Todo sigue igual tras el quinario de auto “consagración” de Fray Perico “mártir”. Por Antonio de la Torre

Todo sigue igual tras el quinario… Qué dictadura ni qué dictadura. Ilustración de Mescojono

«Hemos asistido al preámbulo de un posible golpe de Estado al más puro estilo populista del bolivarianismo chavista, demostrativo de que estamos ante un autócrata de libro»

Cuando el pasado miércoles el presimiente PinócHEZ se hizo un “fijo discontinuo” para “decidir si decidía” dimitir cuando terminara el retiro espiritual que se autoconcedía –ese prefijo forma parte de su psicopatía personal–, muchos españoles –entre otros Alberto Núñez Feijoo– pensamos que era otra de sus maniobras para ganar tiempo con algún fin espurio. Sin embargo, pocas horas antes de que el compungido compareciera sin preguntas, buena parte de esos “periolistas” decían que anunciaría su dimisión –alguno, presumiendo incluso de su “buena” información– tras la visita al Palacio de la Zarzuela, donde se lo habría adelantado a Felipe VI, instrumentalizando a la Jefatura del Estado para legitimar lo que después nos contaría. Y es que cuando digo que si hay algo peor que la mayoría de los políticos españoles es la mayoría de periolistas y analistas de los medios de manipulación masiva, creo que no exagero mucho. Y, cual nueva “crónica de una no dimisión anunciada” el felón de la Moncloa adelantaba una hora su anunciada comparecencia, prevista en principio para las 12:00 de la mañana de este lunes.

Tal vez, ese adelanto horario fue la causa de que, en un fallo más de nuestro actor, empezara sus palabras a su muda audiencia con un “Buenas tardes”, en lugar del “Buenos días” que la matutina hora requería. Anécdotas aparte, esta vez sólo ha podido engañar a una parte de su entregado rebaño, que ha debido pasar el retiro de su amado líder en un mar de dudas sobre su futuro alimenticio si se producía la temida baja voluntaria.

Pero no hubo sorpresas y nos dejó su esperado comunicado del que voy a comentar sólo algunas de sus frases, que me han parecido más “relevantes”. Tras el citado saludo nos dejaba su primera perla en referencia a su carta a la ciudadanía del miércoles: “En ella les planteaba si merecía la pena soportar el acoso que desde hace 10 años sufre mi familia…”. Creo que exageró un poco en el plazo, si tenemos en cuenta que hasta julio próximo no se cumplen 10 años de su primera llegada a la secretaría general de La Pesoe y, que yo recuerde, nadie “acosaba” a su familia por entonces. 

Continuaba su monólogo con un quejido, ya habitual en él: Si consentimos que la contienda partidista justifique el ejercicio del odio, de la insidia y de la falsedad hacia terceras personas… Si permitimos que las mentiras más groseras sustituyan el debate respetuoso y racional basado en evidencias… no hay honor que justifique el sufrimiento injusto de las personas que uno más quiere y respeta. Algo que, cuando menos, resulta paradójico en el levantador de un “muro para que no gobierne la ultraderecha” y que desde 2020 no ha hecho otra cosa que arremeter y enviar a sus corifeos y palafreneros contra Isabel Díaz Ayuso y su familia, además de delegar en su ahora “mamponinistro” Óscar Puente la insultante respuesta a Núñez Feijoo en su fallido debate de investidura. El mismo que se refería el domingo a su jefe como “el pu-o amo”, que así les gusta a ellos. Parece que el honor y el sufrimiento de la derecha no importa.

Decía después …que la carta que les envié pudo desconcertar, porque no obedece a ningún cálculo político. La mentira es consustancial en él y no cabe duda de que la pata de la psicopatía que le afecta es ostensiblemente superior a las otras dos, narcisismo y maquiavelismo, que completan la triada oscura con la que fue diagnosticado, sin riesgo de error, por Rosa Díez y no pocos analistas y especialistas. Completaba esta parte de su antológico comunicado diciendo …que duele vivir esta situación, que no deseo a nadie, salvo a los de la derecha y ultraderecha, que él y los suyos fustigan a diario.

Nos decía después que He actuado desde una convicción clara –clarísima, seguir como sea en la Moncloa–. Se contradecía de nuevo al decir que ha dado este paso por motivos personales…, que todo el mundo puede entender…, porque responden a valores troncales de una sociedad solidaria y familiar, como es la española. Por eso se la quiere cargar con sus políticas antifamiliares, aborto a la carta y eutanasia incluidos.  

Insistió en que esto no es una cuestión ideológica, sino sectaria, debió aclarar, y en hablar de …respeto, de dignidad, de principios…, tres cosas ausentes siempre en él, fuera de sus “homilías” frailescas cuando le conviene.  Y remataba esta parte diciendo que Esto nada tiene que ver con el legítimo debate entre opciones políticas. Tiene que ver con las reglas del juego, las que ellos nunca respetaron desde Pablo Iglesias Posse.

Entraba después en el meollo de lo que lo llevó a su “baja laboral” –con empleo y sueldo, por supuesto– mezclando churras con merinas para su armario: Si consentimos que los bulos… dirijan el debate político, si obligamos a las víctimas… a tener que demostrar su inocencia… Si permitimos que se vuelva a relegar el papel de la mujer al ámbito doméstico –que yo sepa nadie mandó a su Begoña a coger la fregona–… que la sinrazón se convierta en rutina, la consecuencia será que habremos hecho un daño irreparable a nuestra democracia”. ‘Ya me la cargo yo’, debió pensar, mientras dejaba otra de sus contradicciones: confundir libertad de expresión con libertad de difamación es una perversión democrática de desastrosas consecuencias. Si lo sabrá él. 

Tras insistir en los diez años sufriendo…, pasó a lo verdaderamente trascendente, que para él y su mujer es… agradecer de corazón las muestras de solidaridad y de empatía que hemos recibido… –dependientes aparte, 12.500 fieles en Ferraz, según su delegado de gobierno en Madrid, que, si tenemos en cuenta que fletaron 130 autobuses, contratados por cierto varios días antes de su “improvisada” carta, deja en escasos 5.000 a los de Madrid–. Una movilización social que ha influido decisivamente en mi reflexión”, lo que le llevó a “… compartir con todos ustedes lo que finalmente he decidido… seguir, con más fuerza, si cabe, al frente de la Presidencia del Gobierno

Una vez “justificados” su retiro y decisión, pasó a la amenaza y aviso a navegantes: Esta decisión no supone un punto y seguido, es un punto y aparte. Se lo garantizo. Aviso que acompañaba con una promesa: …mi compromiso de trabajar sin descanso… –es decir, seguir llenando la agenda de viajes en Falcon–, con firmeza y con serenidad por la regeneración pendiente de nuestra democracia y por el avance y la consolidación de derechos y de libertades, es decir, jueces y periodistas independientes, prepárense. Siguió en esa línea con otra “promesa”: Asumo la decisión de continuar con más fuerza, si cabe, al frente de la Presidencia del Gobierno”, o sea, con más decretos ley. Y manifestó de nuevo su “disforia” mental: …que la mayoría social, como ha hecho estos cinco días, se movilice en una apuesta decidida por la dignidad y el sentido común… –que nunca no demostró tener– poniendo freno a la política de la vergüenza que llevamos demasiado tiempo sufriendo…. Por fin una verdad, no puede ser más vergonzosa su política, nacional e internacional. Abogó por continuar con la …reflexión colectiva que abra paso a la limpieza, a la regeneración, al juego limpio, y no tuvo reparo en citar uno de sus apoyos institucionales: Llevamos demasiado tiempo dejando que el fango colonice impunemente la vida política, seguramente en recuerdo de ese “polvo del camino” que manchaba la toga del entonces fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, hoy puesto en la presidencia del Tribunal Constitucional y posible muñidor de su ley de amnistía.

Y en esa apelación a la conciencia colectiva de la sociedad española no dudó en sacar a relucir otra vez la “pandemia” que no supo gestionar y que ahora está sacando a relucir algunas de sus posibles irregularidades, y las “guerras en Oriente Medio –donde se decantó por el terrorismo de Hamas, buscándose la enemistad de Israel, que le puede dar más de un quebradero de cabeza con las filtraciones de Pegasus– y en Ucrania”. No tuvo reparo alguno en decir que España …vive un muy buen momento económico y respira paz social, sin tener en cuenta que se han superado los 1’6 billones de euros de deuda pública y que, pese al maquillaje, seguimos liderando el paro europeo, general y juvenil, y ocupando los últimos puestos en el Informe PISA sobre calidad educativa. Y en cuanto a “paz social” sólo hay que ver la cada día más evidente ruptura de las dos Españas y los enfrentamientos dialécticos en las cámaras.

Terminó refiriéndose, a los suyos, supongo, como Una sociedad que asombró al mundo por su aceptación entusiasta de los derechos y las libertades, pasando de ser un país oscuro –octava potencia industrial en 1975 y uno de los principales países en visitas turísticas– a un referente internacional de libertades y de democracia, de progreso y de convivencia, como he comentado en el párrafo anterior. Y se le escapó otra verdad al rematar diciendo que los males que nos aquejan no son ni mucho menos exclusivos de España. Forman parte de un movimiento reaccionario mundial que aspira a imponer su agenda regresiva –seguramente en referencia a la aberrante Agenda 2030, cuya insignia luce a menudo en su solapa– mediante la difamación y la falsedad, el odio y la apelación a miedos y amenazas –como por ejemplo la antes citada pandemia y las “salvadoras” vacunas que Sanidad acaba de declarar que han llevado a mejor vida a tantos vacunados. Al final, no dio ni una sola explicación sobre los presuntos delitos de su mujer, investigados por un juzgado de Madrid, sus ayudas económicas aprobadas en consejo de ministros a empresas recomendadas por ella, y las implicaciones de hasta once ministerios en el conocido como caso Koldo, empezando por el cese fulminante de su ministro José Luis Ábalos, jefe de Koldo. Además de no contarnos qué le llevó al “cambio de opinión” respecto al Sahara ni el misterioso patrimonio millonario de su hermano.  

Remataba el día con un auto-homenaje en su Radio Televisión Espantosa, que no tuve ánimo para ver, y que mañana creo que completará en La Sexta-SeCta de Atresmedia, desde aquella brillante “absorción por la absorbida” que amadrinó la singular Soraya Sáenz de Santamaría, en el trasfondo de muchos de los males de hoy. Sin duda, con periolistas que estarán entre los cientos que firmaron un manifiesto de apoyo a Sánchez frente al golpismo mediático

En definitiva, hemos asistido al preámbulo de un posible golpe de Estado al más puro estilo populista del bolivarianismo chavista, demostrativo de que estamos ante un autócrata de libro, un personaje listo, sin duda, pero que ha demostrado no ser muy inteligente al no medir el alcance del motivo de su retiro, la implicación de su mujer en tramas cuando menos dudosas, hoy en todos los medios internacionales, que no sueltan prenda.

No tardó la reacción del líder del principal partido de la oposición, Alberto Núñez Feijoo, que a mi juicio fue muy claro y demostró sentido de Estado, en la que no me puedo extender aquí, pero dejo el enlace de su intervención completa por si puede interesar, de la que dejo sólo un frase respecto al show sanchista: Ha tomado el pelo a cuarenta y ocho millones de españoles, aunque realmente haya sido a la mitad , porque los suyos, sus socios y sus dependientes nacionalistas, deben estar satisfechos. 

 

Antonio de la Torre

Aficionado a la política, decepcionado con mi corta experiencia en ese mundo, y preocupado con la situación de "España, S. A.". Modesto tertuliano y articulista de opinión. Comparto inquietudes y propuestas, tratando de ayudar a crear opinión para mejorar el pervertido sistema político que nos ningunea.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: