Pedro Gené y su banda legendaria Lone Star. Por Rafael Gómez de Marcos

Pedro Gené y su banda Lone Star.

«Cuando Pedro Gené regresa a Barcelona en 1960 trae una guitarra eléctrica y un propósito en la cabeza, formar un grupo de rock y blues»

Un muchacho, prácticamente un niño prodigio del piano clásico, es becado a finales de los 50 para ampliar estudios en Londres, pero el incipiente rock and roll se cruza en su camino. Los discos de Elvis Presley se editaron en España solo unos meses más tarde que en EEUU. En realidad, ni la radio ni la incipiente TVE le dedicaron especial atención por lo que no causó un gran impacto en el público (Ordovás, 1987, p. 12). Pero en los 60´ la adopción de los modelos musicales extranjeros por los jóvenes españoles marca una ruptura con la generación precedente, sin precedentes.

 

¡Por primera vez, los jóvenes dejan de vestirse como sus padres! Lo que nadie podía imaginar, es que con el tiempo los padres acabaron vistiéndose como sus hijos. Cuando regresó a Barcelona en 1960 aquel muchacho del que les hablaba al principio, trae una guitarra eléctrica y un propósito en la cabeza: formar un grupo de rock y blues, consigue su sueño y se hacen populares versionando al español clásicos del rock, del blues y del soul anglosajón.

 

Una banda que a lo largo de su dilatada carrera sufrió numerosos cambios en su formación y en su estilo musical. Se iniciaron corno intérpretes de rhythm and blues con versiones de The Who, The Rolling Stones, Eric Burdon & The Animals, por cierto, su versión de “House Of The Rising Sun”es una delicia que les granjeó una fama internacional, llevando incluso a tocar junto a la banda de Eric Burdon en dos ocasiones y obteniendo en España más ventas que la original y varios números uno en Latinoamérica. Lone Star, la banda de nuestro protagonista Pedro Gené, a base de soberbios EP’s y singles, se hizo grande con temas propios, temas como “Mi Calle”, un tema que fue el germen del rock duro hecho en España inspirado en la Calle del Robador de Barcelona, que podría ser intercambiable a cualquier calle de cualquier ciudad, con marginalidad, viviendas demacradas, niños descalzos, bares de mala reputación…

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido. Mi cita de bandera es una frase de José Ortega y Gasset: "Ser de la izquierda es, como ser la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral".

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: