Pinocho Sánchez nunca tanta influencia tuvo, como ahora con el tubo. Por Guirong Fu

Pinocho Sánchez nunca tanta influencia tuvo

«Gracias a su influencia y oficios en Europa, y antes de que se largue, podrá garantizar, para 2030, según informan, hidrógeno… por un tubo»

-Se echa de ver que Pinocho Sánchez

nunca tanta influencia tuvo:

gracias a sus buenos oficios en Europa,

y antes de que se largue,

podrá garantizar, para 2030, según informan, hidrógeno… por un tubo!

 

-Pues largo me lo fía,

dejad que os lo diga, vuesa merced:

a saber por dónde andará,

para entonces, don Narciso.

-¡Oh: todo es posible, con hombre

tan docto e ilustre como él:

hasta el Nobel de Economía…

y aun el de Literatura

puede haber ya conseguido!

 

-No le digo yo que no:

todo lo resiste el papel.

Y si se lo dieron al simpatiquísimo

Bob Dylan (¡ay, que me descuajaringo!)

por qué no a quien una tesis… a 300 manos,

nada menos, tiene ya editada.

Y, encima, un manual de resiliencia que te cagas

lleva ya escrito el eximio individuo.

 

-¡Justo lo que yo pensaba, mire usted!

Claro que para entonces bien podría ser

que el tirano Putin el continente entero

ya haya ampliamente destruido.

 

-¡Cielos, no: ni nuestro heroico don Narciso,

ni la alianza de civilizaciones del, otrora, minero ZP,

habrían jamás -¡vive Dios!- de permitirlo!

 

-Que Santa Rita… y San Judas Tadeo le oigan a usted,

amigo mío.

Y que San Cándido… le suelte de la mano

de vez en cuando. Siquiera algún domingo.

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada.
Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz,
pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada.
Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar;
y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar.
No hay en mí afán de ocultamiento,
pero va con mi talante el anonimato.
De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato,
no habrían de reconocerme ustedes un pimiento.
Den todos por bien seguro, sin embargo,
que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD
y EL HONOR de quienes me honran con su amistad,
no habré de ocultar de mí ni un solo dato.
¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve:
El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología.
Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve,
los años me han llevado a querer tomarle la medida:
Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates.
Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía.
Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates'
y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: