Mostrando: 1541 - 1554 de 1.558 RESULTADOS

Las meditaciones de Europa en la orilla mediterránea: Me Repatea el descuadre feminista y la corrección política

Cartel de la mujer trabajadora
Corrección política. Cartel de la mujer trabajadora

 

A mí, que no nací en democracia, fui mujer y española, me estafaron emocionalmente siempre; pero los victimismos me resultan insufribles. De la dictadura conocí mis años de Bachillerato. Enteros. La sociedad que nos rodeaba era provinciana, pobre, atrasada y bastante ignorante. No había colores ni demasiada música. Mi familia no era rica, y sigue sin serlo; pero me “mandaron” a un colegio de pago. Siempre estudié en privada. Todo, visto desde aquí, fue espantosamente ridículo, apolitizado, católico y con una “sexualidad” brutalmente reprimida. Prohibida en muchos casos. Eran aquellos años del coletazo final del franquismo, el despegue económico-social y la apertura. Y por todo ello reniego de la corrección política.

 

«Me Repatea el descuadre feminista y la corrección política, porque que no nací en democracia, fui mujer y española, y me estafaron emocionalmente siempre»

 

 

Nosotros éramos jóvenes que convivimos sin agredirnos políticamente y transgredimos, con más o menos aciertos, las reglas. Yo me salté tantas como pude y me dejaron. Los disgustos familiares no fueron sin importancia y me escapé de casa. Después fui ilegal en Francia hasta que conseguí una beca y permiso de residencia del Estado francés. Me casé por lo civil y no fui de viaje de novios porque mi marido, que era Catedrático, consideraba que su vida privada no repercutiría negativamente en sus alumnos. Me pareció natural y volví a mis clases (Tercero de Filología Francesa). Teníamos bombillas en los techos, un apartamento de alquiler que miraba al mar, y dormíamos con un colchón en el suelo y el mejor equipo musical del mundo mundial. Lavaba a mano la ropa y salíamos a cenar, chuletones de Buey, y cosas así, a menudo

.

Mi marido no exigía nada ni daba un palo al agua en casa. Se consideraba “natural” y pese a ser un “moderno” aquello no le incomodó ni diciéndoselo yo. En todas las casas se cocían las mismas habas: en el mejor de los casos, que era el mío. Él era 10 años mayor. Y, con los suyos y los que yo tengo ahora, cubro toda una jubilación. Para decirles que pertenezco a la primera generación de mujeres “rompedoras” y sin apoyos. Fuimos contadas. La mayoría se adaptó y trampeó la verdad para evitarse mayores problemas. En muchos casos, son las mismas que hoy son las más modernas, las de mentalidad más avanzada, las más puestas… Todas son de izquierdas, buenas, trabajadoras y muy morales. Independientes, ningún ama de casa, que da mucha vergüenza y no se lleva, y al hombre lo tienen a raya. Son feministas y socialmente muy correctas y comprometidas. Son ateas que compraron piso, se casaron por la iglesia y bautizaron a sus hijos. Y el descuadre me repatea.

 

Gracia Díaz-Telenti Gracia Díaz-Telenti

Mi mundo es pequeño, pero no es simple, ni fácil de conquistar.., y en él, no entra cualquiera…

Mi mundo
Mi mundo

 

Mi mundo es pequeño, me sobran continentes y océanos.. En mi mundo se aprecia el esfuerzo, se valora el diálogo y se premia la sinceridad. Comunicación, empatía, y consenso son asignaturas de obligado cumplimiento No se permiten demagogias, monólogos, engaños o críticas malignas . No se permite la adulación, ni el descrédito, ni rencores, ni besos de Judas. Quien habita en mi mundo disfruta con las tertulias de sobremesa, la tortilla española con sabor a mar, un buen café con licor al caer el sol y besos de película a cualquier hora del día, y de la noche…

 

!En mi mundo no hay fronteras, ni hay muros, la entrada está sujeta al grado de veracidad que se posea»

 

En mi mundo hay música bajo las estrellas, charlas hasta el amanecer y caricias a la luz del sol. Mi mundo es pequeño, y su clima, variable pero sin extremos. Como moneda única el amor.. Como lengua común la mirada y sus dialectos, el abrazo, la sonrisa y las emociones En mi mundo, no se hace la guerra, se hace el amor, sin sucedáneos.., se hace el amor con amor y el sexo con pasión. No hay necesidad, ni conveniencias, ni ataduras, ni apegos, y mucho menos egoísmos. No hay fronteras, ni hay muros, la entrada está sujeta al grado de veracidad que se posea… Como único equipaje los recuerdos, preferiblemente los felices e intensos y el visado de permanencia se obtiene con actos demostrativos. Tampoco hay cárceles, ni jueces, ni condenas, sólo el perdón , el olvido del agravio, el propósito de mejorar, y las segundas oportunidades. Mi mundo es pequeño, pero no es simple, ni fácil de conquistar.., es diferente , es especial … Es mi mundo claro, y en él, no entra cualquiera…

 

La atalaya de Juan de la Cruz: Aquella Política de Estado de la Transición

El 20 de Noviembre de año 1975 moría Francisco Franco, el 3 de julio del año siguiente, 1976, el Rey Juan Carlos nombraba como presidente del Gobierno a Adolfo Suárez González, hasta entonces Ministro Secretario General del Movimiento, y, en menos de un año, el mismo disolvió las Cortes franquistas, legalizó los partidos políticos y convocó elecciones generales que tuvieron lugar el 15 de Junio de 1977. Una fecha señalada en la historia reciente de España como de vital importancia y sobre la que es preciso repasar su contenido.

La tercera España que sufrimos a garrotazos por los del prohibido prohibir

Suscribí con alegría en esta tercera España que sufrimos la opinión de Francisco Rico sobre la nueva ley antitabaco («Teoría y realidad de la ley contra el fumador», en el País), y disfruto con la polémica intelectual que suscita desde su publicación, porque uno de sus principales debates se centra en el concepto de la verdad y su relación con la escritura, y por tanto con el periodismo y la literatura. ¿Verdad de los hechos o verdad moral? ¿Puede una mentira argumentar la razón?