Y mientras, los terroristas en la calle y los ministerios con nombres inacabables y sueldos de escándalo. Por José Crespo

Y mientras, los Ministerios con nombres inacabables y sueldos de escándalo

“Los criminales terroristas en la calle y el rey Juan Carlos fuera de España para goce de separatistas y terroristas además del doctor cum fraude”

 
La Comisión Europea otorga a la energía nuclear y al gas natural la calificación de sostenible y las autoridades españolas se ponen dignas pero les importa un huevo y parte del otro lo que nos cuesta la luz y el combustible. Son una pandilla de parásitos desalmados.
 
Dónde está la prensa libre poniendo en aprietos a este grupo de mediocres intelectuales, morales y curriculares. España reitera su rechazo a incluir la energía nuclear y el gas natural en la taxonomía verde europea: No tiene sentido y manda señales erróneas para la transición energética en el conjunto de la UE”, señala Teresa Ribera, en respuesta al borrador propuesto por la Comisión Europea.
 
La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico tiene el cuajo de indicar que ambas tecnologías tienen un papel que jugar en la transición pero limitado en el tiempo y reitera su rechazo a incluir la energía nuclear y la generación por gas natural en la tabla de clasificación de opciones verdes en el marco comunitario.
 
Eso sí, seguimos comprando gas a Argelia y energía nuclear a Francia, cuando menos de una docena de centrales nucleares serían la solución de España, para acabar con la dependencia energética y que las empresas y autónomos no tuvieran que cerrar porque no tienen con qué pagar el recibo de la luz. Lo cierto es que España es uno de los países en los que el precio del kWh es más alto.
 
La razón que explica esta locura de por qué en España la energía es mucho más cara que, por ejemplo, en nuestro vecino Portugal se encuentra en los costes fijos.
 
En una factura de luz, el 44,5% se compone del precio de la energía, que podría abaratar y casi gratis con solo 10 modernas centrales nucleares de última generación.
 
Ese precio se reparte entre la generación de esa energía, el transporte y la distribución y gestión. Nada menos que el 55,5% restante de la factura se separa entre los costes regulados y los impuestos. En total, seis impuestos y dos costes regulados hacen que la factura se dispare. Esto hace que, en una factura de 100 euros, solo 44,58€ se destinen a pagar la energía en sí. Los 65 euros restantes se dividen entre costes regulados e impuestos… pero como dice la canción… ¿¡ a quién le importa!?
 
Aquí lo que importa es tener una cuadra de asesores indocumentados, un consejo de ministros que no caben en la mesa, la prodigalidad con los amiguetes y el silencio de la corrupción sindical, con los criminales terroristas en la calle y el rey Juan Carlos fuera de España para goce de separatistas y terroristas además del doctor cum fraude.

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Artes y Humanidades. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Vázquez de Coronado, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica y Españoles Olvidados del Pacífico. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: