De la tenebrosa historia de ETA, la muerte y la droga que hasta publicitaron Iglesias y Monedero con el titular de terrorismo de estado

Encuentro la foto en el imprescindible blog de Willy Uribe titulado “Allí donde ETA asesinó” y mis neuronas de los recuerdos se activan al oír las declaraciones del podemita Monedero sobre el terrorismo de estado, ETA y la droga. Yo también estuve allí, en el casco viejo de San Sebastián y entré por esa puerta de la sociedad gastronómica Gaztelupe, mas o menos a la misma hora, sobre las 23,30, y tan solo dos días después de que los etarras Juan Antonio Olarra empuñando el arma y José María Itarregui en el papel de guardaespaldas, descerrajaran a tiros del calibre nueve milímetros la cabeza de José Antonio Santamaría y de segundo apellido Vaqueriza

Leer más

La reina Letizia y la perversión del lenguaje: Entre la Poesía y la Realidad de las líneas rojas de la neolengua

Me confieso mitómano y amante de la arquitectura que permite pergeñar el sentimiento de felicidad a los seres humanos que la habitan. De los decorados y de los buenos guiones que me hacen llorar. De las historias. Y por eso ayer a la noche, los informativos de todas las cadenas de televisión me volvieron a defraudar.

Leer más

Tertulia en torno a una “Alcachofa” granate con “desahogado resentimiento” contra el Partido Popular

Pese a lo previsible de sus contenidos -lo que suele ser común para casi todos los medios conocidos-, continúo escuchando por las mañanas -alternando a veces con la COPE- la tertulia de EsRadio que dirige Federico Jiménez Losantos, con el que coincido en buena parte del fondo de sus comentarios aunque no, desde hace unos años, en las formas, como he dejado constancia en algún artículo de finales y no pocos comentarios en las redes sociales -artículo que, tal vez, fuera causa de que “me cayera” de la lista de colaboradores de opinión de Libertad Digital, más lo segundo que lo primero, parecería-. Los fines de semana, a partir de las 10, se los concedo a Cristina López Schlichting, después de escuchar un rato a los invitados de Luis del Pino, si de periodistas serios se trata y no de “tertulíticos o periolianos” , claro.

Leer más