Conversaciones en el andamio. ¿Consentimos o qué? Por Francisco Gómez Valencia

Conversaciones en el andamio. ¿Consentimos o qué?

Ya sabrán que al final se armó el taco entre las podemitas y los sociatas. Otra vez están a la greña, cosa que por otro lado, nos llena de orgullo y satisfacción ¿Te imaginas la conversación?

– ¿Consentimos o qué?

– ¡No! Bajo ningún concepto.

– Entonces; lo presentamos solos, planteamos nuestra reforma de la Ley sin acuerdo y reventamos el acuerdo de Gobierno.

– Nos da igual el incumplimiento. No pensamos irnos del Gobierno ni con agua caliente. Además que sepas que si la presentáis, vais de la manita del PP y a lo mejor hasta de la ultraderecha.

– ¡No, eso es falso, al PP que le den…!

– Pues sinceramente, sin el PP no sale la reforma.

– Al PP déjamelo a mí…

– ¿Entonces, acordarás consentir con ellos?

– ¡Que no leche! El PP consentirá otra vez gratis, como casi siempre. A las malas, con que se equivoquen al votar unos pocos, servirá.

– Pues muy mal.

– ¿Y Ciudadanos?

– ¿Esos quienes son?

– ¿Y VOX?

– Han dicho que no nos consentirán gratis si no es para hacer la pinza contra el PP.

– ¡Ah! ¿Esta vez no consienten?

– Parece que no, pero a saber…

– Pues que me lo expliquen.

– ¿El qué?

– Lo del consentimiento para esta gente.

– ¿Pero el lío no es por lo del consentimiento de las mujeres?

– ¡Anda tira, que no te enteras! O sea que van 400 casos perjudicándolas, y las que te rondaré morena ¿y ahora me vienes con esas?

– ¡Ah, perdona! Pensaba que realmente discutían por ellas.

– ¿Desde cuándo? ¡Tu estás tonto!

Feliz día de San Ricardo.

Españistan 07|02|23

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: