Con soportarle tenemos ya el Cielo bien ganado. Por Guirong Fu

Con soportarle tenemos ya el Cielo bien ganado. Ilustración de Tano

“¡Ni se imagina Sánchez el sacrificio que soportarle nos ha costado: sólo por ello, los españoles tenemos ya el Cielo bien ganado!”

Espectacular avance de Sánchez en Andalucía.

En verdad, no hubo, quien le hiciera sombra.

Lástima que no ocurriera igual con los socialistas,

que, pese a mostrar todas las ‘Espadas’ listas,

recibieron, en plena cara, un recital de hostias.

 

Se lamentan de que, a la gente, le diese por irse a la playa:

“¡Pá qué ir a votar si, aquí, el PSOE siempre gana!”

(¡Ja: quién habría dicho que, en Andalucía,

hubiera tanto bañista sociata:

a la próxima, irán todos a votar,

en vez de irse a la mar,

y a buen seguro que arrasan!

 

Al cabo, en resiliencia y optimismo,

¡ni el propio Sánchez les superaba!

¿O no oyeron ustedes a Lastra?

¿Se fijaron ustedes, por cierto,

en las caras de Antonio Pedro y la compaña?

No eran caras largas: ¡eran kilométricas!

 

Don Narciso parecía tener el pensamiento,

como poco, en las marismas de Doñana:

-¡Suerte que para mis merecidas vacaciones ya falta menos!

Anoche habrá soñado en ‘grandezas falconianas’

para cuando ‘la simple política’ se le quede ya pequeña;

acaso algún rutilante cargo europeo para el día de mañana:

-¡Demasiado me sacrifiqué ya por… ‘estepaíss’ llamado España!

(¡Ni se imagina, él, el sacrificio que soportarle nos ha costado:

sólo por ello, tenemos ya el Cielo bien ganado!)

 

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada.
Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz,
pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada.
Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar;
y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar.
No hay en mí afán de ocultamiento,
pero va con mi talante el anonimato.
De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato,
no habrían de reconocerme ustedes un pimiento.
Den todos por bien seguro, sin embargo,
que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD
y EL HONOR de quienes me honran con su amistad,
no habré de ocultar de mí ni un solo dato.
¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve:
El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología.
Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve,
los años me han llevado a querer tomarle la medida:
Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates.
Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía.
Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates'
y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: