Ningún otro animal ha podido contaminar tanto como nosotros. Ni en épocas en las que manadas enormes de dinosaurios herbívoros de alturas de doce metros de alto y carnívoros tales como el Tiranosaurio Rex, se produjo tanto metano contaminante como hoy día.

Hay solución, creo que no, salvo que no nos importe matar a más de la mitad de la población humana. Y aún así y sabiéndolo, se hace poco para remediarlo. Y nos preguntamos por qué. La respuesta es de una simplicidad apabullante. Los seres humanos, no tenemos depredadores, somos los super depredadores de todo. Todo lo cazamos, construimos, destruimos, parcelamos, protegemos, derribamos, por así decirlo, hablar del planeta tierra y no hablar del planeta de los Homo Sapiens es un despropósito. Tierra y humanidad están cien por cien ligados, por lo menos hasta que la especie desaparezca, que lo hará tarde o temprano. Pero si algo queda claro es que somos peores que Atila, por donde pasa nuestra inteligencia no vuelve a surgir la hierba.

La única manera de que el planeta no se vaya definitivamente por la alcantarilla arrastrándonos tras él es que las población disminuyera radicalmente en los próximos siglos, pero ya les digo que eso no va a suceder porque el sexo es algo que nos domina, de manera inconsciente, es la tiranía de la reproducción de los genes de que habla Richard Dawkins en el gen egoísta. A quién se le puede pedir que no tenga hijos, pienso que a nadie porque eso es un derecho humano de lo más elemental.

En una dictadura como la China se hace con la norma de un solo hijo y claro el número de varones, al parecer los más deseados por los padres, crece a velocidad de vértigo frente al nacimiento de niñas, que son consideradas hijas pero de segunda, porque no pueden ayudar a la familia, cuando los padres sean viejos, salvo en el cuidado personal.

Todo esto que en la globalidad del mundo ya no es real, porque trabajo hay para hombres y mujeres, si actúa en un estadio psicológico instintivo, el Homo Sapiens, no ha dejado de ser cazador recolector y se supone que las piezas grandes y más suculentas las cobran los machos, sea esto verdad o no. Por eso en China hay mucha gente que mata a las niñas, incluso antes de que nazcan, para tener solo un hijo que prefieren varón.

En algunas regiones agrícolas puede hasta comprenderse, es mano de obra para la granja o la casa. Los humanos nos seguimos comportando como humanos, a falta de pelo cazamos para ponernos las pieles de los animales muertos, también los matamos para comer o simplemente los criamos para tener leche, huevos, queso, etc, etc, etc…

Pero luego caemos en la cuenta, somos muchos millones, creo que en la actualidad seis mil millones de criaturas. Alimentar a toda esta gente requiere de unas explotaciones ganaderas y agrícolas inmensas, salvo que quieras dejar a todo este personal muriendo de hambre, como por desgracia pasa en algunas regiones de África, sin que a nadie se le despeine un pelo. Imaginen ustedes lo que habría que producir de mas para dar de comer a los doce mil millones de humanos que habrá sobre el planeta al final de este siglo. La única solución es cerrar el grifo en cuanto a permitir nacimientos, lo que en definitiva lleva a una dictadura si no igual, si parecida a la china.

Mucho me temo que, tal como hoy pululan por el mundo grupos de iluminados que piden el cierre de grandes explotaciones ganaderas, de macro granjas, de sobre explotación pesquera, de uso de combustible fósil etc. , en el futuro habrá grupos que defiendan lo contrario o el mundo futuro no será, por imposible. O el uso de las energías nucleares se liberaliza en todo el orbe, con las debidas medidas de control y seguridad o la energía que se necesita para dar de comer a todo el mundo, no se conseguirá.

Se puede tirar de paneles solares, pero solo en zonas desérticas o con un gran número de horas de sol, el otro remedio radica en el combustible hidrógeno, porque agua al planeta no le falta, pero es caro de producir, la solución de verdad vendrá el día en que se puedan tener centrales nucleares de fusión no de fisión. Para eso creo que todavía faltan unos años. Además toda energía por muy limpia que sea contamina un poco. Así que vayámonos olvidando de buscar culpables en el empedrado. La culpa de la contaminación del planeta la tenemos los humanos, TODOS, los humanos incluidos los que defienden el medio ambiente, porque también comen, aunque sean vegetales, seis mil millones de humanos son muchos, ni les cuento cuanto contaminan, el doble.

Y sí…, ya sé que este tema no es políticamente correcto, pero ¿se ha parado alguien a pensar que la contaminación de cualquier tipo, los perjuicios para el planeta, el Mar, el Aire, la Tierra, la tenemos todos y cada uno de nosotros? El peor producto de contaminante es por supuesto el ser humano. Es una pena pero es la dura realidad.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: