Los médicos del suelo y los ecologistas de salón. Por Gusarapo

Los médicos del suelo y los ecologistas de salón.

«Ecológico puede ser cualquiera pero orgánico no. Pero en España se sustrae la posibilidad de ser ecológico en base a determinados intereses»

El diecisiete del pasado mes de junio, falleció uno de los mayores difusores del sistema de cultivo conocido como Siembra Directa o No Laboreo, Carlos Crovetto Lamarca.

Crovetto dedicó su vida a la investigación de la regeneración del suelo desde su explotación agraria en la finca familiar Agro Chequen, en Florida, Chile.

Tras formarse en los Estados Unidos, desde la década de los cincuenta del siglo pasado inició una importante labor divulgadora sobre la necesidad de eliminar las prácticas mecánicas en los cultivos y las quemas de rastrojos.

En su país no tuvo mucha aceptación, pero ocurrió lo contrario en Argentina, donde en la actualidad se cultivan unos treinta millones de hectáreas en Cero Labranza o No Laboreo. Aproximadamente el noventa por ciento de la superficie de cereales y leguminosas de Argentina en la temporada 2018/2019 se cultivó con siembra directa.

En España se realiza siembra directa en unas 600.000 ha.,  alrededor del ocho por ciento del total de tierras cultivadas aquí.

Muchos agricultores se muestran reticentes a aplicar este sistema de cultivo y prefieren seguir con el Laboreo Tradicional o Convencional.

La Siembra Directa o No Laboreo consiste en sembrar sin remover o alterar el suelo. Esta técnica es denominada Agricultura de Conservación.

La Agricultura de Conservación propugna:

– Diversificación de cultivos.– Mínima alteración del suelo.– Cobertura vegetal permanente del suelo, ya sea con plantas o con sus rastrojos de forma continua.

Se pretende así reducir la acción erosiva del viento y la lluvia, el incremento de los niveles de materia orgánica en el suelo, la reducción del estrés de las plantas por calor y sequía, la biodiversidad sobre y bajo la superficie del suelo, el aumento de la disponibilidad de agua en el suelo, la mejora de la salud del suelo.

El no labrar implica una considerable reducción de gasto en combustible, maquinaria, aperos, repuestos y mano de obra.

Está técnica también se utiliza en cultivos leñosos, donde se establecen coberturas vegetales permanentes en las calles entre los árboles, favoreciendo la fijación de nitrógeno cuando se utilizan leguminosas como los tréboles, y no rompiendo las raíces que se desarrollan justo bajo la superficie.

El concepto de la Agricultura de Conservación tuvo su origen en una catástrofe ambiental acaecida entre los años treinta y cuarenta del siglo pasado, cuando tras años de abundantes lluvias en los estados norteamericanos de Kansas, Colorado, Texas, Nuevo México y Oklahoma, se intensificó el cultivo de trigo favoracido por la bonanza climática y la demanda de este cereal en Europa, sustituyendo los históricos y naturales pastizales de gramíneas en los que pastaba el ganado vacuno, sucediéndose intensas sequías que convirtieron las capas superficiales del suelo en polvo que fue arrastrado por los vientos. A esta catástrofe se la conoce como el Dust Bowl, cuenco de polvo. Se produjeron ventiscas de polvo que acabaron con cultivos y animales, y obligaron a muchas familias a emigrar, y se empobrecieron los suelos.

La eliminación de la cobertura vegetal natural tuvo consecuencias dramáticas. A partir de aquí se iniciaron los estudios y trabajos encaminados a la conservación de la capa superior y fértil del suelo que en la década de los noventa acuñarían el término Agricultura de Conservación.

En la actualidad se cultiva alrededor de un quince por ciento del total mundial de tierras cultivables siguiendo los principios de esta Agricultura de Conservación.

También se engloba dentro de este sistema al llamado Mínimo Laboreo, técnica consistente en reducir las labores de preparación del suelo a labores verticales sin volteo de la tierra.

La siembra directa precisa del empleo de herbicidas totales químicos en el momento de la siembra, mientras que el mínimo laboreo elimina la mala hierba por medios mecánicos.

En el otoño, tras las lluvias, las semillas de adventicias, o sea, malas hierbas y plantas nacidas de las semillas del cultivo anterior, germinan, compitiendo con el cultivo recién sembrado por el agua, los nutrientes y la luz, por lo que se precisa su eliminación.

La siembra directa suele realizarse tras la germinación de las adventicias, que son eliminadas mediante la aplicación de un herbicida de tipo total, no residual y de contacto, lo que significa que mata toda la vegetación de tipo herbáceo existente en el terreno en el momento de la aplicación, sin dejar residuos en el terreno.

El mínimo laboreo elimina esa vegetación adventicia mediante labores tradicionales a base de pases de grada de discos o cultivadores o chisel. Estas labores son de tipo vertical, sin volteo de la tierra, lo que favorece la conservación y evita la compactación del suelo.

La llamada Agricultura Ecológica u Orgánica no utiliza productos químicos, por lo que para la eliminación de las adventicias recurre al empleo de medios mecánicos, es decir, al mínimo laboreo.

El término Orgánico, empleado fuera de España para definir la agricultura y ganaderia que no utiliza productos químicos, tanto fitosanitarios como abonos de síntesis o medicamentos, permite separar los conceptos de lo Ecológico por Ecología, de Ecológico por Sin Química, algo muy importante.

El uso de herbicidas totales no residuales en el momento de la siembra es independiente del uso de herbicidas selectivos residuales o no en momentos posteriores del cultivo, ya sea en pre o post emergencia.

Herbicida selectivo es aquel que elimina un tipo de vegetación pero respeta a otra. Por ejemplo, respeta la cebada pero no al resto de plantas.

La post o pre emergencia se refiere a si la adventicia ha germinado ya o no en el momento de la aplicación. Actuando sobre las plantas cuando vegetan o inactivado su germinación.

Un cultivo con mínimo laboreo será «ecológico u orgánico» o no en función del posterior empleo de tratamientos herbicidas.

El uso de semillas de especies transgénicas permite el tratamiento de herbicida total no residual en cualquier etapa del cultivo siempre que el transgénico elegido sea tolerante a ese herbicida.

El herbicida total no residual más utilizado es el Glifosato, N-fosfonometilglicina, C3H8NO5P. Comenté sobre él en otra ocasión.

Hay quien considera que sí deja residuos y que su uso conlleva efectos dañinos para el medio ambiente y la salud. Pero su uso conlleva una importante reducción de la contaminación causada por el uso de carburantes de hidrocarburos.

El sistema de Siembra Directa no es aplicable a todos los terrenos y en cualquier condición ambiental.

Relacionadas con la Agricultura de Conservación o No Laboreo, hay varias corrientes o sistemas. Permacultura y Agricultura Biodinámica son dos de ellas.

Permacultura o  Agricultura Permanente es «el diseño consciente y mantenimiento de ecosistemas agrícolas productivos, los cuales tienen la diversidad, estabilidad y resistencia de los ecosistemas naturales. Es la integración armónica del paisje y la gente produciendo comida, energía, cobijo y otras necesidades y no materiales de una manera sostenible» en palabras de Bill Mollison en su libro Permaculture A Designers. Manual.

Bill Mollison, biólogo australiano, y un compatriota suyo, David Holmgren, fueron los artífices de este «sistema integral y evolutivo de especies de plantas perennes y animales útiles al ser humano» a partir del trabajo de Howard Odum.

La Permacultura trata de la relación del ser humano con los alimentos, la naturaleza, las personas, la tecnología, los minerales, los materiales, la energía, los animales, mediante una ética y principios de diseño y comportamiento. Todo debe estar enfocado a la sostenibilidad, al uso sustentable de la tierra que permita llevar una vida sostenible.

Agricultura Biodinámica es aquella que basándose en la teoría antroposófica de Rudolf Steiner cultiva la tierra y cría animales a partir de los ritmos cósmicos y la energía vital de la naturaleza. La agricultura biodinámica devuelve a la tierra más de lo que le quita.

La finca se considera como un organismo en el que las plantas, los animales y los seres humanos están conjuntamente integrados, es un organismo completo capaz de producir todos los materiales necesarios para su supervivencia sin introducir materiales externos.

«La Antroposofía es un sendero de autoconocimiento que quisiera conducir lo espiritual en el hombre a lo espiritual en el universo.» Rudolf Steiner.

La Agricultura Biodinámica utiliza compuestos minerales, animales y vegetales, naturales, para el control de plagas y enfermedades y potenciar la acción de la materia orgánica, y siempre siguiendo un candelario basado en la astrología.

De un tiempo a esta parte se han venido utilizando todos estos términos y conceptos, mezclados o por separado, para influir en el pensamiento y comportamiento de la sociedad.

Un agricultor que practica el Laboreo Convencional puede ser o no orgánico, que no ecológico.

Un agricultor de No Laboreo puede ser orgánico o no.

Ecológico puede ser cualquiera pero orgánico no. Pero en España se sustrae la posibilidad de ser ecológico en base a determinados intereses.

Espero que lo expuesto haya servido para aclarar algunos términos e ideas

Gusarapo

Soy más de campo que las amapolas, y como pueden ver por mi fotografía, también soy rojo como ellas. Vivo en, por, para, dentro y del campo. Ayudo a satisfacer las necesidades alimenticias de la gente. Soy lo que ahora llaman un enemigo del planeta Tierra. Soy un loco de la naturaleza y de la vida.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: