Ante lo que vivimos decir no no basta. Por Antonio Ramírez

Ante lo que vivimos. Decir no no basta.

«Decir no no basta es un ensayo que se acerca a la realidad y nos ayuda a ver, que no mirar, lo que vivimos, el mundo que sufrimos»

Esta es una obra, más que nunca, oportuna y necesaria. De forma audaz, pero también esclarecedora, «Decir no no basta» sencilla e inquietantemente es un ensayo que se acerca a la realidad y nos ayuda a ver, que no mirar, ante el mundo que vivimos.

 

Naomi Klein nos habla en su escritura como se derumbaron esperanzas de una convivencia mejor, pero también como podemos afrontarla, esa esperanza, de nuevo. Y sobre todo, qué podemos hacer cada uno de nosotros para intentar que las cosas cambien a mejor. A hilar un sí prágmático, concienciarse y comprometerse más allá de la indignación lógica por lo que sucede y de no quedarse unicamente con echarse las manos a la cabeza por ello.

 

Decir no no basta nos acerca a la propia actuación de cualquier ciudadano de a pié que, con su lugar en el mundo, tiene posibilidades de ser un elemento activo en pro del bien.

 

La ruina económica y el empobrecimiento de los más débiles, el medio ambiente y su deterioro, la seguridad y sus amenazas… tan presentes en el devenir actual, no pueden quedar bajo el hechizo de la inmovilidad. En esencia Naomi Klein nos viene a decir que los peligros no deben ensimismarnos y que por mucho que sean de gran magnitud, se puede actuar, o al menos intentarlo. Imprescindible.

Antonio Ramirez Velez

Indígena melillense con varias decenas de años a mis espaldas. Periodista de profesión y dedicación institucional desde hace muchos años en lla Ciudad Autónoma de Melilla, anterior Ayuntamiento, con una paso también en la Administración del Estado, Delegación del Gobierno. Responsable en diversas legislaturas de gabinetes de prensa y relaciones institucionales, comencé a entender, hace tiempo ya, que el poder es un mar de ambiciones y conjuras permanentes y por ello la verdad, cuando sobrevive, vale su precio en oro. Mi paso por medios de comunicación, tanto públicos, como privados, me enseñó de la gran asignatura pendiente que tienen, aún, generaciones de periodistas sobre la consideración de su profesión y la dignificación de la misma.

Lector aplicado, que intento ser, concibo a los libros como uno de los últimos reductos de la libertad de pensamiento, generadores de opinión y salvaguarda, por ello, de la voluntad. Lo único que no nos puede ser arrebatado (Víktor Frankl).

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: